Nacional

Chococente en peligro

*** Ciudadana extranjera denuncia concesión que pondrá en serio riesgo el ecosistema local *** Ha sido un sitio peleado con población de la zona para evitar depredación de huevos de paslama, pero prevalecieron otros criterios *** 80% de las tierras del sitio “protegido” pertenecen a extranjeros que también esperan les autoricen sus propios condominios

La Dra. Sarah Otterstrom, directora ejecutiva del organismo “Paso Pacífico”, envió una carta al procurador del Medio Ambiente de Nicaragua, Lisandro D’León, donde denuncia que en septiembre de 2005 el Marena autorizó la construcción de un hotel-condominio dentro de los límites del Refugio Silvestre Río Escalante-Chococente.
La primera fase, dice la Dra. Otterstrom, incluye la construcción de un edificio de tres pisos cerca de la costa.
Señala que Chococente tiene 4,645.4 hectáreas y se sitúa sobre la costa del Pacífico, en los municipios de Tola y Santa Teresa. El 90% del refugio se encuentra dentro del municipio de Santa Teresa y es también un área protegida marina.
Chococente fue declarado refugio de vida silvestre en 1983, con el Decreto Presidencial 1294, con el objeto de “proteger las playas de anidación de las tortugas marinas Lepidochelys olivacea (paslama) y Dermochelys coriacea (tora), así como los últimos reductos del bosque tropical seco del Pacífico por su importancia socioeconómica, ecológica y científica”.
Siendo Refugio de Vida Silvestre, según la Ley Nacional de Áreas Protegidas, tiene cuatro fines: 1) conservar los hábitat y especies de flora y fauna de interés nacional e educativos, 2) conservar hábitat para protección de especies migratorias de interés nacional o mundial, 3) investigación científica y monitoreo de especies biológicas, y 4) fines educativos.
“Según la ley, dentro de los objetivos de los refugios de vida no entra el turismo y tampoco la infraestructura turística como hoteles”, señala la Dra. Otterstrom.
Una de cinco playas exclusivas
La denunciante dice que Chococente cumple con los requisitos de la categoría Refugio de Vida Silvestre de área protegida por: 1) presentar una de las cinco playas a nivel mundial adonde arriban tortugas paslama de forma masiva, que son especies migratorias; 2) por tener playas donde anidan especies de tortuga en alto peligro de extinción, y bosques con las últimas poblaciones de primates y otros mamíferos en la vertiente del Pacífico, y 3) por poseer el bosque tropical seco mejor conservado de Centroamérica.
Nicaragua es miembro de la Comisión Mundial de la Naturaleza (UICN), y así participa en la Comisión Mundial de Áreas Protegidas. Nuestro país ha presentado a esta comisión sus áreas protegidas bajo diferentes categorías de manejo, según las definiciones de la misma comisión.
Chococente ha sido presentado como área protegida de la categoría IV. Sin embargo, esta categoría es de una zona estrictamente para la protección y manejo del hábitat y especies. Una de las limitaciones de esta categoría es que se elimina y previene la explotación y ocupación adversa a los objetivos del área, o sea, que no se permite el desarrollo de actividades y/o infraestructura que van en contra de sus objetivos.
“Si se da este desarrollo hotelero ya no sería calificado como Refugio de Vida Silvestre bajo la ley de la UICN y la Ley de Áreas Protegidas de Nicaragua. Nicaragua perdería la joya del Pacífico”, señala nuestra informante.
No existe nada dentro de estas dos leyes que indique que un hotel es un uso apropiado para un Refugio de Vida Silvestre
Impactos ecológicos
Los impactos ecológicos abordan muchos aspectos ecológicos del refugio, como la interrupción de la anidación de tortugas, debido a que la iluminación de la playa y de edificios de varios niveles de altura, distrae al quelonio en su comportamiento de anidación. Ya se ha comprobado en varios estudios que las tortugas evitan anidar en las playas iluminadas, y también tienen dificultades para regresar bien al mar.
Las tortuguitas se pierden después de nacer cerca de playas iluminadas, y por lo tanto se deshidratan o son consumidas por depredadores antes de poder entrar al mar.
Degradación al bosque de galería y el río Escalante
Los ríos son sistemas ecológicos abiertos, y cualquier desarrollo de infraestructura sobre ellos impacta su función terrestre (bosque de galería) y acuática (procesos hidrológicos y ecológicos) en su mismo sitio. El río Escalante no sólo tiene una ladera norte, depende de ambos lados del río para proteger este sistema.
El río Escalante protege varias especies de alto interés para la conservación, lo que incluye camarones de río, garza azul y espátula rosada. En el caso del proyecto turístico, se espera que su tamaño y su poca distancia del río, llevarán un impacto negativo sobre estas especies.
Se cree qua aún no se han aprobado las construcciones en las laderas del río, sin embargo están contempladas según el diseño del proyecto, y como se ha dado su permiso para el primer edificio, sus piscinas, caminos y restaurantes, es difícil imaginar que se podrá impedir este proyecto.
El bosque de galería en el lado norte del río se extiende casi a 800 metros de distancia, tanto es la influencia de la fuente de agua. Esa misma distancia debe ser respetada como bosque de galería a ambos lados del río, a pesar de que el lado sur es menos forestado por el despale de los últimos años, y por la falta de cuido de parte de la administración del área protegida.
Impacto sobre calidad y cantidad de agua
La zona costera de Chococente y El Astillero es sumamente seca. No existe ningún acuífero subterráneo, sino que se depende de agua terrestre, o sea agua que cae de la lluvia y corre por los ríos (incluyendo el agua que corre subterránea) para abastecer los pozos de la zona. En un análisis de los pozos locales realizado por el hidrólogo Dr. Mark Rains, durante 2001, se encontró que las aguas subterráneas son insuficientes para abastecer la población junto con una infraestructura turística.
Si se sobreutiliza el agua del río Escalante, los pozos locales se secarán, y las comunidades a lo largo de la fuente acuífera serán afectadas severamente durante los meses de verano. Asimismo, los pozos en las zonas costeras serán contaminados por agua salada dentro de pocos años.
Degradación de bellezas escénicas y valor cultural, espiritual
La Dra. Otterstrom señala que un edificio de tres pisos construido dentro de un refugio de vida silvestre, destruirá la calidad estética, cultural y espiritual del sitio ecológico. Actualmente, “El Peñón” de Chococente es un sitio que la gente local, nacional e internacional busca por su belleza.
La gente local tiene muchas creencias e historias sobre este lugar. Con construir un gran hotel a la par de esta formación geológica, se está degradando la vista y su valor. Mirando hacia el refugio, este hotel quedará en plena vista frente a “El Peñón”, bloqueando la bella vista histórica de este lugar.
Peligro de extinción del mono araña y cara blanca en todo el Pacífico
Chococente alberga una de las dos últimas poblaciones de mono araña y carablanca en la vertiente del Pacífico. Son muy ariscos y tímidos debido a años de depredación por el hombre. Actualmente estas dos poblaciones se concentran en el bosque de galería del río Escalante.
El bosque de galería es uno de los poco hábitat donde estos primates pueden encontrar frutos suficientes para sobrevivir. Como consecuencia del desarrollo de infraestructura, aumento de personas en la zona del río y de tráfico de carros, se cree que afectará su habilidad de habitar la zona del río. Al ser desplazadas de su bosque de galería, es probable que estas poblaciones se terminen, particularmente en el caso del mono araña, que se encuentra al borde de la extinción local.
80% de tierras en poder de extranjeros
Más del 80% de las tierras en el Refugio de Vida Silvestre Río Escalante-Chococente son propiedad de inversionistas extranjeros, algunos de ellos con mira hacia el desarrollo de infraestructura turística dentro del refugio. Si se permite la construcción de este hotel/condominio, se desatará un desarrollo sobre el cual no habrá opción para pararlo. Con aprobar un hotel dentro del refugio no habrá cómo o por qué no aprobar a los demás proyectos hoteleros que vienen presentándose. Sin habilidad de restringir las construcciones, el refugio colapsará.
Impacto sobre imagen de Nicaragua a nivel mundial
La degradación de las áreas protegidas de Nicaragua, con el visto bueno de las mismas instituciones del Estado encargadas de cuidarlas, desprestigia al país, según la Dra. Otterstrom.
“El mensaje que este proyecto da a la comunidad internacional, es que la biodiversidad de Nicaragua está en venta. La dirección de la Comisión Mundial sobre las Áreas Protegidas está informada sobre esta situación, y de la negligencia de Marena en aprobar proyectos turísticos de alta densidad dentro del refugio de Vida Silvestre Río Escalante-Chococente.