Nacional

Vendedores buscan “calor” de Embajada

* Policía Municipal de Costa Rica no deja de acosarlos y ahora tampoco reciben cobijo en nuestra sede diplomática

Corresponsal Costa Rica
josmen_02@yahoo.com

Algunos de los nicaragüenses vendedores de "cosa de horno" y panes, que fueron prácticamente obligados a dejar sus ventas ambulantes tras una labor de desprestigio sistemático de las autoridades municipales de San José, han optado por ubicarse en los alrededores de la Embajada de Nicaragua, sin embargo han tenido que variar su oferta porque la campaña orquestada en su contra ha hecho que no se consuma esos productos.
Sin embargo, ahí también enfrentan algunos problemas porque la "muni", siempre anda detrás de ellos, debido a que las ventas ambulantes son ilegales, además porque personas de los establecimientos cercanos se han quejado de que los "nicas son cochinos" al dejar un montón de basura en las aceras.
"Nosotros ponemos una bolsa grande para que echen la basura, pero algunos no lo hacen y nos perjudican", dijo Carla Vanessa Ampié, quien los fines de semana vende también vigorón en el parque La Merced. "Ahí igual, nosotros mismos recogemos la basura, aunque siempre andamos cuidándonos de la policía municipal, porque si nos agarran nos botan los productos", añadió.
La zona aledaña al Hospital San Juan de Dios, el mercado de la Coca Cola y del parque La Merced, luce árida de los acostumbrados vendedores de "cosa de horno". "Estamos vendiendo otros productos porque la tenemos que rebuscar por nuestros hogares, es una injusticia lo que nos hicieron. Los fines de semana vamos al parque de La Sabana y otras zonas fuera de San José a vender", indicó Gloria Siles.
Ésta nicaragüense oriunda de Matagalpa, agregó que fácilmente más de 50 familias fueron perjudicadas. "La cifra suena pequeña, pero cuando te das cuenta que en cada familia hasta cuatro miembros vendían para mantener los gastos, entonces ves que fueron muchos los hogares perjudicados", sostuvo.
En los alrededores de la sede diplomática de Nicaragua, hasta "vaho" ofertan. Ahí por unos 500 colones puede comerse un nacatamal a la nica o bien un vigorón. "Aquí cuando viene la policía municipal nos corremos, antes nos metíamos a la Embajada pero ahora no nos dejan, no sé que pasa con ellos si también son nicaragüenses", comentó la rivense Flor María.
La cifra real de los vendedores perjudicados por la campaña de desprestigio que les montó la municipalidad josefina es imposible de obtener, puesto que el líder de la familia era el que se encargaba de ir a traer el pan; éste después lo distribuía entre varios miembros para poder abarcar más espacio de venta.
A muchos de ellos ahora se les ve en bares vendiendo CD, DVD, y cualquier cantidad de accesorios como lamparitas, llaveros, adornos, encendedores, etc. "La verdad es que tenemos que trabajar porque es la única forma de ganar plata, siempre son consideras ventas ilegales pero nos rifamos porque no queda de otra", acotó, Marvin Vásquez.
Él, después de vender "cosa de horno" por mas de tres años, ahora vende cualquier producto en las afueras de la Embajada, los fines de semana se va a los cuadros de béisbol de La Sabana o bien busca ferias para buscar como ganarse el sustento de su familia.