Nacional

Limpiaron a Ramírez con artera maniobra

* Esperaron que presidente de CGR se ausentara para llamar a un suplente * Se trata de los más de 100 mil dólares que Noel Ramírez gastó personalmente con una tarjeta de crédito del BCN * Lino Hernández justifica que a Ramírez “más bien le deben”, y agrega que para Argüello, el ex presidente del BCN fue siempre un ladrón

Luis Galeano

El presidente de la Contraloría, Guillermo Argüello Poessy, dijo ayer que sus colegas liberales propietarios --Lino Hernández y Fulvio Palma--, más su suplente, Francisco Guerra Cardenal, aprovecharon su ausencia para emitir una resolución en la que se limpió al ex presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN) Noel Ramírez, en el caso de los “tarjetazos”. Argüello, al hablar con EL NUEVO DIARIO, dijo que sus colegas sabían que el día que fallaron esa resolución él no estaría presente en la Contraloría General de la República (CGR), y que él jamás se imaginó que abordarían ese caso porque tampoco estaba en la agenda de esa sesión.
“Ellos (los contralores liberales) decidieron abordar ese caso a sabiendas de que yo no iba a estar, y también de que no estaba de acuerdo conque no se estableciera ninguna responsabilidad”, dijo Argüello.
Hernández, Palma y Guerra Cardenal decidieron no establecer ninguna responsabilidad contra Ramírez, quien utilizó una tarjeta de crédito American Express asignada a su cargo en el Estado, para pagar más de 109 mil dólares en gastos personales.
Contralores sandinistas se abstuvieron de votar
Los colegiados sandinistas Luis Ángel Montenegro y José Pasos Marciaq se abstuvieron de votar la resolución por estar en desacuerdo, debido a que a su criterio, Ramírez ameritaba una presunción de responsabilidad penal por el uso de la tarjeta para fines personales.
“El informe de auditoría especial elaborado por nuestros auditores y el dictamen legal suscrito por la Dirección General Jurídica, es concluyente en que los gastos efectuados por el doctor Noel Ramírez, derivados del uso de la tarjeta de crédito que le fue asignada por el Banco Central de Nicaragua, fueron para cubrir gastos personales por un monto de 109,225.14 dólares, lo cual es contrario al uso oficial que debió darle a este instrumento monetario otorgado por la directiva del Banco Central de Nicaragua”, indica el razonamiento de Pasos y Montenegro, contenido en la resolución de la CGR.
“Pretender compensar estos gastos con un incremento salarial del cual no hizo uso en su oportunidad y que de acuerdo con el Código del Trabajo está prescrito, es hacer interpretaciones inexactas a la ley, ya que la misma establece que cuando no se hace uso de ese derecho el beneficio se pierde automáticamente al concluir un año. Por otra parte, pretender justificar una compensación de gastos personales utilizando cartas emitidas por las autoridades actuales del BCN, es contrario al papel fiscalizador que le compete a la Contraloría, por tanto nos abstenemos de votar en los términos planteados”, agrega el razonamiento de Montenegro y Pasos.
Lino Hernández: “Lo de Argüello es personal”
El contralor Lino Hernández dijo ayer a EL NUEVO DIARIO que no se aprovecharon de la ausencia de Argüello, y que lo único que hicieron fue evacuar un caso que tenía años de estar a la espera de una resolución y estaba a punto de caducar.
“No nos aprovechamos de nada, fallamos el caso porque tenía años de estar ahí, y me parece que la actitud y las declaraciones del doctor Argüello obedecen a un asunto de índole personal contra Noel Ramírez, porque todo el tiempo ha dicho que es un ladrón”, dijo Hernández.
“Hasta le dio de más al BCN”, asegura
A la vez, indicó que el ex presidente del BCN no se merecía ninguna sanción, porque los gastos que hizo fueron con base en un aumento de salario aprobado en 1999 y 2000 que no había sido aplicado.
“El pagó lo que había gastado, incluso le dio de más al Banco Central, y por tanto no se merecía sanción”, justificó Hernández. Ramírez ha admitido haber gastado sin justificación 109 mil 225 dólares, equivalentes a un millón 333 mil 963 córdobas, como compensación de aumentos salariales no aceptados.
Parte de ese dinero lo habría utilizado para gastos personales, como compra de ropa, calzado, servicios médicos y otros.
Argüello dijo que aunque se tomó esa decisión, el BCN tiene las herramientas necesarias para entablar una demanda en su contra, porque todavía le debe más de 16 mil dólares de los gastos de la tarjeta.