Nacional

Tropas GN a frontera

** Bush ultima plan para reforzar seguridad en el lado mexicano, y se dirigirá mañana a la nación ** Diferentes reacciones a lo interior de EU, mientras ministro de Defensa de México se reunió con Rumsfeld ** Rechazo terminante de Procurador de Derechos Humanos de Guatemala

El Pentágono recordó este viernes que ya tiene tropas en la frontera con México, después que la Cámara de Representantes aprobara la víspera la autorización de desplegar a las Fuerzas Armadas en esa zona para luchar contra el tráfico de droga y personas.
“Ya tenemos a la Guardia Nacional (GN) en la frontera que trabaja con los gobernadores (de los Estados)”, declaró a la AFP Jeff Gordon, portavoz del Pentágono. “En Arizona, trabaja para la gobernadora Janet Napolitano, y no para el Gobierno federal”, añadió.
El vocero aseguró que “no se va a producir algo distinto o diferente” tras el voto de la Cámara de Representantes, que aprobó una enmienda al presupuesto del Pentágono para el año fiscal 2007.
En diciembre pasado, la Cámara Baja aprobó una reforma migratoria que incluía únicamente medidas para frenar la inmigración, sin tener en cuenta la propuesta del presidente George W. Bush de crear un estatuto temporal para los trabajadores extranjeros que cumplan tareas que los estadounidenses descartan.
A partir de la próxima semana, el Senado debe reanudar su propio debate sobre la reforma y una propuesta que permitirá la regularización de la mayoría de los cerca de 12 millones de indocumentados que viven actualmente en el país.
Bush ultima plan
Washington / EFE
El presidente de EU, George W. Bush, ultima un plan para reforzar la seguridad en la frontera con México y, según fuentes oficiales, no descarta la posibilidad de enviar a la zona varios miles de soldados de la Guardia Nacional.
Aunque Bush no desvelará la incógnita hasta el lunes durante un discurso a la nación desde el Despacho Oval de la Casa Blanca sobre inmigración, algunas autoridades y la prensa apuntan hoy como probable que decida recurrir a los militares para controlar el paso de inmigrantes indocumentados por la frontera sur.
Fuentes militares citadas hoy por la cadena de televisión CNN, confirmaron que el Pentágono está barajando varias opciones para el despliegue de tropas en los estados de Texas, Nuevo México, Arizona y California, los cuatro que limitan con México.
Esos efectivos se encargarían de apoyar a las autoridades civiles en labores de vigilancia e inteligencia, y estarían bajo el control de los respectivos gobernadores de cada estado, añadieron.
Las fuerzas de la Guardia Nacional normalmente dependen de cada estado, aunque el Presidente puede emitir un decreto para colocarlas bajo la autoridad federal, tal y como sucede en el caso de Irak y de Afganistán.
Diferentes reacciones
El líder de la mayoría republicana en el Senado, Bill Frist, declaró a la CNN que estaría a favor de recurrir a la Guardia Nacional para garantizar la seguridad fronteriza, pero precisó que deberían ser los estados correspondientes los que tomasen la decisión.
Sin embargo, al gobernador de California, el republicano Arnold Schwarzenegger, no le parece una buena idea.
“Puede no ser la vía correcta” de afrontar el problema fronterizo, según el gobernador, quien se mostró partidario de que esa tarea recaiga en el Gobierno federal, porque “es su responsabilidad, no la de los estados”.
Varios miembros del Comité de Fuerzas Armadas de la Cámara de Representantes han enviado una carta a Bush, en la que le piden que reflexione antes de añadir una misión más a unos efectivos militares que, según ellos, ya están dando su máximo.
Desde México no ha habido aún ningún comentario oficial de las propuestas que baraja el presidente, aunque el secretario de Defensa estadounidense, Donald Rumsfeld, y su colega mexicano, el general Gerardo Clemente Vega, tuvieron la ocasión este viernes de intercambiar puntos de vista al respecto.
El portavoz del Pentágono, JD Gordon, aseguró que ambos discutieron en torno a la “colaboración para controlar la frontera y cooperar en estos importantes esfuerzos”.
Rechazo en Guatemala
Guatemala / EFE
El procurador de los Derechos Humanos de Guatemala, Sergio Morales, rechazó ayer la intención del Gobierno de EU de enviar tropas y equipamiento militar a su frontera con México para evitar el paso de los inmigrantes indocumentados.
“Combatir la inmigración utilizando la fuerza militar va en contra de toda lógica, y es una decisión contradictoria con la discusión de la reforma migratoria”, dijo Morales a EFE en la clausura del “Encuentro Migrantes 2006”.
La Procuraduría de Derechos Humanos (PDH) organizó el encuentro para analizar la situación de los indocumentados en EU.
Morales agregó que “es ilógico que el Gobierno de EU pretenda ver a los inmigrantes como un ejército de latinoamericanos que busca invadir su territorio”.
Los inmigrantes, manifestó Morales, “son personas pobres que se arriesgan a dejar su país para buscar nuevas oportunidades, y que contribuyen no sólo al sostenimiento de la economía de sus países, sino también a la economía estadounidense”.
La Cámara de Representantes de EU aprobó el pasado jueves, por 252 votos a favor frente a 171 en contra, permitir que el Pentágono pueda destinar fuerzas militares a las tareas de protección fronteriza.
El anuncio del envío de tropas a la frontera con EU puede estar incluido, según fuentes del Gobierno estadounidense, en el discurso sobre inmigración que tiene previsto pronunciar el próximo lunes (a las 24.00 GMT) el presidente norteamericano, George W. Bush.