Nacional

Crisis en Salud se pasará a las calles

* Representante del FMI le pone sello a la inflexibilidad del gobierno * Aumento a médicos ni en dinero ni en especies y Fetsalud ya tiene sus propias demandas

Cierres totales de los hospitales, protestas en las calles y reclamos en las sedes de los organismos internacionales, es lo anunciado, por separado, por la Federación Médica y la Federación de Trabajadores en un recrudecimiento de la crisis en el sector Salud.
Los médicos advirtieron al gobierno que mantendrán el “paro de brazos caídos” en los centros asistenciales públicos del país, el que acompañarán con protestas en las principales avenidas de la capital a partir de la próxima semana, por el rechazo del Ejecutivo de llegar a un acuerdo sobre la última propuesta.
El gremio médico accedió a una reducción de sus demandas salariales hasta en un 30% (de más del 70% que exigían), aceptando que se les dé vía bono de canasta básica y asignación de combustible mensual, además de un seguro de vida y el proyecto habitacional, pero Hacienda y Crédito Público rechaza la propuesta porque sale de los montos establecidos en el Presupuesto de la República pactado con los organismos financieros internacionales.
Lo único que ceden negociar es lo referido a los médicos residentes, ya que el Ministerio de Salud (Minsa) no acepta que se pretenda que se les nivele el salario a la categoría de un médico de base, por considerarles estudiantes a los que se les permite practicar en los hospitales, y porque ya se les paga.
El resto de lo demandado no lo modifican. Así lo afirmó el doctor Léster Espinoza, directivo de la Federación. “No vamos a bajar del 30% de aumento que significa para los médicos 120 millones de córdobas. Estamos siendo flexibles al aceptar menos de lo que inicialmente pedíamos, y hasta aceptamos que sea en “especies”.
Las protestas de Fetsalud
Lo reclamado por Fetsalud es incrementos salariales del 48 % para los trabajadores, 400 millones para abastecer los hospitales de medicamentos y 40 millones para convenio colectivo.
El diputado sandinista Gustavo Porras anunció que protestarán cerrando el tránsito frente a todas las unidades de Salud, y para la segunda semana de febrero harán plantones frente a las sedes de Organismos Financieros Internacionales como FMI, BM y BID, entre otros.
Prometió que se continuarán atendiendo las emergencias en los centros asistenciales, pero advirtió que en la tercera semana de febrero, si no tienen repuestas a sus demandas, cerrarán las áreas privadas que funcionan en los hospitales, y anunció una marcha nacional para el 17 de febrero.
FMI y Gobierno sin ceder
Léster Espinoza, dirigente del gremio médico, se atrevió a afirmar que el gobierno no puede seguir justificando el impedimento del programa con el Fondo Monetario Internacional (FMI), pues aseguró que la propuesta la habían hecho saber a los representantes al mismo tiempo que a las autoridades, y no fue objetada.
“Mientras discutíamos la propuesta, a la vez estábamos cabildeando con el FMI por medio de la Coordinadora Civil, y se vio viable y nada pegada al cielo. Sólo se espera que el Gobierno la presente formalmente para analizarla”, aseguró Espinoza.
Pero esto fue negado a EL NUEVO DIARIO por el representante del FMI, Humberto Arbulu.
“Es falso de toda falsedad. La decisión de la política salarial del país la toma el Gobierno, en ese sentido teniendo en cuenta el programa con el Fondo. Con nosotros, las autoridades ya han manifestado que en 2006 no hay más recursos, y puedo confirmar que no hay más recursos”, afirmó Arbulu vía telefónica.
“Yo no puedo negociar con nadie una política distinta, sólo con las autoridades. No sé de dónde han sacado eso. No me he reunido con los médicos, no pienso hacerlo ni tengo interés, porque no tengo autoridad. La negociación ya se hizo con las autoridades del Gobierno”, dijo.
Arbulu refirió que el Fondo no ve posibilidad de flexibilizar lo acordado, “porque ya el gobierno adoptó la política, y si la cambiara “tendría que ver si está dentro de lo ajustado con el programa”.

(Con la colaboración de Lésber Quintero)