Nacional

Empleada despedida mata a 5 y se suicida

*** Regresó repartiendo balazos a diestra y siniestra *** “Comportamientos extraños” provocaron su despido por quejas de sus ex compañeros *** Cuando acudió la Policía se encontró cuadro dantesco y a la atacante muerta en la zona de carga

Una ex empleada de un centro de clasificación y distribución postal de California (oeste), abrió fuego contra la oficina de donde fue despedida hace dos años, y tras asesinar a cinco personas y herir de gravedad a una sexta, se suicidó, informó la Policía este martes.
Un balance anterior daba cuenta de siete muertos en total, pero el comisario de Santa Bárbara, Jim Anderson, indicó el martes en la tarde que habían sido cinco los muertos, además de la atacante, que al parecer se suicidó de un disparo en la cabeza después de su acción.
El sangriento ataque estalló alrededor de las 21 horas locales del lunes en la ciudad californiana de Goleta, cerca de Santa Bárbara, a unos 160 kilómetros al noreste de Los Ángeles.
Cuando las autoridades respondieron a los llamados y se dirigieron al lugar “encontraron dos víctimas muertas por los disparos en la zona de carga del correo”, precisó el sargento Erik Rainey, de la comisaría de Santa Bárbara.
Un responsable de alto rango del correo estadounidense, Randy DeGasperin, indicó en conferencia de prensa que la atacante había sido despedida después de mostrar comportamientos extraños, que llevaron a sus compañeros a llamar a la Policía.
“Fue más por su seguridad (que fue despedida), dado su comportamiento”, afirmó DeGasperin, sin más precisiones.
Entró por zona de carga
La ex empleada aparentemente ingresó a la zona cerrada de carga del correo, siguiendo a un vehículo a bordo de su propio auto. En el lugar, la Policía encontró dos cuerpos, luego cuatro más adentro, uno de ellos el de la atacante.
“Un acto de violencia siempre marca el espíritu, pero particularmente en una comunidad como la nuestra, donde nuestros vecinos son nuestros amigos, y donde la violencia, en cualquiera de sus formas, es extremadamente rara”, declaró el alcalde de Goleta (55,000 habitantes), Johnny Wallace.
Los equipos de Policía clausuraron el edificio en esta oficina con operaciones las 24 horas.
“Es increíble, había gente mirando cómo se le disparaba a otra gente”, contó al diario de Santa Bárbara un trabajador postal no identificado que estaba en el lugar de la escena. Agregó que la mujer debió ser sacada por la fuerza del edificio cuando fue despedida.
El diario cita a vecinos que dijeron que escucharon entre ocho y diez disparos antes de la llegada de la Policía al lugar. “Tuve que pasar al lado de un cadáver cuando me dirigía hacia el estacionamiento”, agregó el empleado.
Cuando los equipos de policías de élite y los servicios de emergencia llegaron al lugar del tiroteo, evacuaron a los empleados que se encontraban todavía en el edificio, antes de empezar a buscar a la sospechosa de haber abierto fuego, a quien encontraron muerta.
“Aparentemente de una herida provocada por ella misma”, precisó por su parte el comisario de Santa Bárbara, Jim Anderson.
Una empleada alertó a la Policía desde el edificio tres horas después de la tragedia, señaló el periódico.
El ataque de la mujer es el último de una serie de importantes agresiones armadas de trabajadores postales estadounidenses en años recientes.
En el primer episodio, ampliamente tratado por los medios, en agosto de 1986, el trabajador postal Patrick Sherrill disparó y mató a 14 colegas e hirió a otros seis en menos de diez minutos en Edmond (Oklahoma, suroeste).
En 1993, el último registrado, otro trabajador contrariado arrasó una oficina postal en Dearborn, Michigan, donde mató a una persona, hirió a otras dos y luego se disparó a sí mismo.