Nacional

“Niña” viene más insolente

El fenómeno puede causar lluvias intensas y mayores que lo normal en la Región del Pacífico y menores en la región del Atlántico; además de exceso de humedad que puede provocar daños en los cultivos, inundaciones, deslizamientos de tierra y brotes de enfermedades.

Valeria Imhof

Organismos meteorológicos internacionales han comenzado a advertir sobre la posibilidad de que se desarrolle en Centroamérica el fenómeno de la Niña, lo que podría ocasionar intensas lluvias en la región.

La Niña, también denominada Evento Frío de El Niño Oscilación Sur (ENOS) se presenta con el enfriamiento de las aguas del Océano Pacífico Tropical más allá de lo normal. En una nota de prensa, el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) señala que se ha redoblado la vigilancia meteorológica ante el advenimiento del fenómeno a Nicaragua.

El Ineter informa de que el fenómeno puede causar lluvias intensas y mayores que lo normal en la Región del Pacífico y menores que lo normal en la región del Atlántico; y advierte que este exceso de humedad puede provocar daños en los cultivos, inundaciones, deslizamientos de tierra, brotes de enfermedades, etc.

El ENOS consta, entre otros, de dos fenómenos oceánicos principales: el calentamiento atípico de las aguas tropicales del océano Pacífico, llamado popularmente fenómeno de El Niño, y, por otro lado, el enfriamiento atípico de las mismas aguas, fenómeno conocido como La Niña.

Los últimos reportes meteorológicos predicen condiciones neutras hasta junio del 2006 mientras que los diagnósticos recientes de El Centro de Predicción Climática (NCEP) de la NOOA, el Instituto de Investigaciones Internacionales para la Predicción del Clima (IRI) y el Buró Meteorológico de Investigaciones Climáticas de Australia (BMRC) indican que continuará manifestándose un enfriamiento de la temperatura de la superficie del mar en el centro y este del Océano Pacífico y que está condición continuará en los próximos tres meses.

Podría manifestarse en febrero

Solamente el IRI manifiesta que el evento La Niña pueda ocurrir entre febrero y marzo, con una probabilidad del 50 por ciento. Por otra parte se pronostica una temporada de huracanes en el Atlántico más activa de lo normal.

Según datos de precipitación de los últimos 34 años del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), los años 1973, 1988, 1995, 1996 y 1998 han sido muy lluviosos, presentando acumulados máximos anuales de precipitación de 2,533 milímetros en la vertiente del Pacífico a 4,395 en la vertiente del Atlántico. “Todos estos años estuvieron bajo la influencia de el fenómeno La Niña”, advierte la nota del Ineter.

Además resalta que en los años 1988, 1996, 1998 se registraron la mayoría de los record máximos de precipitación acumulada en 24 horas que oscilan entre 170.0 milímetros y 376.1 milímetros ya que en estos años el país fue afectado por los huracanes Joan, Mitch y César, respectivamente.

El Ineter se encuentra monitoreando toda la información posible sobre las actuales condiciones oceánicas atmosféricas en el Océano Pacífico Tropical, dice la nota de prensa.