Nacional

Enfrentar a buseros “martillo en mano”

* Insta a no pagar “ilegal” aumento tarifario * Buseros: “Si no quiere alza, que resuelva”

Valeria Imhof

El alcalde de Managua, Dionisio Marenco, hizo un llamado a la población a no pagar el incremento del pasaje del transporte urbano, y recomendó a los managuas defenderse de los buseros con martillo en mano cuando éstos intenten cobrarles la tarifa ilegal de tres córdobas.
“Los transportistas no tienen derecho a cobrar tres córdobas, y si le quieren cobrar eso, simplemente no se lo pague, y si lo quieren bajar del bus, agarre un martillo y péguele al busero en la cabeza, a ver si no lo van a dejan subir”, aconsejó el alcalde, ante la pregunta de una periodista de un canal de televisión.
El presidente de la Cooperativa Colón, Miguel Álvarez, calificó de irresponsable a Marenco, señalando que, con este tipo de declaraciones, está echando más leña al fuego.
“El alcalde no está actuando de manera responsable porque está instigando a la población a la violencia, yo le recomiendo que sea más sensato”, respondió Álvarez.
Señaló que el mismo Instituto Regulador del Transporte Municipal de Managua (Irtramma) ha reconocido que la tarifa supera los tres córdobas, “por lo que, si Marenco no quiere que aumentamos el pasaje, entonces que nos resuelva el problema”, dijo el transportista.
Reitera que no puede hacer nada
Marenco reiteró su incompetencia para solucionar la crisis del transporte y dijo que --con el alza ilegal de la tarifa-- lo único que le queda es sacar de circulación las unidades, lo que, según él, provocaría un problema mayor como una huelga.
“¿Qué quiere que haga yo? Yo le recomiendo que no pague, porque la ley dice que no deben pagar más de 2.50 córdobas, eso es lo que puedo decir, y el que lo paga (los tres córdobas) es porque quiere”, reiteró.
El edil responsabilizó al Gobierno por el incremento del pasaje, señalando que el Ejecutivo sacó a la Alcaldía de la mesa de negociaciones utilizando maniobras como la de querer quitarle la administración del transporte. “Nos sacaron de la Comisión Negociadora, intentaron llevarse Irtramma al Gobierno, y como no pudieron, ahora se están lavando las manos”, dijo Marenco.
A partir del lunes, el Irtramma procedió a multar a los transportistas por estar cobrando la tarifa de tres córdobas, y hasta el día de ayer habían sancionado a 220 buseros.
“Estamos siguiendo los pasos legales, pero yo espero que podamos negociar rápido, para que con el petróleo venezolano logremos bajar la tarifa”, expresó Marenco.
El edil calificó de absurdo que la Cancillería nicaragüense señale de injerencista al gobierno del presidente Hugo Chávez, cuando éste sólo está tendiendo la mano al pueblo de Nicaragua comercializando petróleo a precios más baratos.