Nacional

Alemán fue creativo en el lavado de dinero

* La mayor parte de sus activos los infiltró en sociedades mercantiles de su organización o en inversiones en bienes inmuebles * Casinos, el sector inmobiliario, agencias de viajes y otros sectores están en la mira de las autoridades canaleras

La Prensa, Panamá
Arnoldo Alemán, ex presidente de Nicaragua que actualmente enfrenta un proceso en Panamá por lavado de dinero, no se valió precisamente del sector bancario para concretar sus operaciones ilícitas. Por lo menos no exclusivamente. Alemán fue más creativo.
La mayor parte de sus activos los infiltró en sociedades mercantiles de su organización o en inversiones en bienes inmuebles. En Estados Unidos se le congelaron cuatro millones de dólares que colocó en bienes raíces.
Aunque el sistema financiero sigue siendo pieza clave en actividades de lavado de dinero, los férreos controles que están aplicando los bancos han obligado a los delincuentes a voltear la mirada hacia otras actividades. Casinos, compañías inmobiliarias, operadores de metales preciosos, empresas de leasing y factoring, galerías de arte, agencias de viaje, venta de automotores minorista y la exportación de bienes, entre otras, son los blancos que están siendo penetrados más activamente por los lavadores de dinero, y en donde las autoridades están empezando a enfocar sus energías.
La actividad de juegos de azar y las salas de casino son particularmente vulnerables. Estos negocios basados en un fuerte movimiento de efectivo ofrecen una enorme variedad de servicios financieros, en muchos casos casi idénticos a instituciones bancarias.
Mejorando las apuestas
El Grupo de Acción Financiera, las agencias fiscalizadoras de Estados Unidos y las autoridades de casi todos los países que cuentan con leyes y regulaciones para combatir el blanqueo de capitales, consideran a los casinos como un negocio de "alto riesgo" para el lavado y obligan a estas entidades a contar con programas, procedimientos y oficiales de cumplimiento.
"Las operaciones de los casinos deben experimentar el mismo nivel de escrutinio de otras instituciones financieras", dijo Isabel Fernández, jefa de la Unidad para la Prevención del Uso Indebido de los Servicios Bancarios de la Superintendencia de Bancos, en un seminario de actualización que durante cinco días organizaron la Junta de Control de Juegos (JCJ) y la Unidad de Análisis Financiero (UAF).
Los métodos de blanqueo a través de los casinos no son nuevos ni exclusivos. Pero las autoridades de varios países están registrando un incremento en las metodologías para lavar dinero a través de las casas de apuestas.
Por ejemplo, los lavadores utilizan una cadena con casinos en varios países, y piden que los montos acreditados estén disponibles en otra jurisdicción para luego retirarlos mediante cheque de la institución o transferencias de dinero de las cuentas bancarias de los casinos.
Otro método es comprar una gran cantidad de fichas con dinero en efectivo o transferir fondos de manera anticipada a los casinos, luego convertirlos a chips, jugar poco y después cambiar las fichas. También estilan tomar una deuda en un casino para comprar fichas, jugar poco, y luego pagar la deuda con dinero en efectivo y cambiar las fichas por un cheque del casino.
Dinero y control
El director de la JCJ, Raúl Cortizo, reconoció que hacen falta más controles en las actividades de juegos de azar para prevenir el lavado de dinero, pero aseguró que se reforzarán las regulaciones y la política de "conozca a su cliente".
La JCJ está próxima a aprobar una normativa a fin de exigir a los operadores de casinos que lleven un banco de datos de sus jugadores frecuentes y otra información que debe ser suministrada a la entidad. Cortizo también está tras la pista de supuestos prestamistas que operan dentro de las salas de juego financiando a los apostadores.
Dada la naturaleza clandestina del lavado de dinero, resulta difícil cuantificar el volumen de activos que se logra blanquear a través de los más diversos métodos y actividades.
En Panamá no hay cifras disponibles, aunque en tres de los casos de mayor relevancia de los últimos meses los montos han superado los 100 millones de dólares.
El ex presidente nicaragüense logró blanquear 58.2 millones de dólares a través de Panamá, y en la operación Divino Niño se lavaron otros 32 millones de dólares. El capo colombiano Pablo Rayo Montano es propietario de las islas conocidas como Las Tres Marías, y se presume que manejó 8 millones de dólares en efectivo.
La fiscalía de Drogas logró el año pasado la incautación de la mayor cantidad de sustancia ilícita en la historia de Panamá con 30.5 toneladas y se cautelaron 10.4 millones de dólares en efectivo y cuentas bancarias.
Estimaciones del Fondo Monetario Internacional calculan que el lavado de dinero representa del 2% al 5% del producto interno bruto (PIB) global, lo que equivale a alrededor de 1 a 2 trillones de dólares anuales.
Utilizando una metodología similar para América Latina, una estimación bruta del lavado de dinero en la región parece ubicarlo entre el 2% y el 6% del PIB regional anual, entre 57 mil millones y 170 mil millones de dólares.
El director de la UAF, Amado Barahona, acepta que la banca es la actividad que mayores controles tiene para prevenir el blanqueo de dinero, y que medidas similares deben exigirse en otras actividades como el mercado inmobiliario, el sector comercial y los juegos de azar.
El tema no es sólo de la UAF o del gobierno, sino un trabajo conjunto del sector privado.
"Lo que hace más difícil el trabajo es que no hay un regulador y que estos sectores no reportan a ninguna entidad", dijo el funcionario.
En el corto plazo, Barahona se ha propuesto adoptar nuevas regulaciones, ampliar la obligación de notificación a las profesiones y negocios no financieros incluyendo el reporte de operaciones sospechosas y la mejora de las capacidades de cooperación nacional e internacional.

ecastillo@prensa.com