Nacional

Empiezan protestas en el Poder Judicial

* Dice que no pueden destinar para salarios el dinero de gastos administrativos, porque sería tirarle “mendrugos a la opinión pública” para que los critiquen

Como parte de la jornada de protesta que este lunes iniciaron los jueces, magistrados y trabajadores del Poder Judicial, hoy realizarán un plantón en la Corte Suprema de Justicia (CSJ) para exigir aumento salarial, pero desde ayer el presidente de ese poder del Estado, Manuel Martínez, “les cantó cero”, al decir que “hay un montón de gente que quiere esos cargos de jueces y secretarios porque saben el salario que devengan”
“El derecho de huelga es un recurso violento, es cierto que lo contempla el fuero del trabajo, están en su derecho, pero la huelga de un servidor público es decirle al pueblo no quiero servirte”, apuntó Martínez, quien llegó a los juzgados para entregar 11 nuevas motocicletas a la Oficina de Notificaciones, pero al ver que había una huelga de brazos caídos terminó advirtiendo a los trabajadores que revisarán si cumplieron o no con los procedimientos de ley para irse a paro.
Los jueces y trabajadores respondieron anunciando que si hoy no hay respuesta de la Corte Suprema en pleno a sus demandas, que no sólo son salariales, intensificarán las protestas. Ayer sólo dejaron de atender unas cuantas horas, pero los juicios y audiencias se realizaron normalmente.
La Asociación de Jueces y Magistrados de Nicaragua y la Federación de Trabajadores Judiciales están demandando un 20 por ciento de aumento salarial para los que ganan menos de 10 mil córdobas al mes; 15 por ciento para los que perciben entre diez y 20 mil córdobas, y un 10 por ciento para los que devengan un salario mayor a los 20 mil córdobas.
Pero Martínez dijo que no hay dinero para aumentos: “No es un secreto que el Fondo Monetario Internacional (FMI) prohibió los aumentos de salarios a los funcionarios públicos y tampoco es un secreto que en el Presupuesto General de la República no se nos concedió la cantidades solicitadas”.
El presidente de la CSJ dijo que si tuviesen los fondos, no tendría inconveniente en aumentarles, pero el caso es que “los centavos” que les otorgaron son para gastos de administración cotidiana.
Mendrugos a la opinión pública
Apuntó que por responsabilidad administrativa, esos fondos no pueden ser usados para aumentar salarios, “porque sería como tirarle más mendrugos a la opinión pública para que hable mal del Poder Judicial”, que sólo es un administrador “porque el patrón es el Estado”.
El vicepresidente de la CSJ, Rafael Solís, contradijo al presidente de la Corte, al decir que de los 99.7 millones de córdobas que les entregaron como aumento presupuestario, bien podrían destinar 40 millones para el aumento de salario. “Esa es una situación que la Corte tiene que decidir porque es un problema nuestro y no del Gobierno. Nosotros no tenemos que seguir lineamientos del Fondo Monetario”, manifestó Solís.
El vicepresidente de la CSJ indicó que a lo interno de la Corte hay posiciones divergentes en torno al aumento, porque hay unos que creen que debe otorgarse, mientras que el otro grupo teme las posiciones del FMI y del gobierno, pero las diferencias podrían resolverse en la reunión de Corte Plena proyectada para hoy.
Pero con reunión o no, el caso es que Ildefonso Agurcia, Secretario de Actas de la Federación de Trabajadores Judiciales, afirmó que hay dinero, porque el año pasado hubo aumento de salario hasta en un 50 y 70 por ciento en las áreas administrativas de la CSJ.
“Aquí lo que estamos pidiendo son 600 “pesos” para una afanadora y mil “pesos” para un mecanógrafo, y ellos le recetaron 15 mil “pesos” a una sola persona. Además, el año pasado compraron ocho o diez camionetonas Prado del año… que no me vengan a decir que no hay presupuesto”, cerró diciendo Agurcia.
En Estelí la posición de los sindicalistas es la misma. En los juzgados Locales y de Distrito, y en el mismo Tribunal de Apelaciones de la región segoviana, los trabajadores suspendieron labores por varias horas para exigir nivelación salarial.