Nacional

Ladrones de explosivos escondidos en Bonanza

* Güiriseros y “rebuscadores” ajenos a esta actividad figuran como sospechosos. * Fatal sería que pólvora y mechas rápidas puedan estar en manos de personas con intenciones criminales.

Moises Centeno

LAS MINAS, RAAN. -Hasta ayer, la Policía no había detenido a sospechoso alguno ni recuperado una sola brizna de las 579 candelas o chorizos de dinamita, ni de las 460 guías de detonantes o mechas rápidas, que al amanecer del primero de mayo fueron robadas de los polvorines números 1 y 2, en el área denominada “El Capitán 1,600”, en Bonanza, Región Autónoma del Atlántico Norte.
En consecuencia, un manto de pavor cobija a los pobladores de esta localidad, tras recordar que fue con uno de esos peligrosos explosivos, que se perpetró un atentado terrorista contra la familia Siles-Medina en 2004, en medio de un espinoso conflicto por la representación de la organización de güiriseros de Bonanza.
El jefe policial en Las Minas, comisionado Domingo Navas Fúnez, aseguraba ayer vía telefónica desde Bonanza, que las investigaciones que realiza un equipo de agentes policiales van por buen camino, y que ya tenían resultados interesantes, pero por las circunstancias del caso se abstuvo de entrar en detalles.
Sin embargo, una fuente vinculada a la misma Policía reveló que entre los sospechosos hay individuos que se dedican al “güiriseo”. También sospechan de los “chatarreros”, y de los “rebuscadores” de repuestos obsoletos, así como de personas ajenas a esas actividades, entre ellos, un trabajador de la empresa Hemconic, que es la perjudicada con el robo de la pólvora y de las guías de detonantes.
Es más, en esta localidad, los agentes policiales allanaron tres viviendas de güiriseros en busca del explosivo, no obstante, el resultado fue negativo, por lo que continúan sin descanso alguno, hasta recuperar el explosivo y apresar a los implicados, pues todo parece indicar que se ocultan con la carga en Bonanza.
La ciudadanía local coincide en cuanto a que resultaría fatal que esa cantidad de pólvora y guías detonantes puedan estar en manos de personas que más tarde ejecuten posibles acciones criminales, por lo que piden un pronto esclarecimiento del caso a la Policía, para poder dormir con tranquilidad.