Nacional

Despale colosal… con permisos

* Inauditas autorizaciones para sacar madera de Reserva Bosawás * La mayor parte de los “dueños” son figuras políticas que operan en un enorme estado de corrupción generalizado

REDACCIÓN CENTRAL -La cifra de madera en tucas incautadas por el Ejército en la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, crece de manera astronómica, mientras se confirma que muchas empresas operan legalmente, pero en la práctica de manera sistemática --y a la vista y paciencia de las autoridades respectivas-- atentan contra la sostenibilidad del recurso forestal.
Sólo en las comunidades Santa Fe y La Esperanza, del municipio de Puerto Cabezas, se constató que la empresa guatemalteca “Madera Jirón” tiene cortadas más de dos mil tucas de caoba. Lo más grave es que esa madera preciosa fue cortada de una zona de amortiguamiento de la Reserva Bosawás, denunció Alí Walters Garth, delegado regional de Inafor.
¿Cómo le dieron permiso de despalar en una zona que estrictamente está protegida por ser parte de la Reserva Bosawás?, se preguntó Alí. Agregó que las comunidades y el Consejo de Ancianos se levantaron, protestaron y exigieron que esa empresa no siga operando.
En efecto, los operativos conjuntos de las autoridades forestales y militares han constatado el saqueo generalizado de madera. Por ejemplo, a orillas del río Kukalaya se comprobó que 118 tucas de Cedro Real habían sido trasladadas aprovechando la corriente del río. El Ejército resguarda el “arsenal maderero”.
En el mismo Puerto Cabezas se comprobó que en el Plantel Kukalaya están dos mil metros cúbicos de madera. En Comunidad 51 encontraron 461 trozas propiedad de Heriberto Salgado, quien cuenta con permiso de aprovechamiento forestal.
En el Aserrío del Norte, en la comunidad El Naranjal, su administrador Guillermo Sequeiro reconoció tener en el patio mil quinientos metros cúbicos de madera. Sequeira criticó el Decreto de Emergencia, aduciendo que el presidente Bolaños es un irresponsable, “sólo quedan quince días de verano y tenemos compromisos con clientes, y esta medida nos va impedir sacar la madera que tenemos en la montaña”, reclamó el administrador del aserradero.
Más hallazgos en Sasha
Trece mil setecientos setenta y tres pies cúbicos de madera fueron retenidos por efectivos del Ejército de Nicaragua ubicados en el puesto de control de la comunidad de Sasha en medio del municipio de Rosita y Bilwi.
Según informaciones brindadas por el jefe del Destacamento Militar Norte, coronel Luis Corea Pino, la detención se dio el viernes a las doce y treinta minutos, cuando un camión color azul, marca internacional, con número de placa 182-937, trasladaba desde la comunidad de Wisconsin, del municipio de Waspam, los 13,773 pies cúbicos de madera.
El camión estaba sobrecargado y llevaba una carreta remolcada, también con madera de caoba y cedro real. El conductor Francisco José Vílchez Escobar dijo que su destino era la ciudad de Managua, y la madera sería entregada a una empresa de nombre Mabrinic en la capital.
Según el alto mando militar, la madera corresponde a Oscar Sobalvarro, quien se dice es del Pacífico. También se conoció de dos documentos con numeración 0034-38 y 00b2-41, los cuales demuestran la legalidad de la madera, pero esto será verificado cuando funcionarios del Inafor, la Secretaría de Recursos Naturales del Gobierno Regional y el Ejército Nacional visiten el lugar e inspeccionen el recurso.
El coronel Luis Corea Pino dijo que esta medida se toma dando cumplimiento al Decreto presidencial de Emergencia Económica por el despale indiscriminado que existe en los bosques de las Regiones Autónomas y Río San Juan.
Unos cuantos con todos los permisos
Una fuente ligada al Inafor dijo que la mayoría de los permisos de aprovechamiento de la RAAN está en manos de unos cuantos, supuestamente de tendencia sandinista, entre los que destacan el diputado Pedro Blandón Moreno, de la empresa Prada S.A., Francisco Lemus, de Madensa, el diputado y consejal regional, Eduardo Romero, y su hermano Fermín Romero, ambos de Rosita; Martín Salgado, de Puerto Cabezas, y Enrique Urbina, de Siuna, entre otros, son los dueños de 348 permisos de aprovechamiento forestal en la Región Autónoma del Atlántico Norte, registrados hasta diciembre de 2005.
El Concejal Regional sandinista recién electo Guillermo Espinoza reconoció la presencia de empresarios sandinistas en el negocio de la madera, y consideró que la medida es buena, teniendo en mente la destrucción de los bosques de la región, aunque ésta venga a afectar a los correligionarios.
Durante el 2005 fueron autorizados a despalar por el Inafor un total de 157 mil 556 hectáreas en los bosques del Caribe Norte, equivalentes a 258 mil 961 metros cúbicos de madera. Esto es solamente de lo que se tiene registro, sin tomar en cuenta los despales ilegales.
Para el empresario maderero Jaime Ruiz, la medida del Presidente es meramente política, y tiene como objetivo afectar a los empresarios sandinistas.
Según Ruiz, las empresas Madensa Y Prada perderán más de tres millones de dólares, ya que no podrán exportar playwoods al exterior, donde ya tienen pedidos que atender.