Nacional

Extraños altares en la casa de “mataviejitas”


La Crónica y El Universal, México.--
Tres altares, uno de ellos con tres imágenes de “La Santa Muerte”, fue parte de lo que encontraron elementos de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal y de la Policía Judicial del Estado de México durante el cateo que ayer realizaron en la casa de Juana Barraza Samperio, la Mataviejitas.
Luego de que la orden la girara un juez, la inspección comenzó a las 19:10 horas y concluyó a las 22:52 y participaron más de una treintena de elementos de ambas corporaciones.
Al final, sacaron diez bolsas de plástico negras con objetos, de los que no se dieron detalles, y 28 sobres, de los que no se reveló el contenido.
Elementos de servicios periciales de la Pgjdf encontraron una bata blanca con el logotipo del Seguro Social; zapatos y medias del mismo color e identificaciones de algunas de las ancianas hoy muertas, de quienes tampoco se reveló la identidad.
Altares y rituales
Vestidos con traje obscuro o con bata y guantes blancos, los investigadores descubrieron, al entrar al domicilio —ubicado en calle Abeto, la manzana 35, lote 3 colonia Izcali Ayotla, municipio de Iztapaluca— dos recámaras, sala, cocina y un reducido baño, que Juana Barraza Samperio gustaba de poner pequeños altares.
Uno dedicado a la Santa Muerte, el cual tenía tres imágenes: una dorada, otra roja y una blanca con negro. A un lado había un frutero con ocho manzanas y, cerca, una botella de tequila.
Otro altar estaba dedicado a Jesús Malverde, el patrono de los narcotraficantes. Y otro más formado por elefantes y monedas. Todos colocados en una repisa. También había veladoras, bálsamos y un libro de rituales.
Ahí mismo, en esa especie de juguetero, había una fotografía de una persona, que no se distinguía quién era, pues encima tenía una piedra y a un lado de la imagen, un vaso con agua.
En el domicilio también había dos fotografías, una grande, donde se ve a Juana luchando y tiene una máscara color fucsia; en la otra, aparece también luchando, pero sin máscara.
Mientras se llevaba a cabo el cateo, afuera permanecía la valla humana hecha con policías del Estado de México, quienes cuidan el domicilio desde el miércoles.
Ocho minutos antes de las once de la noche, los peritos sellaron la puerta blanca y dejaron para resguardar el lugar a la Policía mexiquense.
Celda restringida
Antes de ser ingresada a una celda restringida debido a su peligrosidad, la presunta Mataviejitas apareció detrás de la rejilla de prácticas, en todo momento cubriéndose el rostro.
Juana Barraza Samperio ya no era la mujer que encaraba a los medios, el miércoles, mientras reconocía que, minutos antes, había estrangulado a una mujer de 82 años.
Esta vez, la presunta asesina serial de mujeres de la tercera edad se mostró resignada ante el juez 67 penal, Enrique Juárez -con sede en el Centro Femenil de Readaptación Social Santa Martha Acatitla-, el Ministerio Público y la fiscal de Procesos Oriente, Ofelia Urtusuástegui.
Quien fuera una de las criminales más buscadas por las autoridades policiacas, dio a conocer, con apenas un hilo de voz, que no sabía escribir, pues nunca fue a la escuela, mientras que varios curiosos se estiraban para alcanzar a escuchar su interrogatorio en el juzgado penal.