Nacional

Controlar el turismo de los sesentones ricos

* Proponen homogenizar protocolos de repatriación

María Haydée Brenes

Homogenizar los protocolos de repatriación en todos los países de Centroamérica a fin de que los niños, niñas y adolescentes, víctimas de la trata de personas y la explotación sexual comercial tengan el mismo trato y derechos, es uno de los objetivos del proyecto regional de estrategias para combatir el abuso y la explotación, que concluyó ayer con un foro abierto en el cual los delegados de los cinco países compartieron sus experiencias laborales.
Deborah Comini, representante de Unicef en Nicaragua, manifestó que el gobierno italiano se dio cuenta de que la explotación sexual comercial es un problema regional, y por eso han trazado estrategias comunes con ONG e instituciones del Estado, a fin de erradicar ese mal en toda Centroamérica.
También Comini advirtió que es peligroso divulgar estadísticas sobre este problema de abuso, por ser Centroamérica un área donde el sub registro es alto.
“Reconocemos que la explotación sexual comercial es un problema que debe ser erradicado de toda la región, pues no se haría mucho con trabajar de manera independiente con cada país.
Estamos involucrando en este proyecto a todos los actores, incluso a las cámaras de turismo, para asegurar que los países de Centroamérica no se vuelvan un atractivo para los abusadores”, destacó Comini.
No vayamos largo
Por su parte, la licenciada Karla Sequeiro, coordinadora de la Comisión Municipal de Niñez y Adolescencia de Granada, donde se realizó el Foro Centroamericano, destacó que la ciudad colonial fue seleccionada por el incremento de la explotación sexual comercial que se ha observado en los últimos años, y sobre todo por la preocupación de diversos sectores de la sociedad para erradicar el problema, de manera que lo vimos como la oportunidad para sensibilizar. “Para ver la explotación sexual comercial no debemos ir muy lejos.
Desde 2000 estamos abordando esta temática en Granada, pues observamos mayor cantidad de chavalos y chavalas con visitantes extranjeros.
Antes no se reconocía este problema, pero ahora las mismas autoridades locales lo reconocen y pretenden enfrentarlo, pues incluso se ha descubierto hasta casos de pornografía infantil, y muchos casos de niñas que migran del campo a la ciudad y caen en estas redes nacionales”, dijo la licenciada Sequeira.
Mayores controles
Sequeira comentó también que se necesita de parte del Instituto de Turismo mayores controles sobre las actividades turísticas para que se frenen los abusos que dan contra niñas, niños y adolescentes.
“Las mismas autoridades reconocen que no hay mucho control sobre lo que
hace un turista mientras permanece en el país, y la falta de
control hace que el desarrollo turístico se dé sin ninguna reglamentación que logre frenar estos abusos”,
dijo la licenciada Sequeira.