Nacional

Corrupción con placas

* Gestores operan en la cueva del lobo: * Mecánicos aprovechados: “Un negocio más” * ¿Y el pueblo? Como siempre, sufriendo

A simple vista el Volkswagen escarabajo modelo 68, no podría aprobar la inspección mecánica, uno de los requisitos para el cambio de placas. El freno de emergencia está descompuesto, le faltan los retrovisores laterales. Tampoco funcionan los limpia parabrisas ni las luces de pide vías, y la bocina está dañada. Además, presenta un ligero problema en la dirección, sin contar que los tacos de los frenos están seriamente gastados.
Observando cada detalle, William Sánchez Martínez da algunas vueltas alrededor del “escarabajo”. Lo inspecciona. “Si usted no pasa la emisión de gases y es rechazado en Tránsito no es ningún problema, porque el comisionado mayor anterior, Manuel Roque, dijo que el vehículo pasara o no pasara, lo aceptan”, le asegura Sánchez al posible cliente.
“Pero le recomiendo que repare el freno de emergencia, porque allí sí que no se le puede ayudar, y si le consigue los retrovisores sería excelente, ya sólo iría con las fallas del sistema eléctrico”. El “gestor” frunce el ceño cuando voltea hacia el cliente. Por el trabajo cobra tres mil córdobas. Los setenta dólares por el pago del seguro, se pagan por aparte.
Según fuentes de la Policía Nacional, William Sánchez forma parte de un grupo de al menos veinte personas que se dedican a falsificar documentos, firmas y sellos de la Dirección de Tránsito Nacional, y a estafar a ciudadanos que prefieren contratar un gestor para que le realice los trámites. Sánchez reconoció trabajar con Alcides Largaespada, señalado por el mismo delito, según conoció EL NUEVO DIARIO.
Entre los documentos que se supone falsifican están: circulación de tránsito, circulación provisional, licencias de conducir provisionales y originales, minutas de depósitos bancarios y minutas de pago de multas.
Existe información de elementos cabecillas que coordinan sus grupos, conoció END. Algunos de estos sujetos pertenecieron a la Policía de Tránsito, por lo que tienen conocimiento en la manera en que opera el sistema. Y dentro de la institución tienen sus “contactos”.
Se hacen pasar como “gestores legales”
Para lograr un acercamiento con las víctimas, los sujetos (se conoció que también participan mujeres) utilizan la figura de “gestor legal”. Con la promesa de encargarse de los trámites en las oficinas de Tránsito, Catastro, Registro, talleres de emisión de gases, talleres mecánicos…, los estafadores cobran sumas considerables de dinero, que incluyen los gastos de los trámites y una comisión.
Los roles son específicos. “Uno hace los pagos en los bancos, otro los pagos de emisión de gas, están especializados. En el caso de la firmas, parece que ponen a uno a practicar y practicar las firmas (oficiales) que se necesitan. Para el policía que no está en condiciones de detectar un documento fraudulento, pasa normal, como que si nada”, aseguraron las fuentes.
END entrevista a un “gestor”
END logró identificar a uno de los señalados por operar en estas bandas. Con el pretexto de no tener tiempo para realizar el cambio de placas, y consultando entre los lugareños, este servidor localizó a William Sánchez Martínez. De acuerdo con fuentes policiales, él trabaja junto a Alcides Largaespada, el cabecilla de uno de los grupos.
Se le presentó el caso: un vehículo con los frenos bajos, sin espejos retrovisores, y con el sistema eléctrico y el freno de emergencia en mal estado. Además, se le dijo que era necesario realizar el trámite de cambio de dueño.
Sánchez “explicó” que la Ley de Tránsito no permite una “falla peligrosa”, como el desperfecto en el freno de emergencia, pero sí, dos “fallas graves”, como la falta de espejos retrovisores o la falta de brisera del lado del conductor. En el caso de las “fallitas leves” se permiten hasta ocho, como “algún cáncer”, la bocina dañada o un “golpecito”.
En el “amarre”, Sánchez se encargaría de obtener el certificado de inspección técnico-mecánica aprobada, el certificado de control de emisión de gases y calcomanía, cancelar los aranceles por las placas, de la licencia de circulación, de la matrícula, el trámite por cambio de dueño y el pago del Impuesto Municipal de Rodamiento. Por esto, William cobraba tres mil córdobas. El pago del seguro es aparte.
“La emisión de gases, si usted no la pasa y es rechazado en Tránsito no es ningún problema, porque el comisionado mayor anterior, Manuel Roque, dijo que el vehículo pasara o no pasara, la aceptan”, expresó Sánchez.
“Pero le recomiendo que repare el freno de emergencia, porque allí sí que no se le puede ayudar, y si le puede conseguir los retrovisores sería excelente, ya sólo iría con las fallas del sistema eléctrico”, añadió.
¿Usted tiene sus conectes allí en la Policía?
Claro, ideay… No pues, a uno le ayudan. Si lo que se va a hacer es un trámite legal. Simplemente, tener conocimiento para hacer eso.
¿Usted conoce a don Alcides?
Sí, trabajamos juntos, pero él no está aquí ahorita.
¿Qué garantía tengo yo de que al llegar a un arreglo este se va a cumplir?
La garantía es que vamos a hacer todo hasta con usted, si quiere, en el banco, en los talleres, vamos hacer la emisión de gases.
¿Y quién me da las placas?
En Tránsito. Como le digo, si usted quiere vamos, entramos con usted, hace su trámite y recibe su placa, no hay ningún problema, o me hace un poder a mí, yo se lo hago.
¿Nada de esto es ilegal? Usted sabe, siempre hay gente que quiere…
No, mire, las cosas ilegales salen más caro. Hay gente que se equivoca, ¿y para qué?, mejor trabajemos ganando la comida y basta, ¿para qué andarnos metiendo en problemas?
¿Usted trabaja con otra gente que le ayude con las vueltas? Para saber más o menos en qué vamos a gastar la cuestión.
No, vamos nosotros, no hay ningún problema. Usted me llama, pues, cuando se decida.
Pobladores que tramitaban el cambio de placas de sus vehículos en las oficinas de la Dirección de Tránsito Nacional, mostraron su descontento por algunas irregularidades. Jairo Ocampo Sánchez, dijo a EL NUEVO DIARIO, que un bus de transporte colectivo y que llevaba placas le había chocado uno de sus taxis. Sin embargo, éste no tenía seguro. “Éste es el país de las maravillas”, ironizó.
La versión oficial: Policía reconoce irregularidades, pero no ve más allá
“Se especula mucho”
El pasado cuatro de abril cumplió un año el cambio de placas impulsado por la Policía Nacional, muy criticado, por cierto, desde su anuncio, y calificado por dueños de vehículo y organizaciones que trabajan en la defensa de los consumidores como “un gran negocio”.
Aunque las autoridades policiales se muestran satisfechas con los resultados a un año de iniciado este proceso, reconocen que durante el mismo se han presentado una serie de anomalías, que indican que la población no estaba tan equivocada.
Según los registros, el parque automotor en el país es de 338,000 vehículos, de los cuales el 71% se encuentra en la capital (210,000).
“Hasta el 18 de mayo llevamos un total de 137, 202 cambios de placas en todo el país, alcanzando un 66% de cumplimiento. En la capital llevamos 71,728 cambios de placas para un 79%. Podemos valorar que de los 18 departamentos en que está organizado nuestro país, 12 están arriba del 70%”, aseguró el comisionado Cairo Flores, Director de la Propiedad de Vehículos de la Dirección Nacional de Tránsito.
¿Cuáles fueron las principales dificultades?
Hubo dificultades internas y externas: podemos mencionar la huelga de transportistas y estudiantes, que se produjo a un mes de haber nacido el plan. Eso tuvo su impacto, su efecto, para que los ciudadanos vinieran con soltura a hacer su cambio de placas.
La otra situación fue el racionamiento de energía, esto provocó que paráramos los equipos que estaban en disposición de cara a ese trabajo, y tuvimos que suprimir un turno interno.
Por otro lado, también la comunicación de la Asamblea Nacional, que primero piensa reformar y disminuir el valor de dicho arancel. En torno al cambio de placa hubo expectativa, la población esperaba: ¿qué va pasar? ¿se va a mantener? ¿lo van a ajustar?
Y por último, durante el plan --y que aún se mantiene--, es el cuello de botella en el Catastro. Es decir, el Catastro no tiene la capacidad instalada que nosotros tenemos.
Para ponerle un ejemplo, la capacidad instalada aquí andamos entre 400 y 465 trámites en Managua. Y el Catastro saca 100 vehículos al día. Es decir, tiene que haber una correspondencia. Eso trastoca nuestro trabajo, porque la persona viene a buscar respuesta a la Policía: ¿qué hago si el Catastro no me ha resuelto? Entonces, tenemos que ver como resolverle con permisos provisionales o extender un poco más de prórroga al ciudadano para facilitarle hacer su trámite.
¿Por estos problemas hay circulando todavía vehículos con placas vencidas?
Puede ser en parte, no vamos a ser taxativos. La otra parte, tiene que ver con el Plan Verano, todas nuestras fuerzas y todo nuestro dispositivo de regulación operativa estaban en las carreteras, en los distintos balnearios, de cara a brindar un buen aseguramiento al Plan Verano.
Lógicamente que a todas estas fuerzas se les tuvo que dar descanso. Eso también impide que la regulación operativa, los planes hayan bajado un poco en la capital, en la carretera o en los distintos territorios.
Pero va de nuevo la ejecución de cara a todos aquellos ciudadanos que aún andan con placa cero en adelante, porque andamos en la actualidad por la placa 211,000.
¿Cuántas multas han hecho por andar la placa vencida?
Esto se ha dividido en tres etapas, primero se le aplica una multa de 200 córdobas, aplicando el artículo 46 de la Ley 431, luego se le vuelve aplicar otra multa y se le advierte que en la tercera ocasión se les retirará la circulación. Lo que podemos informarles es que en la primera etapa hicimos 78,250 vehículos en todo el territorio nacional, que tuvo que presionársele con la segunda etapa. Esto nos está obligando a que vehículo que encontremos con la placa vencida, además de volver a imponer la multa (artículo 46), ocuparle la placa y mandarlo a guardar a su casa el vehículo o en algún dispositivo que estamos viendo con la Alcaldía de Managua.
¿No han llegado a la última etapa entonces?
No hemos llegado a ese extremo, ha habido cierta flexibilidad.
La selección de los talleres fue muy criticada, hasta se llegó a señalar que había amiguismos de por medio, parientes supuestamente de altos mandos policiales que fueron beneficiados. Hasta se dijo que era un gran negocio
Muchas veces vos sabés que se especula mucho. Este proyecto goza de todo un estudio, incluso Alemania está asesorando en este proyecto, hay organismos serios, que están metidos en esto, que están apoyando a la institución. Alemania tiene un gran conocimiento y una gran evolución en cuanto a talleres de inspección técnica-mecánica se refiere, y con su modelo y estudios y basado en la realidad nicaragüense, se sacaron los requisitos, y con base en un certamen se escogió a los que brindaban las mejores condiciones.
Hay una sección de Inspección Técnica Mecánica que hace un recorrido de manera mensual, en cada uno de estos 55 talleres… Esa selección fue muy bien hecha.
¿Cómo controlan a los mecánicos particulares que tienen amarres con estos talleres y por dinero dan el visto bueno a los vehículos aunque presente problemas?
Todas las cosas nacen y uno quiere que sean a la perfección, pero en el camino van teniendo tropiezos. Dentro de lo negativo, te puedo decir que nosotros durante el año amonestamos casi 25 talleres, incluso uno de ellos hasta fue suspendido temporalmente, por este tipo de cosas anómalas.
¿Estas amonestaciones específicamente por qué fueron?
Mecánicos que, efectivamente, se pegan sus libretazos a espalda del propietario o el gerente, y quieren en conjunto con gestores corromper el sistema.
¿Se vio involucrado algún funcionario de la institución o miembro del cuerpo policial?
Sí, también. A lo mejor tuvo que ver algún funcionario.