Nacional

“La Niña” traerá furiosos huracanes


Valeria Imhof

El Comité Regional de Recursos Hidráulicos (CRRH) confirmó que hay “indicios” de la próxima aparición del fenómeno climático "La Niña" en Centroamérica, lo que podría aumentar considerablemente las lluvias en la región del Pacífico.
El CRRH, formado por los directores de los servicios meteorológicos e hidrológicos de Centroamérica, se reunió durante tres días en Panamá, y concluyó que la disminución de la temperatura superficial en el Pacífico tropical y otros elementos "son consistentes con el desarrollo de un evento ‘La Niña’".
Milagros Castro, Directora de Meteorología Sinóptica del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), dijo que producto de “La Niña” se esperan para este año en Nicaragua 17 tormentas y nueve huracanes, cinco de éstos muy intensos. “La Niña se está fortaleciendo y es en agosto cuando este fenómeno agarra su mayor fuerza”, señaló.
Castro dijo que los huracanes más furiosos en Nicaragua --el Joan en 1988 y el Mitch en 1998-- se dieron con el fenómeno de “La Niña”, y mencionó que los meses más susceptibles para la formación de huracanes son agosto, septiembre y octubre. Sin embargo, mencionó que no se puede pronosticar qué pasará en el período de mayo hasta julio.
Temporada de huracanes activa
“El pronóstico del doctor William Gray dice que se espera una actividad de huracanes muy activa, aunque no tan larga como la que vivimos en 2005, cuando llegamos a hacer uso del alfabeto griego”, mencionó Castro.
“La Niña” es el nombre que se le da al fenómeno contrario al de “El Niño”, pues mientras éste es sinónimo de sequía para Centroamérica, “La Niña” propicia la formación de huracanes y mucha lluvia debido a las altas temperaturas en el mar.
La funcionaria señaló que durante 2004 y 2005 no se dio ninguno de los dos fenómenos, pero recordó que en 2005 se presentaron muchos huracanes, algunos de ellos muy peligrosos como el “Beta”.
“Estuvimos a las puertas de un fenómeno como ‘Beta’ sin haber tenido a ‘La Niña’, lo que significa que si su tendencia es a fortalecerse hasta la entrada del período lluvioso que inicia en mayo, es probable que tengamos una temporada muy activa de huracanes en el Mar Caribe y en el Atlántico Norte, que podrían afectar Centroamérica”, subrayó.
La Administración Nacional de Atmósfera y Océanos (NOAA, por sus siglas en inglés) de EU, pronosticó que la temporada de huracanes en el Atlántico (junio-noviembre) será "más activa de lo normal".
“El pronóstico de la NOAA a partir de enero dice que ya ‘La Niña’ está en su fase de gestación, con tendencia a irse fortaleciendo gradualmente”, dijo Castro.