Nacional

Magma asciende en el cráter del San Cristóbal


Valeria Imhof

Los sismos registrados en el volcán San Cristóbal han provocado un ascenso del magma a la superficie del cráter, por lo que las autoridades del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) han tenido que reforzar la vigilancia en el coloso.
Desde hace cinco días, el San Cristóbal --ubicado en el departamento de Chinandega-- no ha cesado de emanar gases y cenizas de manera esporádica, y ayer por la madrugada el tremor (oscilación sísmica) incrementó hasta 270 unidades de RSAM.
“La amplitud sísmica se mantiene de 20 hasta 70 unidades RSAM. Esta nueva fase del volcán está ocurriendo con el conducto abierto, por lo que pueden darse explosiones mayores durante este período con un ascenso de magma. Además del tremor sísmico continuo, están ocurriendo pequeños sismos desde el domingo 21 de mayo, con magnitudes bajas, no sentidos por los pobladores”, señalan los últimos informes de la Dirección General de Geofísica del Ineter.
Victoria Tenorio, sismóloga del Ineter, explicó que las rupturas al interior del volcán a causa de la actividad registrada en abril, y las explosiones constantes, hacen que la salida del magma sea más rápida. Sin embargo, aclaró que para que se dé una erupción podrían pasar semanas o meses. “Eso dependerá de la magnitud y periodicidad de los sismos. El lunes se registraron 15 sismos, pero muy pequeños. Si hay sismos más fuertes el magma podría salir”, explicó la experta.
Los informes del Ineter indican que a las 7:20 de la mañana de este martes ocurrió una pequeña explosión de ceniza y posteriormente se produjeron fuertes emanaciones de gases, y entre el mediodía de este lunes y ayer tarde se produjeron varios trenes de explosiones. Las cenizas, según el reporte del Ineter, fueron depositadas alrededor del cráter, en las comunidades aledañas y hasta La Grecia, en la carretera internacional.
El Ineter, además, alertó a los pobladores que viven cerca del volcán que, debido a la llegada del invierno, podrían ocurrir deslizamientos de material volcánico, por lo que instó a la población a comunicar cualquier fenómeno inusual a Defensa Civil o a esa institución.