Nacional

Quieren rápido fin al asesinato de Polanco

* Uno llega con el ojo morado, y la jueza manda a investigar cómo sucedió * Judicial rechaza también que la confesión termine con todo, y declara que el juicio va y la investigación continúa

Lizbeth García

¿Quién y por qué “apaleó” a Byron Leonel Centeno?, es el nuevo misterio que encierra el juicio que se les sigue a los presuntos asesinos de Jerónimo Polanco, quienes ayer por medio de sus abogados patentizaron ante la juez Cuarto Penal de Audiencias, Martha Martínez, su deseo de declararse culpables para que les impongan desde ya su sentencia sin tener que ir a juicio oral.
La maniobra legal podría no tener los resultados esperados, porque el fiscal Manuel Reyes advirtió que aunque los procesados admitan los hechos y sean condenados, las investigaciones continuarán, y si alguien más resulta involucrado en el crimen, también será acusado.
Todo lo tienen calculado
Y es que los sonrientes acusados saben que si la juez admite su culpabilidad, no tendrán que ir a juicio oral y podrían hacerse acreedores de la pena mínima de 15 años de cárcel. La máxima es de 30.
La juez explicó a los acusados las consecuencias legales de sus actos, y preguntó a Byron Leonel si estaba admitiendo la culpa por su propia y espontánea voluntad. Igualmente le preguntó quién lo había golpeado en el ojo derecho, el que tenía enrojecido y con gotas de sangre por el rompimiento de los vasos sanguíneos que están en el globo ocular.
El procesado se limitó a decir que admitía los hechos, y sobre el golpe en el ojo comentó que había tenido “un problema”, pero no dijo por qué y con quién, por lo que la juez ordenó al Instituto de Medicina Legal una valoración para conocer la naturaleza de las lesiones.
Yamileth Centeno dijo que les sorprendió ver a Byron Leonel Centeno golpeado, porque el pasado cuatro de mayo, cuando lo visitaron en el Penal de Tipitapa, estaba bien. “Creo que fue una disputa entre reos”, agregó la familiar de Byron, pero no lo pudo afirmar, porque será hasta el 17 de mayo que hablará con el acusado con más detalles durante el día de la visita.
Lenín Alberto Calderón guardó silencio, pero su abogado Aarón Benavídez habló por él, mediante un escrito en el que su defendido admitió haber cometido el asesinato que le achacan junto a Centeno.
De todas formas van a juicio
Sin embargo, la juez dijo que no basta con que los acusados admitan los hechos para dar como cierta su versión, de tal forma que si tiene dudas, “lo siento mucho… se van a juicio”.
A fin de que no haya espacio para las dudas, la juez le pidió al Ministerio Público que tenga listas sus pruebas de cargo para la audiencia especial, decisión que no dejó del todo conforme al fiscal Manuel Reyes, porque considera que quien tiene que evaluar la prueba es el Juez de Juicio durante el mismo, no la Juez de Audiencia.
No obstante, la juez dijo que con base en el principio de legalidad, necesita comparar la prueba de cargo con lo que dicen los procesados, para verificar si no se están inculpando para proteger a alguien más, planteamiento que tiene sentido, tomando en cuenta que los abogados de los hijos de Polanco y la viuda de éste, Victoria Ríos, pidieron a las autoridades ahondar las investigaciones porque consideran que hay autores intelectuales.
Más testigos de cargo
Ayer se realizó en el Juzgado Cuarto Penal de Audiencias una jornada de ampliación de pruebas, en las que el Ministerio Público presentó varios testigos que dieron cuenta que después del crimen, Byron Leonel Centeno y Lenín Alberto Calderón fueron a vender una pulsera, dos cordones de oro y dos anillos por 12 mil 302 córdobas y nueve mil córdobas, respectivamente.
Asimismo, la Fiscalía presentó prueba documental que indica que el revólver 38 con el cual Centeno supuestamente mató a Polanco, fue un regalo de cumpleaños que el gerente de la empresa “El Cazador”, Carlos Zamora, le hizo al comisionado Carlos Bendaña el cuatro de octubre de 2005, arma que luego el jefe policial le entregó a su chofer escolta.