Nacional

“Mi temor era por la draga Marinakys”

* Funcionaria del Marena declara que dragado del río San Juan requiere de previo estudio ambiental

El contralor Guillermo Argüello Poessy dijo ayer que apoya la iniciativa de la Cancillería de dragar el río San Juan, y aseguró que su inquietud se debió a que el canciller Norman Caldera expresó que se harán con la misma draga con que se hacen los trabajos en el puerto de Corinto, perteneciente a una empresa belga.
“El dragado del río San Juan es una decisión muy importante, una decisión que tenemos que apoyarla todos los nicaragüenses, apoyando a la Cancillería y al señor canciller (Caldera), para que las aguas de nuestro río San Juan salgan al Mar Caribe en el mismo lugar y en el mismo volumen en el que salían cuando firmamos el tratado Jerez-Cañas”, dijo Argüello Poessy.
Caldera dijo el miércoles que Argüello Poessy parecía contralor “de los ticos”, luego que criticara las aseveraciones del propio canciller, quien dijo que el dragado del San Juan se haría con la misma maquinaria ubicada en Corinto de la empresa belga Jan De Nul N.V., cuya contratación ha sido cuestionada.
¿Amarrado con Epaminondas?
“Lo que me sorprendió --dijo el contralor-- fue que el señor canciller dijera que la draga que está en Corinto va a hacer el dragado del río San Juan, pues me sorprendió porque yo tengo un gran respeto por la honestidad del señor canciller (Caldera) y ya no digamos de don Claudio Gutiérrez, y sólo pensé: ‘¿es que también ya amarraron con (Epaminondas) Marinakys esa otra operación?’ Porque en realidad (expresar eso) es sorpresivo”.
Marinakys es el representante para Centroamérica de Jan De Nul N.V, compañía a la que se le adjudicaron contratos de dragado de varios puertos del país, sin ganar, y supuestamente de forma irregular. Marinakyz fue socio de Donald Spencer en una empresa gerenciala por un hijo de Bolaños.
Argüello Poessy dijo que Caldera le manifestó que fue un mal entendido y que no hay ninguna contratación establecida, “y si se hace se hará de acuerdo a las leyes de la república”.
Nació en barrio capitalino
El contralor dijo que lamentaba las palabras del canciller, porque él no era contralor de los ticos. “Soy miembro de este Consejo, soy nicaragüense. Nací en Managua, en el barrio San Antonio, de manera que no veo por qué me dice que soy contralor de los ticos”, expresó.
“Yo creo que (el dragado) es un propósito muy nacionalista, estoy seguro de que será apoyado por todos los grupos políticos de este país y por la sociedad nicaragüense. Ojalá pudiera ver yo un apoyo para esta iniciativa. Inclusive, el día de ayer me atreví a decir que si en cumplimiento de la Ley de Contrataciones aquí viniera una solicitud para excluir de los procedimientos --que son desgraciadamente eternos-- aquí contará al menos con mi voto”, finalizó el contralor.
Se necesita estudio ambiental
Por otra parte, aunque el dragado en el río San Juan es considerado como una “obra menor” por funcionarios del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena), ese trabajo no se puede realizar sin un verdadero estudio de impacto ambiental, señaló la directora de Calidad Ambiental de esa institución, Hilda Espinoza.
Espinoza señaló que dragar el río San Juan se ha convertido “en un proyecto de prioridad nacional”, pero que a pesar de la “voluntad política” del gobierno, la obra requiere de un estudio acerca de la profundidad del agua y de la calidad de los sedimentos y de otro estudio no menos importante, acerca del impacto ambiental.
Manifestó que la “batimetría” o el estudio de la profundidad del agua y de la calidad de los sedimentos, actualmente es ejecutado por especialistas del Instituto de Estudios Territoriales (Ineter), y que tras conocer esos resultados, de inmediato se tiene que iniciar el estudio del impacto ambiental.