Nacional

PDDH desvió recursos de los donantes

*** Dinero para programas de Suecia y Dinamarca utilizados para “fiscalizar” elecciones en Costa Atlántica

Heberto Rodríguez

El procurador de los Derechos Humanos, Omar Cabezas, utilizó fondos del programa que financiaban los gobiernos de Suecia y Dinamarca en un denominado “proceso de fiscalización” de las elecciones de la Costa Atlántica, realizadas en marzo pasado.
Documentos en poder de EL NUEVO DIARIO confirman que la Procuraduría Para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) sufre actualmente un desabastecimiento de combustible, ya que ocuparon más de 300 mil córdobas del presupuesto de la institución para reponer el dinero de los donantes.
“Es propicia la ocasión para recordar que dicha situación (desabastecimiento de combustible) es debido, entre otras cosas, al reembolso de más de 340 mil córdobas que con fondos del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, se hizo al Programa de Fortalecimiento de Labores Sustantivas en el proceso de fiscalización de las elecciones de la Costa Atlántica, en el mes de marzo del corriente año”.
Así se lee en un memorando del director Administrativo Financiero, Jorge Téllez Campos, enviado el cinco de mayo pasado a todos los procuradores especiales y directores de área de la PDDH, cuya referencia es “abastecimiento de combustible”.
“En la medida de lo posible lo mantendremos informado de la problemática, instando a procuradores especiales que no disponen de cooperación, a que reanuden sus esfuerzos en la búsqueda de recursos que potencien la importante labor que realizan en la PDDH”, cita el memorando en su parte final.
Ni siquiera nos atienden
Buscamos ayer la versión del procurador Cabezas, pero los dos empleados que trabajan en la Dirección de Comunicación (Gilda Tinoco y Alfredo Dávila) se hicieron los desentendidos ante la solicitud de la entrevista. Y la directora de Comunicación, Vivian Torres, ni siquiera tuvo la deferencia de salir de la oficina para atender al equipo periodístico de EL NUEVO DIARIO.
Nuestro interés era conocer de las autoridades de la PDDH en qué gastaron más de 340 mil córdobas en el “proceso de fiscalización” de la contienda electoral realizada en la Costa Caribe, y a la vez que explicaran por qué utilizaron fondos del programa que financian los gobiernos de Suecia y Dinamarca, si no estaba previsto para estos fines.
Al no recibir respuesta, llamamos a algunos procuradores especiales, y el único que atendió fue Sixto Ulloa, quien recepciona las denuncias de violaciones a la participación ciudadana.
Hasta hace unos meses, Ulloa fue conminado a trabajar en una champa ubicada en las afueras de la institución --supuestamente por falta de presupuesto--, aunque nunca cumplió su labor en dicho lugar.
Ulloa reconoció a EL NUEVO DIARIO la problemática del combustible, pero aseguró no haber recibido el memorando arriba mencionado con fecha del cinco de mayo.
“Ya se arregló eso, cada quien tiene su combustible. Todos los carros están corriendo, a todo mundo le están dando su combustible”, manifestó.
END: ¿Pero hubo problemas de combustible?
“Hubo un tiempito que se pidió bajar la cuestión de los usos de vehículos para mientras se arreglaba el problema, pero que haya recibido un memo no, te lo diría con mucho gusto”.
EL NUEVO DIARIO también intentó comunicarse con las procuradoras especiales de Cárceles y Niñez y Adolescencia, pero no contestaron a nuestros llamados telefónicos.
Tres días después de que la institución enviara el memorando, Cabezas llamó a conferencia de prensa para anunciar el despedido de 31 consultores de la PDDH, debido a que los donantes de Suecia y Dinamarca le habían retirado la ayuda.
La embajadora de Suecia, Eva Zetterber, expresó ese mismo día que el Programa de Fortalecimiento de Labores Sustantivas que financiaban su gobierno y el de Dinamarca había sido suspendido este año, porque la PDDH no cumplió con los requisitos que contempla el convenio de cooperación.
Según Zetterber, la PDDH debió presentar un informe en febrero, y lo hicieron hasta abril, lo que calificó como una “irresponsabilidad” de parte de las autoridades de esta institución.

Desacato a tribunal antetítulo
No reintegra a trabajadora
*** Ex empleada denuncia: “Ya es demasiado desprestigio para este hombre (Omar Cabezas)”
El Tribunal de Apelaciones Circunscripción Managua, Sala Laboral, resolvió el pasado siete de abril a favor de Mariana Cano Cerda la demanda de reintegro que ya había ganado en el Juzgado Segundo de Distrito del Trabajo, la cual fue apelada por el procurador de los Derechos Humanos, Omar Cabezas.
“No ha lugar el recurso de apelación interpuesto por la parte demandada. Ha lugar a que la Procuraduría Para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) reintegre a la señora Mariana Cano Cerda a su mismo puesto que desempeñaba y en idénticas condiciones de trabajo, y pagarle los salarios caídos dejados de percibir desde la cancelación de su contrato de trabajo hasta la fecha de su reintegro”, cita la sentencia.
Cano Cerda se presentó ayer a la PDDH en compañía del inspector del Ministerio del Trabajo (Mitrab), Francisco Espinoza, para hacer valer sus derechos, pero el esfuerzo fue en vano una vez más. Ambos fueron atendidos por Jorge Téllez Campos, director administrativo de la institución.
“Nos manifestó que la institución está en iliquidez, por lo tanto, no acepta el reintegro de doña Mariana. Veníamos con una sentencia firme, sólo para ejecutarla el día de hoy (ayer), pero dice que no puede ni liquidarla, ni aceptar el reintegro. Que más bien están habiendo despidos en la PDDH”, explicó Espinoza.
Por su parte, Cano Cerda manifestó que desde el inicio del proceso esperaba esto, pero muy en el fondo abrigó una esperanza.
“Dije yo: ‘Ya es demasiado desprestigio para este hombre (Omar Cabezas), demasiadas publicaciones, a lo mejor cumple’. Y por eso agoté hasta la última vía. Incluso, él apeló la sentencia y le gané. Lo que me satisface es que el Poder Judicial me dio la razón, porque me asistía”, expresó.
Cano Cerda manifestó que ahora demandará al procurador Cabezas ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y lo denunciará ante todos los procuradores a nivel internacional.