Nacional

Argüello advierte a juez cómo proceder

* Tono de escrito es claramente intimidante para una persona que es su subordinado en Poder Judicial * Periodista Eloísa Ibarra presentó queja en Primera Secretaría del Parlamento para que se agoten trámites de ley y procedan a despojarlo de su inmunidad

Redacción Central
El magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Rogers Camilo Argüello, abusando de su poder, advirtió al juez Octavo Local de lo Penal, Sergio Palacios (inferior en jerarquía), que si en el caso de injurias promovido por la periodista de END, Eloísa Ibarra, no resuelve una petición en el sentido que él lo indica, estaría resolviendo contra ley expresa (prevaricato).
Pero lo más grave es que Argüello, quien además se escuda en su inmunidad, le pide a Palacios que resuelva en contra de lo establecido en el Código Procesal Penal (CPP), pues solicita que convoque a una audiencia fuera de juicio, ya que aún no se ha efectuado la audiencia inicial con lo cual comienza el proceso.
Argüello llegó sorpresivamente ayer a los juzgados para presentar un escrito en el que le recuerda a Palacios que, previo a todo trámite, debe ser despojado de la inmunidad de la que goza, y contradictoriamente pide una audiencia especial a fin de presentar los argumentos que tiene para pedir la reposición del auto donde lo citaron para audiencia inicial hoy miércoles.
En el escrito firmado por Argüello se dice textualmente “que su autoridad reponga el auto dictado por usted el 20 de enero a las 5:20 de la tarde, y en su lugar ordene que se esté a lo proveído por usted mismo en auto del 16 de enero a las 8:30 de la mañana por ser lo ajustado a derecho, en consecuencia pido la celebración de la correspondiente audiencia, para la revolcón del presente recurso de reposición, porque si no lo hace de esa forma estaría resolviendo contra ley expresa, evitándose incurrir así en la comisión de los defectos absolutos del 163 CPP”.
Se encontró con Leyla Bucardo
Argüello llegó a los juzgados en el preciso momento en que Leyla Bucardo Chávez iba saliendo del Complejo Judicial Nejapa, por lo que ambos personajes se encontraron en los pasillos cara a cara.
El magistrado no brindó declaraciones y se limitó a presentar el escrito en la Oficina de Recepción y Distribución de Causas, porque en ese momento la Oficina Única para la recepción de escritos estaba a oscuras.
En el documento, el magistrado pidió que se le tenga como parte querellada en el juicio que por injurias promovió la periodista Eloísa Ibarra. Nombró como su abogado defensor a José Ramón Guillén Marín y pide la reposición del auto del 20 de enero, donde el juez Sergio Palacios lo citó para audiencia inicial del juicio.
Argüello argumenta que el auto en mención es contradictorio al ser dictado por el mismo juez el 16 de enero de este año, donde se ordena su desaforación previo a todo trámite para abrir el juicio en el juzgado.
A juicio de Argüello, el auto del 20 de enero altera el proceso lógico establecido en el Código Procesal Penal, “con lo cual me deja en total indefensión destruyendo todas las garantías que me asisten en el proceso”.
En el escrito, el magistrado continúa diciendo que el auto del 17 de enero donde el juez pide al Parlamento iniciar el proceso para levantarle la inmunidad, “está ajustado a derecho, porque la desaforación es una incidencia que requiere previa y especial resolución”.
El magistrado argumentó que si no se realiza el antejuicio para privarlo de su inmunidad, se violentarían sus garantías constitucionales.
“Y de ese modo usted se arriesga y promueve la concurrencia de resoluciones inconciliables entre sí, surgidas ambas del mismo debate, nacidas al violentar la solución de continuidad del orden procesal del código de rito, peor aún puede con su actuación comprometer el tamiz de su imparcialidad en este proceso creando serias dudas en la administración de justicia”, agrega el escrito del magistrado, aparentemente preocupado ahora por la imagen de la justicia.
Eloísa introdujo queja
Pero no sólo el magistrado está preocupado porque se cumpla el debido proceso, porque la querellante Eloísa Ibarra ayer mismo presentó una queja contra Rogers Camilo Argüello en la Primera Secretaría del Parlamento, para que se agoten los trámites de ley y procedan a despojarlo de su inmunidad, a fin de que éste pueda responder la querella de injurias que tiene pendiente en el Juzgado Octavo Local Penal.
En la queja que interpuso Ibarra explica que los hechos por los cuales querelló al magistrado ocurrieron el 27 de diciembre del año pasado, cuando el funcionario público concedió una entrevista a varios medios de comunicación en la que se deshizo en epítetos en contra de ella y su familia.
Ibarra recordó en su queja que Argüello no estaba en el ejercicio de su cargo cuando la atacó verbalmente y la injurió cobardemente en su honor y en el de sus hijas, sino que lo hizo en su carácter personal, por lo que siendo todos iguales ante la ley, según la Constitución, le debe ser suspendida su inmunidad para que responda por el cargo que se le hace.