Nacional

Los estragos del hambre en el país

* “No voy a pintar un mundo de rosas cuando no lo es”, dijo representante de las Naciones Unidas en Nicaragua * MiFamilia sostiene que existen unos 250 mil niños que no son atendidos por falta de recursos

Heberto Rodríguez

El hambre en Nicaragua está generando índices de desnutrición demasiado altos en la población infantil. El representante de las Naciones Unidas en Nicaragua, Alfredo Missair, reveló que en la Costa Atlántica, por ejemplo, 1/3 de los niños que van a la escuela tienen poca estatura.
“Eso es desnutrición crónica. El problema es que el país pierde capacidad productiva de sus ciudadanos, y éstos tienen sus derechos violados porque no pueden desarrollarse en plenitud”, expresó.
El problema de la desnutrición en Nicaragua no está centrado únicamente en la zona del Caribe del país.
“La desnutrición ataca lamentablemente donde hay pobreza, y Nicaragua tiene porciones de pobreza en el propio Managua, tiene situaciones de pobreza en el área seca central, la Costa Atlántica es un lugar donde hay una concentración de pobreza muy alta, pero el resto del país también necesita atención”, agregó Missair.
El Programa Mundial de Alimentos y su socio corporativo, la empresa de envíos TNT, están movilizando a cientos de miles de personas alrededor del mundo para acabar con el hambre de los niños. Ayer invitaron a caminar a unas 700 mil personas de unos 100 países, entre ellos Nicaragua.
“Éste un llamado de atención por atender el hambre y la desnutrición de una parte de la población infantil en Nicaragua” explicó Missair.
La caminata en el país se hizo de la Rotonda del Periodista hacia la otra rotonda ubicada en Plaza España, y participaron funcionarios de gobierno y representantes del sector privado.
“Nicaragua necesita mucho trabajo, no voy a pintar un mundo de rosas cuando no lo es. Hay dos países en la región latinoamericana que necesitan atención, y sobre todo en Centroamérica: Guatemala y Nicaragua. Tenemos índices de desnutrición demasiado altos”, manifestó Missair.
Este flagelo, según el representante de las Naciones Unidas, debe atacarse de forma integral.
“Creo que justamente el sector privado, las municipalidades, todos, tienen que contribuir, porque se ataca de distinta forma, no es sólo llevando o dando comida, sino teniendo una producción agrícola accesible con sus productos, tener agua de calidad que no enferme a los niños, tener acceso a los servicio de salud y educación para que las madres sepan cuáles son los alimentos más nutritivos”, refirió.
La idea de esta marcha a nivel mundial es recaudar unos seis millones de de dólares para lleva alimentos a los niños. En Nicaragua se pretender recoger unos 30 mil dólares.
A propósito de recursos, la ministra de la Familia, Ivania Toruño, reiteró que el presupuesto destinado a esta institución no da abasto para cubrir las necesidades requeridas, pese a que supuestamente este gobierno ha destinado unos mil millones en este período.
“Nosotros atendemos en total, con todos los programas, 150 mil niños, pero se requiere más. Hay alrededor de unos 250 mil niños que se debe atender. Todavía no alcanzamos”, apuntó Toruño.