Nacional

Dos trasplantes de riñón a niños

* Primera cirugía de este tipo que se realiza en el Sistema Público de Salud * Valiosa cooperación de especialistas costarricenses, quienes además adiestran a médicos nicaragüenses

Lucía Navas

Crisle y José casi no hablan por lo débiles que están. Siguen conectados a aparatos mecánicos, pero eso no opaca el que ahora tienen la oportunidad de sobrevivir a la insuficiencia renal crónica.
El poder desafiar a la enfermedad es gracias a que sus padres se desprendieron de un riñón para que les fueran trasplantados. Las operaciones las realizaron equipo médico compuesto por cirujanos del Hospital del Niño de Costa Rica y de “La Mascota” de Nicaragua.
La proeza se celebra por partida doble. Con el trasplante de riñón se les salvó la vida a Crisle Bolaños, de siete años, y a José Monge Blanco, de 16, pero también significa uno de los más importantes saltos en el ramo de la ciencia médica en Nicaragua, pues es realidad que en el Sistema de Salud Público ya se realizan tan complicadas cirugías en menores.
“Ya podemos intentar evitar que mueran nuestros niños al urgirles un trasplante de riñón, ya que contamos con los quirófanos, el instrumental, y pronto tendremos el personal médico nacional capaz de hacerlo”, destacó la doctora Mabel Sandoval, jefa de Nefrología del Hospital “Manuel de Jesús Rivera”.
Primeras cirugías de este tipo
En este hospital, conocido también como “La Mascota”, se realizaron exitosamente durante esta semana las dos primeras cirugías de este tipo a nivel del sistema de salud público. Las mismas fueron efectuadas por una brigada médica de Costa Rica, encabezada por el médico Gerardo Morabadilla, con la participaron de especialistas nicaragüenses.
Crisle y José son los primeros en recibir un riñón nuevo de parte de sus donantes, que en este caso fueron sus padres.
También le retiraron los dos riñones al joven Jeffry Molina, de 19 años, al haberles dejado de funcionar, siendo sometido a intervención para hemodiálisis, que la recibe actualmente, y a más tardar en junio de este año tendrá su nuevo riñón.
La doctora Mabel Sandoval destacó que los trasplantes también se dieron gracias al apoyo financiero de parte de la Fundación Bambino Nefropático de Italia, y la Asociación de Niños Nefropáticos de Nicaragua.
“Los costos del tratamiento para evitar el rechazo del nuevo riñón son demasiado elevados, al costar por año, como mínimo, 8 mil dólares. Los padres de los pacientes no podrían cubrir esos gastos, y no será necesario, ya que se les garantizarán gracias a las fundaciones que apoyan el programa del hospital”, dijo Sandoval.
Este tipo de cirugía en hospitales privados cuesta entre 25 mil y 30 mil dólares.
Explicó que en lista de espera por el trasplante están ocho niños que sufren de insuficiencia renal crónica, los que no esperarán mucho, ya que está programada para este año la venida de otra brigada del Hospital del Niño de Costa Rica. Además, especialistas nacionales están terminando de prepararse para practicar las intervenciones.