Nacional

No a muro, y tropas de EU en frontera

* Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores del Istmo, con su par mexicano

México / EFE -Los cancilleres de Nicaragua, Costa Rica, Honduras y Guatemala se solidarizaron ayer con la nota diplomática que México envió a EU para expresar su preocupación por la construcción de un muro, y el envío de 6,000 miembros de la Guardia Nacional a su frontera sur.
Al término de una reunión con su par mexicano, Luis Ernesto Derbez, los cuatro cancilleres centroamericanos dijeron "compartir" las preocupaciones "bien fundamentadas" de México.
El ministro de Exteriores de Guatemala, Jorge Briz, tomó la palabra en nombre de sus colegas centroamericanos, y afirmó que seguirán "gestionando respetuosamente ante el gobierno de EU una reforma migratoria integral".
Esta reforma, sostuvo Briz, debe lograr "regularizar a los millones de inmigrantes latinoamericanos en EU, y generar un programa de trabajadores temporales".
Adicionalmente, "debe ser comprensiva y generar empleo en nuestros países y generar riqueza, para que, efectivamente, se evite la migración hacia EU", agregó el ministro guatemalteco.
Briz se mostró confiado en que los restantes países de la llamada Iniciativa Mesoamericana, que además de Centroamérica y México integran Colombia, República Dominicana y Ecuador, compartirán la postura manifestada ayer en la capital mexicana.
En este sentido, manifestó que espera que se produzca "un comunicado conjunto de todos los países" que forman la Iniciativa.
El canciller de Nicaragua, Norman Caldera, fue más allá, y anunció que a su llegada a Managua enviará una nota diplomática "similar a la de México" en la que expresará su preocupación por las últimas medidas anunciadas por el gobierno estadounidense, "pero reconociendo el respeto del derecho de EU de proteger su seguridad", precisó.
"La migración no es algo que nosotros queremos, sino una realidad humana" que padecen todos los países de la región, agregó.
Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores de Honduras, Milton Jiménez, dijo que una vez esté en Tegucigalpa analizará "más detenidamente" la situación, para poder "formular todas aquellas comunicaciones que se consideren pertinentes".
Según el canciller mexicano, el hecho de que el Senado de EU haya aprobado la construcción de un muro de 595 kilómetros a lo largo de la frontera con México, y la instalación de barreras a lo largo de unos 800 kilómetros, no significa que el Gobierno estadounidense se haya "echado para atrás" en su intención de aprobar una reforma migratoria.
Lo que hay en este momento en EU "es un proceso normal que corresponde a su democracia", aseveró Derbez.
El canciller recordó que la Casa Blanca ha dejado en claro que respalda una reforma que contenga "elementos de seguridad fronteriza, así como una reforma migratoria en términos de regularización de las personas que están allá y de un programa de trabajadores temporales".
A su vez, el diplomático negó que el presidente de México, Vicente Fox, vaya a cancelar la gira que tiene planeada por EU entre el 23 y 27 de mayo, y que lo llevará por California, Utah y el estado de Washington.
Respondiendo a los sectores que piden una protesta más fuerte por parte de México, Derbez apuntó que los 15 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos "no están pendientes de declaraciones envalentonadas, sino de acciones concretas que permitan regularizar su situación".
El secretario de Relaciones Exteriores de México estimó que ahora hay que actuar con "sentido de prudencia y respeto".
Los cancilleres tenían prevista mañana, viernes, una reunión para continuar analizando el tema migratorio, pero el canciller Derbez dijo que el asunto se había agotado en el encuentro de ayer.