Nacional

Más de un millón de niños fuera de aulas


El fracaso del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes (MECD) en lograr la gratuidad en las matrículas en las escuelas públicas, donde se continuó cobrando a los padres de familia, causó la deserción de estudiantes en las inscripciones en un 50% de lo esperado, los que se sumarán a los 860 mil que no ingresaron el año pasado y a los más de 20 mil que se salieron de los colegios, por lo que según Norma Moreno, Procuradora Especial de la Niñez y la Adolescencia, este año quedarán fuera de las aulas más de un millón de niños.
Sostuvo que en las inspecciones realizadas por la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, (PDDH), en los colegios públicos se ha constatado que las inscripciones de estudiantes de nuevos ingresos representan un poco más de la mitad de lo esperado por el MECD.
El problema lo reconoce el MECD, aunque no en la misma dimensión, pues si bien se acepta que en la primera semana de matrícula hubo poca afluencia de padres de familia para inscribir a sus hijos, se confía en que la cantidad de matriculados sea mayor en los días anteriores al inicio del año lectivo 2006, el próximo 30 de enero.
Para este año, el MECD esperaba que 250 mil niños y niñas ingresaran por primera vez al sistema escolar, lo cual haría crecer la matrícula en más de un millón 850 mil estudiantes.
No pueden costear gastos
Pero la procuradora no cree que se logre la meta. Atribuyó el fracaso de las matrículas, a que los padres de familia no pueden costear los gastos que provoca enviar a sus hijos a las escuelas públicas.
“A pesar de que la Constitución de la República de Nicaragua y el Código de la Niñez establecen la gratuidad de la educación, sabemos que las cuotas voluntarias que se piden en los colegios son pagos “disfrazados” que se exigen a los padres”, afirmó Moreno.
“La prueba de estas irregularidades”, dijo, “son las más de 200 denuncias a nivel nacional interpuestas por padres y madres de familia en la PDDH, “refiriendo que no matriculan a sus hijos porque al tener tres o cuatro es imposible pagar los 20, 30 y hasta 50 córdobas que les exigen”.
“La familia no tiene tampoco para comprar los cuadernos, libros, el uniforme escolar, zapatos y todo lo que requiere un niño para su permanencia en la escuela, y esto le significa al menor o al adolescente falta de oportunidad en su desarrollo como ciudadano”, expresó Moreno.
Por su parte, la subdirectora de Delegaciones del MECD, Ileana Martínez, vía telefónica dijo que normalmente durante la primera semana del proceso de matrículas la afluencia es poca, pero que “se verá cómo los padres y estudiantes acudirán a los centros educativos masivamente, incluso el mismo día que comienzan las clases”.
Así mismo, refutó la posición de la PDDH respecto a los cobros, afirmando que en las inspecciones en los colegios de Managua, por ejemplo, se ha comprobado que las recaudaciones por aportes económicos este año no representan grandes cantidades, “gracias a la presión ejercida para que se garantice la gratuidad de la educación”.