Nacional

Fallan María Alejandra y los testigos “rifleros”

*** Pruebas de la Fiscalía fueron abrumadoras frente al “café y ganado” invocados para compra de certificados *** Lino Hernández, Jarquín Ortel y Orlando Murillo en tristes papeles que el juez rechazó

María Alejandra Alemán Cardenal, hija del ex presidente y reo Arnoldo Alemán, no pudo explicar al juez federal de Distrito del Sureste de la Florida, Federico Moreno, el origen del dinero con el que abrieron siete certificados de depósitos a nombre suyo y de sus hermanos, lo cual los ha dejado al borde de una derrota jurídica.
En el juicio iniciado ayer, el Estado pretende confiscar de manera definitiva 740 mil dólares, que de probarse provienen de lavado de dinero, dejaría abierta la posibilidad de un juicio criminal contra su padre por esa causa.
Alemán Cardenal fue la única persona de su familia que llegó a esta ciudad acompañada de su esposo, Alfredo Gallegos, para enfrentar el juicio civil que se celebra en la Corte Federal de Distrito Sureste de Florida.
Llegó retadora, pero salió cabizbaja
“Vinimos a dar la cara, a demostrar que somos inocentes”, dijo Alemán muy segura a EL NUEVO DIARIO, cuando se presentó a la Corte para el juicio que inició a las 10:40 de la mañana.
Sin embargo, al final de la tarde sus palabras y rostro eran otros, después de que el juez Moreno se mostró escéptico frente a todos los argumentos de ella y sus testigos, que pretenden hacer creer que los 740 mil dólares que sumaron los siete certificados provienen de actividades agrícolas a las que se dedicaba su padre, y de fondos obtenidos por la Fundación Democrática Nicaragüense (FDN) en Panamá.
“Mañana (hoy) seguimos, y hasta que termine veremos qué pasa, él (Moreno) es un juez y tiene que ir al fondo de la verdad, tanto en el testimonio de ellos como en el nuestro”, dijo Alemán al salir de la Corte y alejarse rápidamente junto a su esposo.
La hija del ex gobernante que fue condenado a 20 años de prisión en Nicaragua, por lavado de dinero, fraude, malversación y asociación para delinquir, y que enfrenta un juicio en Panamá por “blanqueo de capitales”, presentó como testigo al contralor Lino Hernández.
También figuran el subprocurador de Derechos Humanos, Adolfo Jarquín Ortel, el ex subprocurador de Justicia, Denis Maltez, Orlando Murillo, Eugenia Flores y Norma Flores, ambas familiares de la esposa de Alemán, María Fernanda Flores.
Los Alemán pretendían presentar como testigos al presidente de la Contraloría Guillermo Arguello Poessy y al fiscal Julio Centeno, pero el juez Moreno los rechazó porque a ambos les revocaron las visas de ingreso a Estados Unidos por supuesta vinculación a actos de corrupción.
Don Lino en “viaje casual” y de vacaciones
Consultado el contralor Hernández sobre su presencia como testigo de los Alemán, dijo que se trató de “pura casualidad”, porque él había decidido viajar a Miami desde el sábado 21 de mayo, que pagó sus gastos con dinero propio y había pedido vacaciones en la Contraloría para ausentarse por una semana.
Las pruebas
El fiscal que representa al Estado en este caso, Gerardo Simms, presentó más de 70 documentos en los que se demuestra cómo dinero de la Tesorería General de Nicaragua salió a nombre de empresas del ex director de Ingresos, Byron Jerez, luego fue cambiado a dólares en Multicambios, y enviado a la Fundación Democrática Nicaragüense (FDN) y a la sociedad anónima Consultores Corporativos en Panamá, para luego depositarlos en otras cuentas.
Una de las pruebas admitidas por el juez Moreno es la sentencia 363 dictada en diciembre de 2003 por la juez Juana Méndez contra Alemán, y en la cual lo condenó a 20 años de prisión por lavado de dinero.
El primer testigo que presentó la Fiscalía fue el agente estadounidense Francisco Saavedra, quien indicó que pudo constatar por medio de una investigación en Nicaragua, Panamá y EU, la ruta del dinero que llegó a los certificados.
Lo siguieron el procurador penal Iván Lara, quien explicó el procedimiento por medio del cual se abrieron cuentas de la Presidencia en el Banco Central, para convertir el dinero que había en ellas a dólares en Multicambios y luego enviarlo a cuentas de Jerez en Panamá y a otras cuentas, como en la apertura de los certificados en el Terrabank, en EU.
El abogado de los Alemán, George Evans, señaló que las pruebas presentadas por la parte acusadora eran fotocopias de documentos, y que por tanto no se podían admitir porque las leyes del este país no lo permiten, sin embargo, el juez Moreno le dio continuidad al proceso.
Un ex auditor de Hacienda
Después del receso del mediodía, el juez Moreno abrió nuevamente la audiencia y llamó al ex auditor interno del Ministerio de Hacienda, José Antonio Calderón, quien confirmó que por medio de una auditoría realizada en 2002, se corroboró el traslado de fondos extrapresupuestarios a cuentas en el extranjero que no eran controladas por el Gobierno, y que nunca se supo el destino final que tuvo ese dinero.
Evans insistió a Calderón para que dijera si 8.6 millones de dólares que habían salido hacia Panamá, habían regresado a cuentas del Gobierno en Nicaragua, pero el ex auditor interno de Hacienda dijo no recordar eso.
Le siguió Ana Consuegra, alta funcionaria del Terrabank, quien indicó que conocía a la familia Alemán desde hace mucho tiempo, en especial a la fallecida hermana del ex presidente Amelia Alemán, y que el depósito inicial para los certificados lo ordenó el ex director de Ingresos, Byron Jerez.
Los testigos de Alemán
María Alejandra Alemán fue la primera testigo que presentó Evans, y desde que inició dijo que toda Nicaragua conocía que su familia siempre ha tenido negocios de agricultura como venta de café y ganado, que parte del dinero de los certificados abiertos a su nombre y de sus hermanos había salido de fondos de esa actividad económica, y que otra parte de la Fundación Democrática Nicaragüense, cuyo fundador fue su padre.
Sin embargo, al ser consultada por el juez Moreno sobre quién había abierto los certificados a su nombre, María Alejandra dijo que desconocía ese dato.
“Mezclaba” el dinero
Tampoco supo explicar por qué fondos de la FDN sirvieron para abrir en parte los siete certificados. Al no poder responder, sólo se limitó a decir que su padre mezclaba el dinero de la Fundación con el de la venta de café y ganado, pero sin poder sustentarlo con documentos.
“Tengo que tener a la vista, como testigos, a los que abrieron los certificados, porque acá sólo hay una persona de ellos”, dijo Moreno.
Un contralor de “francotirador”
El contralor Hernández habló de una resolución emitida por el ente fiscalizador en 2004, en la cual se exculpo a Alemán por el caso de lavado de dinero, y dijo que esa resolución era un instrumento que sólo responsabilizaba al ex ministro de Hacienda, Esteban Duquestrada
Orlando Murillo, por su parte, dijo que fue quien le recomendó a Alemán abrir la FDN en Panamá a fin de recoger fondos para el PLC, pero al ser consultado por el juez Moreno sobre si él había manejado el dinero de esa sociedad, dijo que no, porque él sólo aconsejaba al ex presidente la manera de obtener recursos.
Juez rechazó testimonios
“Por favor, no traiga testigos que no nos pueden ayudar a conocer la verdad de este asunto, es un sacrificio para ellos y para mí también”, dijo el juez Moreno al abogado defensor, Evans.
El juez Moreno suspendió la audiencia a petición de Evans, y la reprogramó para iniciar hoy a las 9:45 de la mañana.