Nacional

Bucardo exonerada, ratifica amenazas

* Hasta policías que participaron en su caso están en mira de la dama, quien exhibió tremenda soberbia mientras duró el juicio

Lizbeth García


Pese a que la defensa reconoció en sus alegatos finales que no bastaba con decir una mentira “para engañar a la Policía”, el juez Séptimo Local Penal de Managua, Tomás Eduardo Cortes, declaró no culpable de la autoría de los delitos de uso indebido de nombre y falsificación de documentos a Leyla Bucardo Chávez, novia del reo Jorge Eliécer González Hernández y/o Luís Ángel González Largo.
Bucardo celebró “su segunda victoria” diciendo que ella creía en la justicia de Nicaragua, y anunciando que ejercerá acción penal contra los diarios que según ella junto con la Policía, “inventaron” toda una trama alrededor de los 609 mil dólares que la Policía le incautó a su novio.
“Creo que el juez fue justo porque en ningún momento cometí ese delito. Ahora sí estoy dispuesta a entrar, y entrar --como dicen-- con todas las armas a acusar por falsa denuncia”, anunció Bucardo.
El juez explicó en autos que las pruebas que presentó el Ministerio Público en el juicio no eran suficientes para probar los hechos que le achacaron a Leyla Bucardo Chávez, a quien le levantó el arresto domiciliar y la obligación de ir a firmar ficha de control de procesada.
No quedó probada la existencia de un objeto material sobre el cual recayese la falsificación, dado que el mismo Ministerio Público reconoció que no hubo alteración ni modificación en la cédula de identidad, agrega el fallo del juez Tomás Eduardo Cortés.
En cuanto al uso indebido de nombre, el juez dijo que ninguno de los testigos fue específico en señalar cuál era la obligación que Bucardo quería evadir, ni se demostró el perjuicio que habría sufrido el Estado.
“Me sorprende que el fallo del juez diga que no se demostró en qué sentido se perjudicó al Estado o qué responsabilidad trató de eludir la acusada en ese momento, cuando quedó más que claro que su responsabilidad era someterse a la autoridad policial (que la iba a capturar)”, apuntó el fiscal, al cuestionar las razones del juez y anunciar que recurrirá de apelación porque considera que el judicial no tomó en cuenta la prueba.
Bucardo fue acusada por la Fiscalía por uso indebido de nombre y falsificación, porque cuando el Tribunal de Apelaciones de Managua revocó la orden de libertad que le habían extendido y ordenó su captura, supuestamente la dama negó ser Leyla y se identificó con una cédula de identidad que no le pertenecía. Esto ocurrió en las afueras de un centro de venta de hamburguesas el año pasado.
Al hacer uso de su derecho a la última palabra durante el juicio, Bucardo dejó entrever que la Policía presuntamente la incriminó, cuando el agente policial Pedro Cruz le entregó la cédula de identidad.
Se considera “famosa”
Explicó que cuando le preguntaron si era Leyla Bucardo, ella contestó afirmativamente porque no sabía que le habían revocado su libertad, pero afirmó que aunque así hubiese sido, no iba a ir a un lugar público porque todo el mundo la conoce.
En los mismos términos se expresó su abogada Johann Fonseca, quien durante sus alegatos finales indicó que era imposible que Bucardo burlara a la Policía con sólo decir que no era ella, porque “es famosa y la conocen perfectamente bien”.
Famosa o no, el juez Tomás Eduardo Cortés la citó nuevamente para notificarle la sentencia absolutoria el próximo viernes, fecha a partir de la cual el Ministerio Público tendrá tres días para apelar.