Nacional

Sangre en La Modelo

* Después de la cena, un grupo de presidiarios neutralizó con un golpe en la nuca a oficial del SPN que los guiaba hacia la Galería 10 * Después lo torturaron con puyas al igual que a un privado de libertad cuyo estado de salud es delicado * Brigada Especial de la Policía incursionó a eso de las 9:45 de la noche, y tras rápido tiroteo los sometió

Oliver Gómez

Nueve reos de la Galería 10 del Centro Penitenciario “La Modelo” de Tipitapa, desencadenaron ayer un amotinamiento con rehenes que duró cuatro horas y movilizó dos brigadas de la Policía Nacional, en un supuesto enfrentamiento de pandillas de internos que dejó tres personas heridas producto de “torturas fatales”, según dijo el prefecto Carlos Sobalvarro.
El director del Sistema Penitenciario Nacional (SPN) relató que a las 5:30 de la tarde inició este “episodio delictivo”, cuando los reos de la galería de máxima seguridad volvían a sus celdas después de la cena. José Antonio Aguilar López y Luis González Jiménez, ambos privados de libertad, redujeron de un golpe en la nuca en ese momento al oficial Oscar Ortiz, quien se disponía a encerrarlos nuevamente.
Sobalvarro explicó que se trata de un hecho premeditado por un grupo de siete reos que pertenecen a una pandilla del Reparto Schick, y quienes inicialmente buscaban eliminar a sus rivales, quienes están en la misma celda pero pertenecen a una pandilla de las inmediaciones del antiguo Cine Blanco.
Los siete tomaron de rehén a Ortiz y le quitaron las llaves, llevándolo posteriormente a la oscura celda número 12, donde lo torturaron de forma constante. En conferencia de prensa ofrecida anoche, Sobalvarro refirió que estas personas son reincidentes en este tipo de actos, ya que algunos participaron en los sucesos del pasado 12 de junio de 2003, donde falleció Henry Denis Müller Vílchez.
Todos armados con puyas
“Esta prisión es bastante vulnerable para las armas carcelarias”, dijo el funcionario, al reconocer que todos los reos amotinados portaban armas cortopunzantes, las que utilizaron para neutralizar a toda la Galería 10, donde hay 30 reos en total.
A los siete reos amotinados se sumaron dos más en el último momento, y los nueve amenazaron con matar a ocho privados de libertad que son sus rivales, si, en efecto, no había disposición de negociación de parte de las autoridades.
Fue cuando los efectivos del Penitenciario pidieron refuerzos al comisionado Orlando Aguilera, quien envió a las tropas especiales Tapir y una brigada de antimotines. También fueron informados de la situación el ministro de Gobernación Julio Vega y el reverendo Ramón Brenes, presidente del Patronato de Reos.
Tenían a rehén desangrándose
Este último llegó a las siete de la noche. “Cuando llegué tenían a un hombre desangrado. Lo tenían como un pincho de carne al que le estás metiendo la puya para asarlo. Era terrible, pero había que negociar”, señaló.
Precisó que gracias a esa conversación, se logró sacar al oficial Ortiz y posteriormente a uno de los reos que estaba desangrado, pero los nueve privados seguían en posesión de la Galería 10 y con una posición intransigente, pidiendo la presencia de los medios de comunicación y la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH).
“Ellos estaban intransigentes, y entonces empezaron a torturar al segundo delante de mí, y yo les dije que eso no se los iba a permitir, y entonces me alejé de la conversación”, refirió Brenes, quien asegura que se trataba de un pleito entre dos pandillas rivales.
Quieren mismos privilegios de políticos que han estado allí
“Los internos estaban pidiendo medicina, ropa, comida, una grabadora, televisión, cocina, pedían visitas más seguidas y otros beneficios”, agregó, al detallar que al final se trataba de exigencias sociales que el Penitenciario no puede proveer.
Brenes y la procuradora de cárceles, Auxiliadora Urbina, quienes estuvieron presentes en todo momento, dijeron que los reos pedían los mismos beneficios que tienen los políticos que han llegado hasta esas celdas, pero se les explicó que son beneficios que sólo las mismas familias pueden ofrecer, pues no hay recursos para cubrirlos.
Esta negociación se rompió a las 9:32 de la noche, cuando en las afueras del Penitenciario se escucharon 15 detonaciones. Diez fuertes y otras cinco menores. Era un operativo de las fuerzas conjuntas, quienes entraron por las puertas principales y por el techo para imponer el orden.
“No fue una operación exitosa, pero al menos no hay víctimas”, dijo Sobalvarro, quien luego explicó que los reos de las otras galerías estuvieron en completo orden y colaboraron con las autoridades, quienes sólo utilizaron armas de extracción en esta operación.
Monseñor Amado Peña dijo que el Ejército de Nicaragua puso a disposición el Hospital Militar para trasladar a los tres heridos y todo ya está bajo control, aunque uno de los reos se mantendrá interno, pues tiene heridas graves. La procuradora Urbina prometió que hoy conversará con los reos para reconstruir los hechos, y por la tarde entregará su informe oficial para determinar si habrá acusación formal contra los dos señalados.