Nacional

Defensa a subasta que ofende la inteligencia

* El ahora ministro de Hacienda habla de precios de “compensación o liquidación” y de lo que “el mercado pagaba”.

Luis Galeano

El ex gerente del Banco Central de Nicaragua (BCN) Mario Flores justificó los bajos precios en que se vendieron propiedades valiosísimas en todo el país durante las subastas celebradas en 2003, con el argumento de que las mismas se estaban deteriorando y perdiendo su precio real.
Lo abordamos ayer después que se reunió con los contralores colegiados, con quienes abordó temas relacionados a un mejor seguimiento a la ejecución del Presupuesto General de la República, a solicitud de la comunidad donante, que se encuentra más pendiente del manejo de los recursos que destinan para proyectos.
Flores, quien actualmente es ministro de Hacienda, quiso justificar todo el tiempo que las propiedades en libros valen una cosa y que los “precios de compensación o liquidación”, son otros, y que como lo que se buscaba era recuperar dinero para el Estado, se vendieron a lo que él llamó “el mejor postor”.
Ministro, usted era gerente general del Banco Central cuando se celebró la subasta del BCN, que de acuerdo con la información que tiene EL NUEVO DIARIO en su poder, resultó ser un mal negocio, porque se vendieron propiedades de millones en miles, ¿cómo se explica eso?
Recuerden que esa subasta pasó por un proceso largo que estuvo en manos de las Juntas Liquidadoras, las cuales, de acuerdo con la Ley General de Bancos y otras instituciones, tenían un período para poder liquidar el banco, y creo que esos períodos se les prolongaron más que lo que la ley estipula y no pudieron venderlos, por lo que haya sido, no los pudieron vender.
Se utilizó a una empresa para que los liquidara, y al liquidarse esos bienes, se vendieron en una subasta al mejor postor, y los precios que se establecieron fueron precios de subasta.
¿Al “mejor postor”?
Pero no creemos que el “mejor postor” sea el que ofrece mil dólares por una que vale 20 mil.
Recordemos que hay varias cosas. El precio en libros y el precio de valoración, lo que dice un avalúo, y para hacer un avalúo hay varios aspectos, o sea no es tan sencillo, y después están los precios de mercado y los precios de liquidación.
Uno puede tener una casa y la valora dependiendo de cuánto vale el metro cuadrado, cuánto vale el bloque y el hierro, y uno puede decir que vale 50 ó 100 ó 200 mil dólares, sin embargo, cuando es un precio de liquidación y está en subasta, el precio no es aquel al que uno la adquiere, es un precio diferente el precio de lo que vale, es un precio de reposición, como se le llama.
Es decir, hay varios valores: el valor de mercado, el valor en libros, el de reposición, y como era un valor de liquidación, eso era lo que el mercado pagaba.
¿Es decir que usted cree que la subasta fue lo mejor que se hizo, en el sentido de recuperar recursos para el Estado?.
Recordemos que en la medida en que esos bienes que tenían muchos años de estar… de que no se liquidaban y créditos que no tenían ningún movimiento, eso iba perdiendo valor; además, era grande la carga administrativa para poder cuidar esos bienes de uso, como fincas, inmuebles…, entonces el costo era muy alto, se iban deteriorando y poniendo peor.
Eso es lo que teníamos que evaluar, porque a lo mejor el precio en libros, el precio de mercado o reposición que uno podía imaginar, a lo mejor no era el correcto porque nunca se pudo vender, las Juntas Liquidadoras pasaron años y no pudieron vender esos bienes, y a lo mejor ese precio que tenía no era el correcto, y el correcto era en el que el mercado lo adquirió.
Ministro, pero si se trata de que las propiedades van perdiendo precio, le pregunto: ¿Una propiedad ubicada en la Carretera a Masaya como el edificio Banic o contiguo a Friday’s, pierde precio o gana precio en la medida que pasa el tiempo?
Bueno, en general le puedo decir que cuando usted ve la calidad de todos esos activos, y que las Juntas Liquidadoras no los vendieron, fue porque sencillamente ese no era el precio de mercado. Si yo creo que una propiedad vale X y no lo vendo, pues es que a lo mejor no era el precio real.
Si yo estoy en una situación financiera mala, y lo único que tengo es una propiedad que vale 100, pero si estoy necesitado de dinero, pues no lo voy a vender a ese precio, lo voy a vender mucho más barato, porque es un precio de liquidación.
Argüello secunda a Flores
El presidente de la Contraloría, Guillermo Argüello Poessy, avaló las declaraciones del ministro Flores, al indicar que “las cosas valen lo que te dan por ellas”.
Le indicamos que cuando se trata de cosas personales o de privados se venden al precio que le parezca al dueño, pero que cuando se trata de bienes del Estado se deben de respetar los precios base que se establecen, y nos dijo:
“No, si yo no me atrevo a decir que estuvo bien hecho lo de la venta (en la subasta), pero al fin y al cabo lo sabremos cuando tengamos toda la información que estamos esperando. “Si alguien vendió una propiedad en menos de su precio base, pues tenemos que buscar al responsable”, agregó.
Montenegro: “Fue un fraude”
El vicepresidente de la Contraloría, Luis Angel Montenegro, dijo por su parte que la subasta constituyó “un fraude y un robo” a los nicaragüenses, porque prácticamente regalaron propiedades carísimas.