Nacional

Sueltan con reservas a estudiantes presos


“Al nica todo le sale tuani”, rezaba la leyenda de la camiseta que llevaba puesta Rafael Nicolás Rivera Blandón, quien junto a cuatro universitarios más fue liberado ayer tras haber sido acusado por posesión ilegal de armas, municiones y explosivos, y portación y uso ilegal de armas de fuego, ilícitos en los que habría incurrido durante las violentas protestas protagonizadas por los estudiantes el miércoles.
Como Rivera y dos universitarios más resultaron lesionados tras los enfrentamientos con las fuerzas del orden y su posterior captura, los padres y madres de los universitarios anunciaron que enderezaran acciones legales contra la Policía, pero no detallaron cómo ni cuándo.
Doña Luisa Blandón García explicó que su hijo Rafael Nicolás estudia segundo año de Banca y Finanzas. Justificó diciendo que si estaba en la protesta del 17 de mayo en la Avenida Universitaria “es porque como joven tiene que defender sus derechos”.
“Seguro que a un pandillero no le hacen eso”, agregó, al denunciar que Rafael Nicolás tiene tres heridas en la cabeza y un brazo dislocado, producto de los bastonazos y “halones” que recibió por parte de la Policía al ser capturado.
La mujer dijo que su hijo no portaba ningún mortero como dice la Fiscalía, no obstante, hay testigos y un acta de reconocimiento de persona que señala que cuando la Policía requisó la mochila del universitario encontró una bomba artesanal, un lanzamorteros y una pañoleta.
Población, la más afectada
Hay que recordar que los estudiantes han estado protestando por el alza en la tarifa de transporte, pero la más afectada ha sido la población que no es empresaria del transporte, la cual debe circular por la Avenida Universitaria.
A Ronald José Uriarte y a Róger Gabriel González, también acusados, la Policía supuestamente les incautó un mortero a cada uno; en tanto que a Guimel Navarro Alemán le encontraron un mortero y una bomba, pero su padre, Miguel Navarro López, dice que su muchacho es estudiante de Diseño Gráfico.
Denunció que a su hijo le quebraron la clavícula y le lesionaron el brazo izquierdo, por lo que anunció acciones contra la Policía. En iguales términos se expresó Miriam Silva, quien dijo que a su hijo Ronald José lo golpearon en la cara y en el cuerpo después de que ya estaba capturado.
A Oscar Lenin Davis Artola, otro de los acusados, la Policía le ocupó una mochila con cuatro bombas caseras y un lanza morteros, lo que prohíbe la Ley 510, para el control y regulación de armas de fuego, municiones y explosivos.
Detención domiciliar con custodia
Sin embargo, la Fiscalía pidió para los acusados la detención domiciliar con custodia “para no obstruir el curso de sus estudios”, y presentación periódica.
La juez Cuarto Local Penal, Alía Dominga Ampié, admitió la acusación y decretó las medidas que el Ministerio Público solicitó para los acusados porque son proporcionales al hecho acusado.
La audiencia inicial del juicio para los universitarios será el miércoles siete de junio, mientras llega la fecha, éstos deberán presentarse a firmar ficha de control de procesado todos los lunes.