Nacional

“Quien quiera que la vea”

** Asegura que el que tiene su fe como una roca, nadie podrá moverla ** En El Salvador, la Conferencia Episcopal arremetió contra la película llamándola “peligrosa” y de “ficción irrespetuosa” ** Arzobispo Sáenz Lacalle rechaza que se margine católicamente a la mujer y defiende al Opus Dei

El Arzobispo de Managua, monseñor Leopoldo Brenes, dijo ayer que el católico que quiera ir a ver la película “El Código Da Vinci” tiene todo el derecho de hacerlo, y se mostró confiado de que el filme no influirá en la fe de los nicaragüenses.
“Yo diría que el que quiere ir a verla que vaya, respetamos la libertad de nuestros fieles, lo único que yo les exhortaría es que tengan un criterio para ver eso. Creo que no debe de chuparse todo lo que las imágenes pueden presentar”, dijo Brenes, luego de oficiar misa este domingo en la Catedral Metropolitana.
El arzobispo de Managua restó importancia a la polémica suscitada por la cinta norteamericana prevista a estrenarse el próximo 19 de mayo, indicando que se trata de una película más.
“Es una película basada en una obra, es lastimoso que en el desarrollo se ataque a la persona de Jesús, pero al cristiano que está muy fuerte, unido a la persona de Jesús, va a hacer difícil que novela alguna o frustración alguna pueda separarlo del amor de Dios”, señaló.
Una fe firme
nadie la moverá
Brenes dijo que “como obispo” no tiene ningún temor porque los fieles vayan a ver el filme ya que confía en la labor de los sacerdotes y en la fortaleza de los laicos. “El que está firme en su fe y su fe está sobre una roca, nada ni nadie podrá moverla”, expresó.
Brenes declinó contestar si irá a ver la película, y se limitó a señalar que, al igual que el cardenal Obando tiene “añalales” de no asistir a una sala de cine.
“Pienso que tenemos un buen número de católicos que con un criterio van a juzgar esta película, y muchos van a salir más fuertes en su fe porque estoy seguro de que la tienen sobre piedra y no sobre arena”, manifestó.
Monseñor mencionó que desde su fundación la Iglesia ha sido atacada, por lo que no es nada nuevo que ahora quiera ponerse en entredicho la imagen de Jesús.
“La Iglesia, desde hace 2000 años, desde que Jesús subió a los cielos y encargó a los hombres llevarla adelante, a través del Espíritu Santo, ha sido siempre atacada. Y pienso que si la Iglesia estuviera de forma exclusiva en manos de hombres ya se hubiera perdido, pero la mantiene el Espíritu Santo”, acotó Brenes.
Iglesia Católica
salvadoreña
contra la película
La Iglesia Católica salvadoreña arremetió hoy contra la película El Código Da Vinci, que será lanzada mundialmente el próximo 19 de mayo, por considerar que su contenido “irrespeta la fe de los cristianos” y puede confundirles.
La Conferencia Episcopal de El Salvador (Cedes) emitió un comunicado, que fue divulgado hoy por el arzobispo de San Salvador, Fernando Sáenz Lacalle, en el que afirma que “la peligrosidad” de la película es que se basa en una novela cuya “argumentación es ficticia e irrespeta la fe de los cristianos”.
El comunicado, leído por Sáenz Lacalle en una rueda de prensa, dice que “la novela El Código Da Vinci se basa en una argumentación ficticia que irrespeta la fe de los cristianos, su peligrosidad se debe a que pretende convertir mentiras en verdades y puede confundir a las personas en su fe”.
Agrega que “contiene errores que desde hace casi dos mil años las sectas gnósticas propagan y que atentan gravemente contra las verdades más sagradas para nosotros los cristianos”.
Sobre la mujer
y el Opus Dei
“Afirman que Jesucristo no es Dios, negando así una de las verdades fundamentalísimas de la fe de los cristianos, no sólo de los católicos”, añade el pronunciamiento de los obispos salvadoreños.
Agregan que tanto la novela como la película “equiparan sin juicio crítico datos contenidos en documentos apócrifos, de valor dudoso, con datos firmes de la relación divina contenidos en los evangelios”.
Afirman que “pretenden hacer creer que la Iglesia Católica ha marginado a la mujer desde sus inicios, sin tomar en cuenta la prestancia que se da a la mujer en el Nuevo Testamento, especialmente en el Evangelio de San Lucas a la Virgen María”.
Asimismo, los obispos consideran que en el filme “dejan entender que la Iglesia Católica ha ocultado los documentos apócrifos y, en ese sentido, ha mantenido engañados a sus fieles, cuando la verdad es que tales documentos han estado siempre a disposición de cualquier investigador que los quiera estudiar”.
Sáenz Lacalle dijo que “se pretende deformar la imagen del Opus Dei presentándole de una manera odiosa y escandalosa”.
El arzobispo, nacido en España, y quien desempeña el cargo desde hace once años, es miembro del Opus Dei, y afirmó que éste “es una prelatura personal de la Iglesia Católica”.
Explicó que su misión “consiste en difundir el mensaje de que el trabajo y las circunstancias de la vida son la ocasión de encuentro con Dios, de servicio a los demás y de mejora en la sociedad”.
Sáenz Lacalle expresó que “considerado lo anterior, resulta claro que El Código Da Vinci no sólo ataca la fe de los cristianos y los valores más sagrados, sino que también incita a los enemigos de la Iglesia a seguirla atacando”.
Informó de que muchos feligreses se preguntan si deberían ver o no la película “sabiendo que se trata sólo de una ficción”.
Indicó que la respuesta de las autoridades eclesiásticas es que “si alguien escribe un libro que contiene todo tipo de insultos contra nuestro padre o nuestra madre, ¿lo compraríamos y lo leeríamos amparados en que lo que allí se dice es ficción?”
Sáenz Lacalle insistió en que la novela en la que se basa la película afirma hechos como el que Jesús “se casó con la Magdalena, que tuvo hijos. Ficción que está tocando la figura de Jesucristo e Iglesia”.
Señaló que la Iglesia no pedirá a las autoridades salvadoreñas que se prohíba la exhibición de la película, porque “de todas maneras, como es una novela, es una ficción, pues pueden decir y hacer lo que quieran”.