Nacional

"Yo junto coincidencias y construyo sobre ellas"

* “Desafortunadamente mucha gente se enfoca en destruir más que en construir. Yo soy lo contrario: yo siempre ando buscando cómo construir, cómo hacer, cómo sumar” * Con el FSLN: “En sí, tenemos diferencias, pero también tenemos enormes coincidencias” * “Yo antes era tal vez mucho más parrandero”, dice el sobreviviente, junto con su esposa Vivian, del accidente aéreo

Edwin Sánchez

La pregunta le soltó un silencio como si debiera responderle a la imagen misma del espejo: ¿Si fuera posible hacerlo, qué le criticarías a Carlos Pellas?
“¿Qué le criticaría a Carlos Pellas…?”, repite y se queda pensando.
-- ¿No haberse metido a la política?
Al contrario… (ríe). Hombré, yo creo… uno a veces hace las cosas… personalmente más con sentido de patriotismo que con sentido de puro negocio. A veces me han criticado mis socios en cuestiones que tal vez no tiene mucha justificación si uno ve las cifras de uno más uno, que sin son dos o no son dos. Pero yo tengo una visión más amplia de las cosas. Lo que digo sobre la responsabilidad social corporativa. Nosotros no podemos existir si la sociedad fracasa. Tenemos que invertir en todas las áreas posibles de nuestra sociedad para asegurarnos que tenga éxitos. Tal vez un hombre de negocios más frío actuaría diferente.
-- ¿Entonces criticaría eso a Carlos Pellas, no ser frío?
Sí, tal vez si fuese una persona que está viendo cómo se debe comportar un hombre de negocios cien por ciento. Pero yo me siento tranquilo con eso. Creo que mi decisión de actuar de esa manera es la decisión correcta, y aunque otros piensen lo contrario, yo siento que ellos son los que están equivocados.
Es angustiante, me siento con ansias de hacer más cosas.
“Si hacemos cosas, si invertimos en Nicaragua, las cosas cambian”, nos dijo. Es de los pocos que predica el abandono de las diferencias. “Ayudaría a resolver este nivel de pobreza que tanto nos aflige”.
Un poderoso de Nicaragua
Cuando se le habla de revistas especializadas que lo ubican como uno de los hombres más poderosos de la región, Carlos Pellas trata de evadirse. “No sé de dónde sacaron eso”, replica, y le insistimos: --Pero está consciente de que es Carlos Pellas, hombre que maneja un inmenso capital y que tiene influencia no sólo en Nicaragua, eso implica una gran responsabilidad.
“Definitivamente, yo siempre he manejado mi posición con esa perspectiva de responsabilidad hacia mi familia, responsabilidad hacia mi socio, responsabilidad hacia la comunidad donde nosotros servimos, hacia los nicaragüenses y centroamericanos”.
Mastica la palabra “poderoso”. Podríamos hablar de que le cae mal al paladar, pero la termina aderezando con el término “influencia”. “Eso de poderoso… a mí no me gusta esa palabra. Siempre he tratado de influenciar con lógica y tratar de convencer a los que toman las decisiones importantes en este país, por dónde ir, no a través de la imposición, sino del convencimiento. Mi mayor arma es ésa. Yo sí tengo capacidad de influenciar. La gente me escucha, y yo creo que ésa es mi mayor arma, no a través de mi posición, sino a través del convencimiento que he logrado”.
Juntador de coincidencias
--¿Es capaz de platicar con un liberal, conservador o… sandinista?
Claro, si no es nada secreto que yo me reúno una o dos veces al año con Daniel Ortega y su gente. El hecho de que ellos tengan diferencia ideológica no significa que no vamos a conversar. Esto sería caer en esos grandes errores que cometen personas de poca visión. El hecho de tener diferentes maneras de pensar es todavía mayor razón para juntarse. En sí tenemos diferencias, pero también tenemos enormes coincidencias.
Hay dos decisiones que uno toma cuando se encuentra con personas con las cuales tiene diferencias y coincidencias: o enfatizamos las diferencias o enfatizamos las coincidencias. Definitivamente mi posición siempre ha sido sumar y no restar. Buscar cómo juntar esas coincidencias y construir sobre ellas. Porque es muy fácil buscar cómo destruir, eso es sencillísimo. Desafortunadamente muchos de nosotros, mucha gente se enfoca en destruir más que en construir. Yo soy lo contrario: yo siempre ando buscando cómo construir, cómo hacer, cómo sumar. Y para eso debes tener la capacidad de dialogar y sentarte con personas que piensan muy diferente a lo que uno piensa.
-- ¿No le quita el sueño que llegara la plataforma del FSLN al poder? Seguiría aquí trabajando.
Yo me quedé en la década de los 80. ¿Cuál va a ser la plataforma del FSLN si llegase a triunfar? Creo que es muy importante que el candidato del Frente ya diera a conocer su plan de gobierno. Creo que es importante que la población conozca cuál va ser la orientación que él va a dar, porque Nicaragua es un país sumamente pobre, que depende de la ayuda internacional. No somos una Venezuela como para estar peleados con los Estados Unidos. Debemos de convivir con todos los países que han ayudado a Nicaragua, con los que han invertido. Es muy importante que cualquier persona que maneje este país, tenga relaciones cordiales con los países del Oeste. En este mundo tan convulsionado, donde el terrorismo ahora toma un lugar muy importante, debemos asegurarnos de tener relaciones con todos estos países que ayudan de manera importante a Nicaragua.
El señor Pellas nos recuerda lo de la agenda. Quiere al parecer predicar con el ejemplo: reducir el tema político. Nos dice que va una actividad.
-- ¿El accidente de aviación fue algo de la suerte o un plan de Dios? ¿Replanteó su vida?
Salvarse de un accidente aéreo marido y mujer es definitivamente un milagro. Mi esposa ha dedicado parte de su vida a ayudar a los niños quemados. Me he centrado mucho en todas estas áreas que son necesarias para mejorar la sociedad nicaragüense, invertir en la salud, la educación…, algo como eso cambia la perspectiva de la vida. Yo antes era tal vez mucho más parrandero, mucho más social, muy metido en los temas de fiestas, etc. Ahora con mis amigos cercanos, socializo bastante. Pero evito aquel tumulto de gente y aquella bullería.
Me dedico a la parte espiritual, que tiene que ver con Dios. Un episodio así te cambia la vida, y uno empieza a valorar cosas que antes las tomaba como porque ahí están, pues. Te das cuenta de lo importante que son todas las cosas de la vida. La vida se te cambia en un segundito. Hay gente que en un accidente automovilístico, en bicicletas se estrellan y quedan paralíticos o fallecen, o cosas tan tontas como caerte en un baño, te resbalás y te quebrás, y quedás toda la vida en una silla de ruedas.
Dios nos tiene aquí por alguna razón, y mientras esa razón sea para hacer el bien, estaremos a la disposición de Él.

Para el que inicia un negocio y el que sale de la universidad

Los consejos de Don Carlos

Antes de terminar la entrevista, quisimos escuchar sus recomendaciones para la juventud que sale de la universidad al mercado laboral y para los que empiezan su primer negocio en este mundo.
“Para el que está saliendo de la universidad lo más importante es dónde va a trabajar primero. Con quién va a trabajar. La empresa o asociación con que va a trabajar, qué valores tiene, cómo remunera a su gente, cómo promueve a su gente. Eso es bien importante: tu inicio de la carrera.
“Ojo: que trabaje de una manera bien profesional desde el inicio, que sea confiable. Para mí la confiabilidad es importantísima. No hay peor cosa que la gente sea mentirosa, que te dice que puede hacer las cosas y no las hace. Que tenga respeto, que respete a sus colegas, que respete a los subordinados cuando llegue más adelante, que sea humano en el tratamiento, y que al final sea responsable. La responsabilidad es lo que demanda la excelencia.
“Para aquellos empresarios que comenzarán su propio negocio, deben estar claros que la mayor parte de los negocios son sumamente competitivos, todas las proyecciones que hacen en el papel a la hora de la hora muy poco se cumplen. Entonces tiene que tener un plan de contingencia para poder salir adelante, o sea, tener un plan, un capital adicional, un amigo dispuesto a invertir con ellos, porque verdaderamente al inicio las cosas nunca salen como uno cree que van a salir.
“No he visto un solo negocio en que me he metido que las cosas salgan como yo las planeé. Nunca. Siempre salen diferentes. Entonces tienen que estar claros como inversionistas nuevos, que lo que se van a encontrar en la realidad es muy diferente de lo que ven en los números o en la universidad.
“Para que no se frustren deben estar bien claros de que las cosas son diferentísimas, y no crean que sólo a uno le salen las cosas mal”.
-- ¿A usted también le han salido las cosas mal?
A mí me han salido siempre mal cuando he comenzado un negocio. No todas, pero varias cosas que uno cree que son sencillas, de repente salta la liebre por donde uno menos lo espera. Es muy difícil predecir todas las fuerzas que inciden. Si uno entra en un negocio que requiere de energía, por ejemplo, y programaste hace un año que la energía iba a costar “x”, pues ahora está costando dos veces “x” en un periodo de un año, entonces, cómo haces para resolver este problema de tu negocio. Y así hay una cantidad de fenómenos exógenos que no son factores controlables que afectan enormemente el negocio.
Pero lo importante es buscar de una manera inteligente salir de esos escollos, no darse por vencido, encontrar los mecanismos, métodos para salir adelante. Hemos tenido negocios que hemos sufrido por cuatro, cinco años, y después hemos logrado levantar, así como hay otros que tal vez han sido bastante fáciles. Pero nada en el mundo de los negocios es fácil, y pagar planilla: entre más grande el negocio, hay que pagar planilla toda la semana, ¡hágale! Entonces estás hablando de pagar millones de millones de horas a esa semana, y que todo mundo debe ser pagado en su día, etc, etc, es un tema complicado.
Don Carlos resume sus consejos con tres palabras: “No se asusten”.