Nacional

Violencia en Hacienda

* Médicos Pro Salario se tomaron piso del Ministro cuando sesionaban con países donantes * Ministro denuncia destrucción, agresiones y secuestro * Médicos y promotores del Cenidh fueron violentamente reprimidos y encarcelados en las afueras del ministerio

Mientras algunos médicos eran fuertemente reprimidos por la Policía Nacional, otros gritaban a todo pulmón: “Ahí vienen…, los manda el corrupto de Bendaña, ¿cuánto quieren de coimas para que no nos golpeen?, sean eficientes en el caso de Polanco…”
Los médicos Pro Salario contrarrestaban así la actitud hostil con que fueron agredidos durante una toma violenta de las instalaciones del Ministerio de Hacienda y Crédito (MHCP). Los galenos a la vez criticaban la poca beligerancia en las investigaciones policiales sobre regalías a miembros de la institución.
La toma de este ministerio dejó 88 médicos detenidos (60 por ciento mujeres) y 22 heridos, lo que originó una denuncia ante el Ministerio Público.
Hacienda acusará
No obstante, el ministro de Hacienda y Crédito Público, Mario Flores, aseguró que va a acusar a los galenos por secuestro, lesiones al personal de esta institución y daños a la propiedad.
Los hechos sucedieron ayer en la mañana. Según Flores, un grupo de médicos acompañado por la dirigencia del Movimiento Pro Salario se presentó a las instalaciones del ministerio de manera violenta, arrancaron los teléfonos de la recepción, golpearon a una de las personas que atiende la planta telefónica, y luego se dirigieron al cuarto piso, donde no permitieron la libre movilización del personal que ahí labora.
Además de la recepcionista golpeada, el Ministro de Hacienda denunció en conferencia de prensa que otros empleados fueron agredidos por los médicos Pro Salario, entre ellos Karina González, periodista de la institución; Rodolfo Quintana, quien trabaja en su despacho; David Ruiz, quien ve la parte de informática, y el viceministro Juan Sebastián Chamorro.
“A mí también me agredieron, tan es así que al final una jovencita me lanzó un objeto y me pego acá (señala arriba de la ceja), que si no me he capeado me pudo dar perfectamente en el ojo”, expresó Flores.
Sesionaban con países cooperantes
Al momento de la toma médica se realizaba en el MHCP una reunión con miembros de la cooperación internacional, en la que participaban representantes de 15 países y organismos internacionales.
“Lo grave de este asunto es que estábamos conversando con representantes de la comunidad internacional, viendo el apoyo presupuestario para el segundo semestre y los próximos años, y dentro de este contexto se escuchaban los gritos que estaban haciendo, alterando todo el orden y la tranquilidad de la reunión”, agregó.
Sorprendió la violencia médica
Flores responsabilizó de estos actos directamente a la dirigencia de los médicos Pro Salario, señalando específicamente a los doctores Elio Artola, Léster Espinoza y Roberto López.
“Vamos a tener una acusación. Claro que vamos a acusar por haber entrado al edificio con la violencia con que entraron, por haber agredido al personal del Ministerio de Hacienda y por hacer los daños que realizaron en el edificio”, sostuvo.
Flores se mostró sorprendido con la actitud que tomaron los médicos, ya que hacía dos días se habían reanudados las negociaciones y estaban a punto de llegar a un acuerdo final. Supuestamente hasta ya se había contactado al Arzobispo de Managua, monseñor Leopoldo Brenes, para que fuera garante.
“A mí me ha sorprendido la forma en que ellos cambiaron cuando estábamos cerca de alcanzar un acuerdo, cambian de esta manera abrupta, vienen a hacer un secuestro prácticamente acá, secuestran a la comunidad donante y al personal del Ministerio de Hacienda, porque no nos permitieron la libre movilidad de una oficina a otra”, manifestó.
Estos hechos alejaron aún más una posible solución al problema de la huelga médica que lleva ya seis meses.
“En este momento, cómo puedo negociar con alguien que ha venido con esa violencia. Vienen ellos hoy (ayer) y quieren que negociemos bajo un ambiente hostil, desafortunadamente, creo yo, de forma racional no se puede hacer eso”, apuntó.
La represión afuera
Mientras todo lo revelado por Flores supuestamente ocurría a lo interno de la institución, otro grupo de médicos era reprimido afuera por agentes policiales, resultando agredidos también activistas del Centro Nicaragüense de los Derechos Humanos (Cenidh).
“Hemos estado conteniendo a los médicos para que no caigan en provocación. Es cierto, que se hayan tomado ese edificio no es para aplaudirlo, pero los médicos tienen cinco meses, y los oídos sordos del Gobierno ahí están, no hay respuesta…”, señaló el director jurídico del Cenidh, Gonzalo Carrión.
Unos minutos después de las declaraciones de Carrión, se produjo el primer forcejeo entre la Policía y los médicos que se encontraban atrincherados en el portón trasero del ministerio.
Ya había ingresado a la institución una brigada de antimotines. De adentro se oían unos gritos: “Nos están matando”. También se escuchaban sonido de cristales rotos.
Esto provocó que los médicos que se encontraban afuera intentaran ingresar al ministerio, pero la Policía no lo permitió.
Crece violencia
Narciso Gutiérrez Pérez, cirujano del hospital de Chinandega, fue el primer médico detenido. Gonzalo Carrión, del Cenidh, quiso evitar que se lo llevaran, y más bien fue arrastrado por la Policía.
“Si la Policía tiene técnicas, tiene procedimientos aprendidos, sabe cómo enfrentar esta situación. Cinco minutos antes que nos arrastraran a varios del Cenidh, habíamos dicho que la Policía tiene orden de reprimir, y parece que iban con todo. Eso se llama brutalidad policial. Ahí sí tenemos efectividad policial, y no porque nos la hayan hecho a nosotros”, manifestó Carrión.
Los ánimos se caldearon, y la Policía comenzó a hacer una redada en la parte trasera y delantera del ministerio, donde protestaban los médicos. Cada captura significaba uno o dos galenos golpeados.
Carlos Duarte, médico del hospital “La Mascota”, recibió una serie de cachiporrazos de parte de la Policía, cuando se interpuso para que no se llevaran a unas compañeras que estaban frente al ministerio.
“Nosotros estamos exigiendo simplemente un reajuste salarial, en respuesta hoy ustedes han visto cómo salvajemente la Policía nos ha vapuleado, no importa el sexo, se ensañan más en las mujeres utilizando la fuerza bruta”, expresó Duarte.
Cuando la mayoría de los protestaban habían sido apresados y trasladados a la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), la brigada de antimotines que se encontraba dentro de la institución salió custodiando a los médicos que habían realizado la toma del edificio.
“Esta orden es de Bolaños. Nuestros salarios están en el APRE”, dijo el doctor Léster Espinoza, cuando era montado al bus que trasladó a los detenidos.
Todos los dirigentes que participaron en la toma salieron, menos el presidente del movimiento Pro Salario, Elio Artola, quien se asomaba por los cristales cuando sus colegas eran llevados a la DAJ.
Médicos también acusan
Por la tarde, los médicos y miembros del Cenidh interpusieron una denuncia ante Fiscalía por la actitud violenta con la que fueron desalojados del Ministerio de Hacienda.
El fiscal general Julio Centeno Gómez, recepcionó la denuncia y dijo que va a ser tratada de manera muy profesional. “Vamos a ver este caso con mucho cuidado, debido a que esta situación obedece a un problema de contenido social. Todas las autoridades debemos poner de nuestra parte y ser conciliadores”, dijo.
En cuanto a la denuncia que interpondrá el Ministerio de Hacienda en contra de los galenos por secuestro y daños a la propiedad, Centeno Gómez respondió que van a valorar la denuncia, ya que son delitos muy delicados.
“Vamos a llevar las dos investigaciones para ver de qué manera se resuelve de una forma transparente”, señaló.
Protesta del Cenidh
Por su parte, la presidenta ejecutiva del Cenidh, doctora Vilma Núñez de Escorcia, explicó que esta acusación en contra de los médicos Pro Salario es absurda, ya que es una forma de criminalizar las protestas sociales. Además, agregó que ésta es la nueva medida que se está empleando en Latinoamérica en contra de todas las luchas sociales.
Adelantó que van a introducir una denuncia por parte del Cenidh, ya que durante la protesta también resultaron golpeados Bayardo Izabá y Gonzalo Carrión, funcionarios de esta organización.
“Sabemos que estamos denunciando al agresor, en este caso la Policía, que realiza las investigaciones y se convierte en juez y parte. La Policía sólo es ejecutora, por eso responsabilizamos al Presidente de la República”, dijo.
Reacción de Fetsalud
Lo sucedido con los médicos provocó diversas reacciones. Gustavo Porras, dirigente de la Federación de Trabajadores de la Salud (Fetsalud), anunció en conferencia de prensa que todas las unidades de Salud se declararán en “paro indefinido” hasta que liberen a los 88 médicos detenidos durante la toma del Ministerio de Hacienda.
“Condenamos las acciones de represión del gobierno y nos solidarizamos con los compañeros Pro Salario”, dijo Porras.
Porras también indicó que ninguna presencia de extranjeros ni ONG internacional justifica las acciones tomadas contra los trabajadores de la Salud. Finalmente, convocó a los trabajadores de la Educación y a la población en general para que se sumen a la huelga y “apoyen el paro hasta que suelten a los detenidos.”
La bancada sandinista en la Asamblea Nacional y la Convergencia emitieron un comunicado “repudiando la salvaje acción represiva, ordenada por el gobierno”.
El Ministerio de Relaciones Exteriores defendió la acción ejercida por la Policía en otro comunicado, aduciendo que en el momento que se produjeron los hechos en el Ministerio de Hacienda, se encontraban funcionarios diplomáticos y de organismos internacionales participando en una reunión.
“Que en base a la obligación del Estado de Nicaragua y apegándose a lo dispuesto en la Convención de Viena sobre Funciones Consulares de 1961, la Policía Nacional procedió a cumplir con la obligación del Estado de proteger la integridad física, así como garantizar la seguridad y libertad de los funcionarios diplomáticos que se encontraban en el edificio”.

(Con la colaboración de Leonor Álvarez)