Nacional

Violentos enfrentamientos entre médicos y policías

Los agentes antimotines utilizaron gases lacrimógenos para sacar a más de un centenar de huelguistas que desde la mañana se encontraban atrincherados en Hacienda.

A golpes y empujones, y con un saldo aún no determinado de lesionados, fueron desalojados los médicos que ocuparon hoy el Ministerio de Hacienda y Crédito Público para exigir una respuesta a sus demandas de aumentos salariales.
Los agentes antimotines utilizaron gases lacrimógenos para sacar a más de un centenar de huelguistas que desde la mañana se encontraban atrincherados en el cuarto piso del edificio.
En el exterior de la instalación otro numeroso grupo de galenos a los que se les impedía la entrada, trató de evitar que sus colegas fueran subidos a buses y patrullas y conducidos en calidad de detenidos a una cercana estación de Policía.
En el altercado resultaron golpeados algunos médicos y al menos dos representantes del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), que había enviado a varios de sus miembros al lugar para tratar de interceder.
El edificio se encuentra aún rodeado por los uniformados, mientras que los manifestantes anunciaron que no se retirarán del lugar hasta obtener una respuesta a sus demandas.
“Vamos a mantenernos aquí todo el tiempo que sea necesario”, aseguró el doctor Carlos Duarte.

La representante del CENIDH, Vilma Núñez, a quien las autoridades no le permitieron ingresar en el edificio, condenó lo que calificó de "acto de represión", y no dudó en responsabilizar al presidente Enrique Bolaños por la situación.
La Federación Médica, a punto de cumplir seis meses en huelga, exige un incremento salarial de 30 por ciento al margen del 13,25 otorgado a principios de año por el gobierno.
Este viernes, sin embargo, anunciaron que están dispuestos a reintegrarse a sus puestos de trabajo si las autoridades les prometen homologar sus sueldos con los del resto de sus colegas de Centroamérica en un término de cinco años.
Otros cuatro galenos mantienen desde hace más de una semana una huelga de hambre en la sede de la Cruz Roja, pero el gobierno no da señales de que vaya a atender las demandas.