Nacional

“Emergencia llegó con 50 años de retraso”

• Edil segoviano dice que los saqueadores de madera desarrollaron hasta su propia estructura vial • Embajador Trivelli tercia por “los madereros legales” • Aserradores en Estelí laboran con normalidad

Estelí – Managua
El decreto de Emergencia Económica emitido por el Poder Ejecutivo hace una semana llegó con cincuenta años de retraso a Nueva Segovia, de acuerdo con el alcalde de Ocotal, Marciano Berríos, quien también comentó que en el departamento se creó hasta la infraestructura vial para sacar la madera que no deja, a fin de cuentas, muchas ganancias, pues es llevada al exterior en tucas o rollos.
“La medida gubernamental ha llegado tarde, porque lo que correspondía hacer era tener mayores controles de la actividad maderera. Con esta medida, el gobierno demuestra que no ha podido, por medio de sus instituciones, cumplir con su papel, y reconoce que se le ha salido de las manos velar y proteger los recursos”, dijo el alcalde.
También Berríos dijo que más que los madereros --haciendo referencia a aquellos que se encargan de tumbar árboles y transportar la madera--, quienes están vulnerables con esta acción del Estado son los artesanos y los pocos talleres de muebles que, para ejercer su labor, no requieren de miles de tucas.
“En Ocotal la madera sale hacia al exterior, por tanto, en términos globales de utilidades para el municipio, esto no es representativo. Como municipalidad, sin embargo, asumimos que el decreto tiene sus ventajas, porque pone freno a la actividad punitiva de extracción ilegal de madera. Por otro lado, se está afectando a la población vulnerable que vive del procesamiento de madera y a actores como son los madereros”, afirmó el edil.
Otra vez Trivelli
Ante la posibilidad de que empresarios madereros estadounidenses estén siendo afectados por el Estado de Emergencia Económica decretado por el presidente Enrique Bolaños, el embajador de Estados Unidos, Paul Trivelli, solicitó al gobierno reconsiderar la aplicación de la medida “en algunas comunidades y a algunos inversionistas (de madera)” de las Regiones Autónomas del Atlántico Norte y Sur.
Trivelli pidió que al menos el gobierno respete a aquellos empresarios madereros que cumplan con los requisitos de ley para la explotación y exportación de madera en las regiones afectadas por el Estado de Emergencia, de tal manera que la medida se aplique de forma parcial.
“Lo que estamos diciendo es que a lo mejor hay algunas comunidades y algunos inversionistas que ya han seguido los reglamentos, es decir, que ya tienen los certificados correctos, y si son completamente legales, a lo mejor se puede buscar la manera de que ellos puedan continuar exportando la madera de forma sostenible”, expresó Trivelli.
El embajador norteamericano dijo que la solicitud no la han hecho aún formalmente al gobierno, pero lo hizo de forma pública durante el lanzamiento del Programa de Manejo Forestal Sostenible, financiado por la Agencia Internacional para el Desarrollo de los Estados Unidos (AID), a un costo de un millón 250, 000 dólares, y en el cual participó el ministro del Ambiente y Recursos Naturales, Cristóbal “Tito” Sequeira.
“Es primera vez (que hago esta solicitud). Yo pedí esto (la aplicación parcial del Estado de Emergencia) al ministro del Marena”, expresó Trivelli.
Lamentos escuchados
Los lamentos e informes entregados al presidente Enrique Bolaños desde hace tres años no sólo de parte de la institución a su cargo sino también de la sociedad civil, hicieron mella y dieron como resultado el decreto de Emergencia Económica para las zonas que están siendo desertificadas más rápido de toda la región centroamericana: Río San Juan, Regiones Autónomas y Nueva Segovia.
El presidente ejecutivo del Instituto Nacional Forestal (Inafor), Indalecio Rodríguez, reconoció en una entrevista con EL NUEVO DIARIO que su institución no posee los recursos para vigilar los bosques, y que era urgente que se detuviera la tala y se comenzara a estudiar uno a uno los planes de manejo otorgados.
“Ninguna institución en Nicaragua por sí sola tiene capacidad de llegar a tener cobertura en esas áreas de difícil acceso, donde las únicas vías son acuáticas y aéreas, además, teníamos información de Inteligencia del Ejército de Nicaragua de que la madera se llevaba a otros países del área, y para detener eso se necesitaba una paralización total”, dijo el titular de Inafor.
En estos 180 días --continuó el doctor Rodríguez-- estamos estudiando los planes de manejo y observando si fueron aplicados correctamente. Los madereros que tienen todo en regla, que han cumplido con lo que les fue aprobado, podrán continuar trabajando sin problema. No puedo decir lo mismo de aquellos a quienes les encontremos alguna inconsistencia, pues inmediatamente perderán su derecho a continuar trabajando en el rubro. A los ilegales se les incautará todo transporte, equipo, todo, aseguró.
No será suspendido
Respecto al ultimátum que hicieran los madereros neosegovianos durante una protesta el martes pasado, el titular del Inafor señaló que el decreto no puede paralizarse y que al final, este decreto resultará beneficioso para los madereros legales que no tendrán competencia desleal al momento de exportar.
“En la actualidad, todos los madereros están siendo investigados. No negamos que puedan haber personas honestas que respetan sus planes de manejo y la cantidad que su plan determina, pero queremos evitar otros casos como el de Kum Kum, donde los planes mínimos de manejo eran legales, pero llevaban al aserrío 150 tucas, cuando sólo estaban autorizados para extraer 100, y entonces, estaban haciendo “lavado de madera” con las otras cincuenta. Todo eso lo evaluaremos por medio de la comisión interinstitucional”, afirmó el doctor Rodríguez.
Por ahora --adelantó-- ya tenemos el primer informe, y en cuanto se compruebe que las personas realizan sus planes de manejo de manera correcta, en situaciones lícitas, entones continuarán trabajando.
“En este momento, sobre la madera que está siendo retenida, se emitirá posteriormente una resolución de decomiso por ser ilegal y será subastada. El dinero ingresará a las arcas del Estado. La idea es que todo el producto vaya destinado a actividades de mantenimiento del recurso bosque a nivel nacional”, comentó Rodríguez.
Una política nacional
Respecto a la intención de algunos diputados de partidarizar el decreto presidencial, el doctor Rodríguez señaló que la defensa de los bosques debe responder a una política nacional, donde todos los actores de los distintos Poderes pongan de su parte.
“Después de la gira que se hizo, con los medios de comunicación informando a la población sobre el desastre en nuestros bosques, es urgente una política de conservación y no que se tache de entrada a un decreto como “malo” y se obstruya porque proviene del Ejecutivo. La mejor prueba de que esta medida no responde a intereses partidarios la tienen en las imágenes del desastre”, destacó Rodríguez.
Para concluir, Rodríguez expresó la necesidad, ahora más que nunca, de que sea aprobada la Ley de Veda a Productos de madera en primera transformación que duerme desde julio del año pasado en las gavetas de la directiva de la Asamblea Nacional, cuando fue introducida por el licenciado Jaime Morales Carazo, Presidente de la Comisión Ambiental de ese poder el Estado.
“La ley propone que no salga de Nicaragua una tuca o un rollo más de madera para que lo procesen en otro país, sino que todo aquel árbol que se corte sea procesado aquí, sobre todo tenemos especial interés en que este procesamiento se dé en zonas donde no hay industrias y las personas están en extrema pobreza”, concluyó Rodríguez.
Laboran con normalidad
Los aserraderos de madera instalados en Estelí, se encuentran laborando con normalidad, y varios de los dueños señalaron que el llamado Plan de Emergencia Económica, decretado por el gobierno, no los afecta a ellos.
Hasta ahora no hemos recibido ninguna notificación de los funcionarios del Instituto Nacional Forestal de Estelí, dijeron varios de ellos, quienes a renglón seguido vaticinaron que si tales medidas son aplicadas en este departamento, la quiebra, el desempleo y una peor miseria de la que se vive les esperan.
Según don Efraín Rocha Torres, quien posee en Estelí un pequeño aserradero, y es, a criterio de las autoridades, quien se apega con mayor rigurosidad a las leyes, ellos han estado trabajando con relativa normalidad.
A decir de funcionarios del Instituto Nacional Forestal, en Estelí, el decreto gubernamental es para el departamento de Nueva Segovia, y no para Las Segovias en su conjunto, lo que abarcaría no sólo Estelí y Madriz, sino Matagalpa y Jinotega.
El ingeniero Mario Delgado, delegado municipal del Inafor en Estelí, dijo que ellos han puesto en práctica una serie de medidas, y en ese caso el Ejército de Nicaragua y la Policía Nacional han jugado un rol beligerante.
Si un camión es sorprendido trasladando madera en una zona protegida, allí inspectores del Marena hacen su trabajo con la Policía y el Ejército. Pero si las acciones son ejecutadas en otras áreas, le corresponde al Inafor.
El Inafor se zangoloteará
El titular del Inafor señaló que el año pasado fueron removidos de sus cargos 35 funcionarios, a quienes se les encontró pruebas de haber cometido acciones al margen de la ley.
“Hemos cambiado a casi todo el personal, con lo cual consideramos que habíamos saneado, pero si en las investigaciones actuales se comprueba que alguna persona cometió ilícito, recibirá la sanción correspondiente, y puede ser acusada penalmente con la entrada en vigencia de la Ley de Delitos contra el Medio Ambiente”, dijo Rodríguez.