Nacional

“Orden fue eliminar bancos y gran atraco”

* Discusión entre los asistentes sobre si cabe la anulación de esa clase de títulos * Según Francisco Mayorga, instrucciones de “reducir” la banca partieron del FMI, y las ideas del saqueo de “los pisadas de un animal grande” * END recuerda: desde el lunes en varias entregas, todo lo que usted quiera saber sobre este escabroso caso

Luis Galeano

Algunos de los principales personajes que tienen que ver con la emisión de Certificados Negociables de Inversión (Cenis), de la reclasificación de las carteras de los bancos quebrados y de la supervisión bancaria, asistieron a un debate público relacionado al tema que fue celebrado ayer en la Universidad Centroamericana (UCA).
Ni el ex presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), Noel Ramírez, ni el ex gerente de esa institución y actual ministro de Hacienda, Mario Flores, ni el actual superintendente de Bancos, Víctor Urcuyo, concurrieron a debatir en el evento organizado por la Facultad de Derecho de esa casa de estudios y que fue televisado por el Canal 10.
Tanto Flores como Urcuyo declinaron sin mayores razones de participar en el debate, mientras que el ex presidente del BCN, Noel Ramírez, según el conductor del debate, Jaime Arellano, decidió no asistir al debate, “porque consideró que no era prudente, ni era el momento indicado para hacerlo”.
Arce tampoco llegó
Arellano incluso llegó a afirmar que esos funcionarios se estaban “escondiendo” y que, por ello, no habían aceptado participar en la actividad en la cual estuvieron como oyentes decenas de estudiantes de la UCA.
Los que sí estuvieron presentes en el evento fueron el presidente de la Contraloría, Guillermo Argüello Poessy, el economista de la Coordinadora Civil, Adolfo Acevedo, el ex presidente del Banco del Café, Francisco Mayorga, y el experto en derecho bancario y directivo de la Superintendencia de Bancos (SIB), Antenor Rosales.
Al debate también estaba invitado el diputado sandinista Bayardo Arce, pero a última hora informó que no podía asistir “por un contratiempo”.
“Nos engañaron y se burlaron”, dice contralor
El contralor Argüello reiteró que la emisión de los Cenis fue ilegal, que por eso la denunciaron de nulidad y que, por tanto, la deuda de 500 millones de dólares no tiene razón de ser, porque son el producto de una deuda “ficticia”.
Al referirse a la renegociación de esa deuda que el presidente Enrique Bolaños presentó como un triunfo en 2003, Argüello afirmó que “se han burlado del pueblo y nos han engañado, porque hasta pagaron 10 millones de dólares de compensación a un banco para que bajara de 17% a 9 % los intereses de los Cenis”.
Acevedo afirmó que el BCN no tenía facultades para aprobar deuda pública a través de Cenis, porque eso le correspondía al Parlamento, y que cuando los emitió puso en riesgo la estabilidad económica del país, porque para cubrirla utilizó el 80 por ciento de las reservas internacionales que tenía en ese momento.
“Fue el atraco del siglo”, afirma “Panchito”
El ex presidente del Bancafé, Francisco Mayorga, afirmó que al momento en que intervinieron esas entidades financieras, el Interbank, el Bamer y el Banic, había “un propósito deliberado de eliminar a una parte de la banca y fortalecer a otra parte, y todo esto se hizo con la aprobación del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM)”.
Agregó que por medio de las quiebras bancarias, el BCN se puso a la cabeza del “atraco del siglo”, porque existían suficientes fondos y garantías en las carteras de los bancos quebrados para responder a los cuenta-habientes, sin necesidad de que el Estado emitiera los Cenis.
Lo afirmado por Mayorga, economistas independientes y otros ex directivos de bancos quebrados sobre “el enorme fraude”, usted podrá verificarlo en una serie de reportajes investigativos que a partir del lunes publicará EL NUEVO DIARIO, que fueron elaborados por nuestra colega Eloísa Ibarra.
Directivo de la SIB: “Los títulos valores no se pueden anular”
El directivo de la SIB, Antenor Rosales, dijo que el “derecho de abstracción” de títulos valores como los Cenis no permite la nulidad de los mismos, dando a entender que no queda más remedio que pagar la deuda de 500 millones de dólares.
Añadió que el sigilo bancario no rige a los activos de los bancos desde el 30 de noviembre del año pasado, cuando se publicó en La Gaceta la Ley 561, de reforma a la Ley General de Bancos, y que, por tanto, no entiende por qué la Contraloría sigue solicitando al procurador que pida al juez que se le entregue la información que requieren para llegar al fondo del asunto de los Cenis.
A las afirmaciones de Rosales respondió el contralor Argüello, quien señaló que cuando un título valor es viciado desde su emisión, sí se puede anular. “No es cuestión de decir que ya nos robaron, y ahora hay que pagar por ese robo”.
Sobre el sigilo bancario dijo que el titular de la SIB, Víctor Rosales, les envió una carta el pasado 17 de abril en la que se ampara en el sigilo bancario para no proporcionarles la información que requieren, a menos que lo ordene un juez.
Acevedo concluyó recomendando a la población que se manifieste y haga presión para que las entidades del Estado que poseen la información por medio de la cual podría conocerse el trasfondo de los Cenis, la entreguen y se puedan saber las magnitudes “del mayor robo de la historia de Nicaragua”.

EL NUEVO DIARIO, cumpliendo con su compromiso social como medio de comunicación de los nicaragüenses de informar con veracidad y objetividad, decidió escudriñar a fondo sobre lo que realmente ocurrió en la emisión de los Cenis, y por eso a partir del lunes publicará una serie de reportajes relacionados con el manejo de esos títulos valores que ahora significan una pesada deuda de 500 millones de dólares.
Se trata de una radiografía del más grande fraude nacional, desde dónde y cómo surgió la idea de quebrar bancos, la emisión de los Cenis, la manipulación de los créditos, la subasta de los bienes por parte del BCN, la renegociación de la deuda y quiénes fueron los principales responsables de este asunto.
¿Un delito sobre otro, o una medicina que se volvió enfermedad, al provocar un endeudamiento interno sin precedentes que grava el futuro desarrollo de Nicaragua y la economía de cada uno de los nicaragüenses, y cuya renegociación también es otro enorme fraude?
Ésta y otras interrogantes podrá responderlas el juicio de nuestros lectores, al repasar la recopilación de investigaciones periodísticas publicadas sobre todo en el año 2001, a la par de nuevas investigaciones sobre las intervenciones y liquidaciones ejecutadas durante la administración de Arnoldo Alemán.