Nacional

Juez rechaza acusación contra equipo de END


Porque no reunía los requisitos de ley, la juez Segundo Local Penal, María Morales Alemán, declaró inadmisible la acusación que dos funcionarios de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos promovieron en contra de dos periodistas y un reportero gráfico de EL NUEVO DIARIO, por haber informado sobre la existencia de una casa de protocolo.
“Si tuvieron el valor de acusar ante el tribunal, que lo prueben”, expresó el periodista Oliver Alexander Bodán durante la audiencia inicial con carácter de preliminar, dejando así sentada su disposición de llegar hasta el final del juicio para demostrar que no hubo delito alguno.
La resolución fue como una clase de derecho para los promotores de la acción, porque la juez explicó paso a paso todos los requisitos que los promotores de la acción obviaron.
En primer lugar, la judicial señaló que no hay que confundir el término acusación --que usaron los promotores de la acción Oscar José Salgado y Goretty González Filipone-- con el de querella, que se usa cuando se trata de delitos de acción privada como es la injuria y calumnia.
Confusión de hechos y malo el poder
Pero, además, los acusadores no detallaron qué pretendían probar con cada una de las pruebas que ofrecieron, y el poder especial que Salgado y Goretty otorgaron al abogado no cumplía con las formalidades de ley, porque era para acusar y no para querellar.
“Además, en la relación de hechos encontramos que carece de cierta claridad”, dijo la juez, al explicar que la acusación no explica cómo fue que supuestamente se configuró el delito.
Lo único claro que decía la querella es que la publicación de END “se presta a mala interpretación, pues de la misma se podrían desprender conclusiones inapropiadas, las cuales les causan perjuicios en sus relaciones familiares y matrimoniales”
Junto a Oliver Bodán también fueron irregularmente acusados el periodista Heberto Manuel Rodríguez y el fotógrafo Darling Moisés López, quienes el pasado 21 de noviembre de 2005 revelaron mediante un trabajo periodístico investigativo, que la Procuraduría de la Defensa de los Derechos Humanos paga 500 dólares de alquiler por una casa de protocolo.
Oscar José Salgado anunció que van a corregir los defectos para volver a presentar la querella, porque según él, durante la audiencia los periodistas se estaban burlando de ellos, lo que fue negado por los aludidos, quienes lo que hicieron fue dejar claro que no es la primera vez que los periodistas son acusados por el ejercicio de su labor informativa.