Nacional

Siamesas nicas a punto de separarse

* Fiorella y Yurelia nacieron unidas por el tórax, comparten el hígado y una aurícula del corazón * Las bebés pronto cumplirán nueve meses de vida, y muestran una salud “fuerte”, sólo en diciembre pasado sufrieron un recaída por gripe

Corresponsal Costa Rica
leonelmen@gmail.com

El sueño y el milagro de ver a sus dos hijas separadas del tórax, poco a poco empieza a tonarse realidad. Esa es la actual situación de María Elizabeth Arias Ruiz, madre de las siamesas nicaragüenses que nacieron en Costa Rica, y quien comenzó a hacer maletas para ir en búsqueda de ese anhelo a los Estados Unidos.
Su alegría es extrema y se evidencia cuando cuenta que un equipo médico llegará al país el lunes para intercambiar información con sus homólogos ticos y llevarse a las niñas este 24 de mayo, para una evaluación médica. Esto sólo es el comienzo, puesto que hasta que finalice el chequeo y pruebas médicas se sabrá con certeza los riesgos y si las pueden o no separar.
Sin embargo, ella, de antemano, considera “toda una bendición” y agradece a Dios y a los doctores está oportunidad. “Agradezco mucho todo esto, y también tengo que agradecerle especialmente a su persona (José Leonel Mendoza, corresponsal END), porque usted nos trajo la grata noticia del interés del Dr. Werner Cajas Dubón y otros doctores. También la gente de la embajada, instituciones de este país, Cavis que me dio la casita, los medios de comunicación, en fin, todos los que nos han ayudado”, expresó mientras chineaba a Fiorella y a Yurelia.
Las bebés pronto cumplirán nueve meses de vida, y muestran una salud “fuerte”, sólo en diciembre pasado sufrieron un recaída por gripe. “La que es más peleona es Yurelia, es la más inquieta y la que más come”, nos indica su mamá. Las niñas ya dan sus primeros pasos y hasta tuvimos la suerte de escucharles decir “papá” por primera vez.
“Usted vino dos días después que le dieron de alta a las bebés (19 de septiembre), y nos dijo que un médico estaba interesado en las niñas. Fue una gran noticia, imagínese ahora que ya tenemos todo listo para el viaje cómo nos sentimos. Esto es una gran bendición, porque desde que nos trajo la buena noticia y nos mantuvo en contacto con el doctor, las cosas han salido positivamente”, reiteró contenta.
Fiorella y Yurelia nacieron unidas por el tórax, comparten el hígado y una aurícula del corazón, y las posibilidades de una separación con éxito dependerán de los exámenes que le practiquen y el diagnóstico de los galenos en los Estados Unidos. Ya comen consumé (sustancias) y Gerbes y las ansias de caminar son notorias.
“Confiamos que todo salga bien (exámenes). Dios quiera que nos siga bendiciendo y se puedan separar. Estamos contentos porque por fin se realizará lo que hemos estado esperando”, comentó el papá, José Luis Rocha.
Los dos padres se sienten agradecidos con muchas personas y entidades, al igual que con muchos ticos y nicas de buen corazón que le han ayudado. “La embajada a jugado un papel importante en todo esto, siempre nos han ayudado. A vos Leonel y al periódico quiero darle una agradecimiento especial porque además de darnos la noticia y el contacto con el doctor, han estado pendientes de nuestra situación”, acotó la nicaragüense.
Entre los miembros del equipo médico que llega el lunes, se encuentra el doctor Werner Cajas Dubón, quien pertenece a la organización Mending Kids Internacional, (antes Healing the Children). Esta organización se encargará de hacerles las pruebas médicas, y si es necesario, la cirugía de separación a las siamesas; además de los gastos de estadía. En Costa Rica, la asociación de damas nicaragüenses recogió fondos para el pago de visas, y la embajada con la empresa privada gestionó los pasajes y otras ayudas.
Cajas Dubón fue parte del equipo médico que con éxito en 2002 logró separar a las siamesas guatemaltecas María Teresa y María de Jesús Quiej Álvarez, quienes estaban unidas por las cabezas.
Este viernes le practicaron ultrasonidos para chequear sus órganos, “y todo salió bien”, agregó Maria Elizabeth, quien desde su sillón, además de atender las niñas, da las indicaciones del hogar. Esto mientras Milton (hermano de siamesas), cose la leche que beberán sus hermanitas
“…por su gentileza, humanidad y profesionalismo, de responder a mi llamado, es esto ahora posible, usted es el instrumento que Dios ha usado y seguirá usando para que la vida de estas niñas y su familia pueda encontrar una luz de esperanza, una vez mas muchas gracias… y lo que usted hizo fue sembrar una semilla que se tomó su tiempo para germinar y ya empezó a crecer, y pido a Dios que a todos nos permita contemplar eso que usted sembró, convertir en un árbol grande y robusto, que será ver crecer a estás niñas llevando una vida lo más normal posible”, escribió a este corresponsal (correo electrónico) el doctor el doctor Werner Cajas Dubón, este sábado.
Finalmente Doña María Elizabeth pidió apoyo al Presidente de Nicaragua y a la Primera Dama nicaragüense, para que le ayuden en los próximos meses, puesto que aún no saben con certeza cómo “harán para sobrevivir” sus otros hijos, pues “con lo que gana José Luís, con costo alcanza para comer”.