Nacional

Decomisan bultos de medicinas en Oriental

* Son propiedad del Minsa, y las vendedoras mismas preguntan: ¿por qué no persiguen a los que las sacan de las bodegas del Ministerio? * Funcionaria alerta a consumidores sobre el peligro de adquirir fármacos a la ligera, que también provienen de donaciones de organismos internacionales

Orlando Barrios

Varios bultos con medicamentos propiedad del Ministerio de Salud (Minsa), adulterados, vencidos, falsificados y sin registro sanitario, fueron decomisados a comerciantes del Mercado Oriental la mañana de ayer por una responsable de Farmacia en conjunto con la Dirección de Investigaciones Económicas (DIE).
Muchas de las medicinas incautadas fueron donadas, y otras son de muestra que facilitan algunos laboratorios a médicos, donde se encargan de obsequiarlas a los pacientes.
La doctora Sorayda Espinoza, responsable de Farmacia del Minsa, se hizo acompañar por oficiales que cerraron una cuadra donde se ubican las vendedoras ilegales de medicamentos en las inmediaciones de la Azucarera.
"El objetivo de este trabajo es acabar con el comercio de medicinas vencidas, adulteradas. Vamos a regular y ordenar los productos farmacéuticos que están siendo vendidos en los mercados, porque no se puede jugar con la salud pública", manifestó la doctora Espinoza.
La funcionaria del Minsa expresó a los comerciantes que hay establecimientos que no prestan las condiciones para ofrecer algunos medicamentos que requieren receta médica.
Alertan a consumidores
La doctora Espinoza hizo el llamado a la población para que observe si los medicamentos están vigentes y si tienen el sello del registro sanitario, de lo contrario se encuentran frente a un producto de procedencia dudosa.
En tanto, algunas comerciantes, entre sollozos, le preguntaron a la responsable de Farmacia: ¿Por qué se ensañan con los vendedores del Oriental? ¿Por qué no investigan a los grandotes que vacían las bodegas del Minsa? ¿Que acaso una comerciante va a ir a saquear las bodegas? ¿Por qué en los hospitales no hay medicamentos? Tales interrogantes no pudieron ser contestadas por la doctora Espinoza.
Clamor de comer
Doña Teresa Murillo, comerciante, expresó que algunos borrachitos las abastecen de medicamentos que adquieren en las consultas que brindan Organismos No Gubernamentales (ONG) y las iglesias. "Ellos venden esos remedios porque muchas veces no tienen qué comer, y nosotros los vendemos a precios favorables para la población", agregó la afectada.
Así mismo, los comerciantes exigieron a la funcionaria que hagan públicos los medicamentos que pueden ser vendidos sin problemas en los diferentes establecimientos del mercado.
"Aquí estamos trabajadores, ¿por qué no siguen a los delincuentes, a los asesinos? Lo único que queremos es trabajar para llevar el alimento de nuestros hijos", señaló Marta Salgado, otra comerciante perjudicada.
Por su parte, doña Carmen María Dávila manifestó que los medicamentos que le quitaron los del Minsa no tardan en regresar al mercado.
Los comerciantes comentaron que la traen en su contra, porque primero fueron los pescados, luego los pesticidas y ahora ellos. "Nos vamos a organizar para no permitir más atropellos. Ésta será la última vez que un comerciante se va a dejar quitar sus productos", enfatizó uno de los quejosos.
Al cierre de nuestra edición nos comunicamos con la responsable de Farmacia, pero aún realizaban el inventario de lo decomisado, y aseguró que estas acciones se incrementarán en este año.