Nacional

China debe parar boicot a Taiwan para entrar a OMS


Sergio Aguirre

Inspirados en el lema “La Salud no tiene fronteras” y esperanzados en el apoyo de la comunidad internacional, la República de China (Taiwan) acudirá el próximo 22 de mayo a la asamblea convocada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), con el firme propósito de ser integrada como un país miembro de ese organismo intercontinental.
Sobre este tema, Wen-Tsang Cheng, Ministro de la Oficina de Información del Gobierno de la República de China, recordó que precisamente el espíritu de la constitución de la OMS es basado en la temática de la salud sin fronteras y por tanto, en dicha reunión debe predominar el pragmatismo y no los intereses políticos.
El alto funcionario chino expresó que la Constitución de la OMS estipula que el propósito de ese organismo es alcanzar para todos los pueblos el grado más alto posible de salud, además permite que una amplia variedad de entidades, incluyendo a estados no miembros, organizaciones internacionales y nacionales, así como organizaciones no gubernamentales, participen de sus actividades.
Sostuvo que ni la Resolución 2758 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ni la Resolución 25.1 de la Asamblea Mundial de la Salud en 1972, explicaron sobre la cuestión de la representación de Taiwán, por lo tanto, China Continental ni tiene ningún argumento a su favor para estar boicoteando su integración como país miembro en la OMS.
Boicot despiadado
“China Continental nunca destinó un centavo de su presupuesto nacional para solventar las necesidades sanitarias de los taiwaneses, en cambio, se dedica a boicotear despiadadamente la cooperación que la República de China destina a la comunidad internacional en materia de salud”, enfatizó.
Wen-Tsang Cheng dijo que actualmente Taiwan es miembro pleno de organizaciones tales como la Organización Mundial del Comercio (OMC), el Foro de Cooperación Económica de Asia-Pacífico (APEC) y numerosos foros internacionales sobre la pesca.
“No existe justificación legal, profesional ni ética para que China Continental objetara la participación de la República de China, o para que en complicidad, la OMS institucionalice implícitamente el “Apartheid Sanitario” contra los 23 millones de taiwaneses”, resaltó.
Asimismo, agregó que si los 23 millones de habitantes de Taiwan tuviesen derecho a una justa y equitativa protección del sistema conducido por la OMS, la República de China aportaría su parte trabajando mancomunadamente con la comunidad internacional, además, proporcionaría sus recursos y experiencias para avanzar en la noble meta propuesta por ese organismo mundial: salud para todos los pueblos.
En cuanto a la situación de salud en Taiwan, el Ministro de la Oficina de Información del Gobierno comentó que cuentan con su propio sistema universal de Seguro Social, el primero en Asia, que cubre cerca del 98 por ciento de la población, también existe una red sanitaria con 18 mil 777 instituciones.
“La República de China hoy en día disfruta de una esperanza de vida que está entre las más altas de Asia, con 73.2 años para hombres y 78.9 para mujeres. Además, se han erradicado enfermedades infecciosas como la peste, la viruela, la rabia y la malaria. Se cuenta con una industria farmacéutica dinámica que está explorando nuevos medicamentos contra el cáncer, las enfermedades virales, y males cardiovasculares crónicos”, subrayó.
También reveló que Taiwan está presente en numerosos programas de prevención: toma parte en la campaña contra el Sida de Care France, en el Chad, colaborando con el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de los EU; financia un programa de erradicación de la polio a través de Los Rotarios, contribuye a programas para erradicar la malaria e impulsa proyectos de cooperación internacional en materia del SARS con Japón, la Unión Europea y el Reino Unido.
De igual forma, el alto funcionario señaló que existen cuatro equipos médicos que asisten constantemente a los gobiernos de Burkina Faso, Malawi, el Chad y Santo Tomé y Príncipe. Añadió que tienen muchas organizaciones no gubernamentales, por ejemplo, la Fundación Budista Tzu Chi, la Cruz Roja de Taiwan y Visión Mundial, entre muchas otras.
“Taiwan ha organizado foros internacionales, talleres y seminarios sobre la salud pública atendidos por profesionales de 50 países, es decir, estamos convencidos que la temática de salud no tiene fronteras y es necesario asumir las responsabilidades para prevenir la propagación de las enfermedades infecciosas a otros países”, concluyó Wen-Tsang Cheng.