Nacional

Suecia corta a PDDH

* En conferencia de prensa y tocándose el corazón, Cabezas anunció que tendrá que despedir a 31 de sus funcionarios * Embajadora fue clara al decidir que no le presentaron ningún plan para el programa que estaban financiando, ni informe de cómo se administraba

La embajadora de Suecia, Eva Zetterber, confirmó ayer que decidieron no continuar el Programa de Fortalecimiento de las Labores Sustantivas de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), porque esta institución no ha cumplido con los requisitos establecidos.
Por su parte, el procurador de los Derechos Humanos, Omar Cabezas, en una conferencia de prensa melodramática, anunció el despido de 31 consultores, aduciendo que la decisión obedece a que las embajadas de Suecia y Dinamarca desde hace dos meses no aportan el dinero proveniente del convenio de cooperación firmado en 2004 por un monto de 358 mil dólares, y que debía concluir el uno de enero de 2007.
Más clara no pudo ser
“Elaborar un plan de trabajo, sustantivo y confiable, es lo que hay que hacer. Nosotros no estamos interrumpiendo el programa, estamos solamente no continuando”, dijo Zetterber a la periodista Suyén Cortez, del Canal 8.
La diplomática explicó que todas las organizaciones a las que ellos apoyan tienen que presentar un plan de trabajo. “En cuanto al plan de ellos, no llegó en tiempo”, agregó la embajadora.
Este programa era financiado en conjunto con Dinamarca. “No hemos visto tanta efectividad, pero más que todo que no se haya cumplido con los requisitos que las embajadas están exigiendo”.
EL NUEVO DIARIO solicitó una entrevista con la embajadora de Suecia desde inicio del mes de marzo para hablar del tema, pero la diplomática no accedió. Ayer hicimos otro esfuerzo, pero fue imposible.
Llamamos también a la Embajada de Dinamarca en nuestro país, donde informaron que el embajador Thomas Newhouse se encuentra en Costa Rica, en la toma de posesión del presidente Oscar Arias.
Suecia invierte aproximadamente seis millones de dólares en materia de derechos humanos.
En otra entrevista brindada a un colega de radio, la embajadora manifestó que habían perdido la confianza en la manera de trabajar de la PDDH. Estas declaraciones fueron a inicios del mes de marzo.
“Con las organizaciones de la sociedad civil hemos tenido bastante éxito, con la que hemos tenido problemas es con la Procuraduría de Derechos Humanos, donde hemos perdido la confianza en la manera de trabajar que tienen.
“Suecia ha dado un apoyo grande durante varios años, pero en el último año hemos visto un deterioro en la manera de funcionar”, enfatizó.
Cortados hace dos meses
El procurador de los Derechos Humanos, Omar Cabezas, durante la conferencia explicó que las embajadas de Suecia y Dinamarca tienen dos meses de no entregar el dinero.
Este fondo era proveniente del programa de fortalecimiento de las labores sustantivas de la PPDH, previstas a desarrollar entre enero de 2004 hasta enero de 2007. Afirmó que debido a la falta de recursos se vio obligado a paralizar las acciones que hasta el día de ayer realizan los consultores.
“Me encuentro imposibilitado de explicarles a los consultores la causa del no pago de sus honorarios por dos meses, razón por la cual no puedo pedirles que sigan ejerciendo sus funciones, y no puedo darles certeza de estabilidad”, dijo Cabezas.
Afirmó que tiene dos meses de no pagarles sus salarios. Aclaró que a pesar de no tener los fondos para cancelarles, les pagará hasta el último centavo. “No importa si tengo que vender los carros o las computadoras de esta institución, lo voy a hacer”, indicó.
Afirmó que los sueldos de las personas despedidas tienen un promedio de 300 a 600 dólares, haciéndose un total de 12 mil dólares por mes. Asimismo, agradeció el apoyo que las dos embajadas brindaron a la Procuraduría, ya que no es responsabilidad de éstas apoyar a dicha institución. Afirmó que la obligación de velar por los derechos humanos le corresponde al Estado.
Al preguntarle si el retiro de la cooperación se debía a los megasalarios y señalamientos de corrupción, Cabezas respondió que no se debía a nada de eso.
“Ellos saben que todo eso es mentira, les mostramos los documentos del banco donde queda todo claro. Con todo el respeto, creo que eso lo debe responder la embajadora de Suecia, realmente no sé a qué se deba el retraso del dinero.
“Lo único que sé, es que me incumplieron. No me mandaron la plata que me prometieron, por eso no puedo pedirles que sigan trabajando, ya que no tengo con qué pagarles”, dijo el procurador de los Derechos Humanos.
Afirmó que está preparando un plan de medidas que incluye incursionar en la búsqueda de otros donantes, pero además, hacer lobby con los diputados, la Presidencia y con la Cancillería en busca de apoyo para la institución. Para la PPDH este programa era la columna vertebral, ya que era un programa de fortalecimiento institucional.