Nacional

Capturan a casi un centenar de “piratas” hondureños


PUERTO CABEZAS, RAAN
Ochenta y nueve hondureños fueron retenidos por la Fuerza Naval el pasado jueves cuando realizaban labores de pesca en aguas nacionales en el Caribe nicaragüense, según informó la delegada de Migración y Extranjería en esta ciudad, Regina Mateo Filmor.
Según informes proporcionados por la Fuerza Naval, los hondureños fueron sorprendidos cuando una patrulla realizaba actividades de rutina y descubrió dos embarcaciones, cuyos buzos y cayuqueros pescaban en aguas nicaragüenses.
Al momento de ser descubiertos, varios pescadores huyeron en una de las embarcaciones, dejando abandonada a una parte de la tripulación, que resultaron ser seis buzos y seis cayuqueros; mientras que la otra embarcación --que sí fue detenida-- contaba con 77 tripulantes, de los se conoció que cinco eran marinos y el resto buzos y cayuqueros en cantidades iguales, para un total de 89 ilegales.
Fuentes de la Fuerza Naval de esta ciudad señalaron que la embarcación “Kenry Omar”, junto a cuatro de sus marinos, fue trasladada al Atlántico Sur, donde permanecerá hasta que sus dueños realicen los debidos trámites legales que mandan las leyes en nuestro territorio cuando se cometen este tipo de delitos.
Cuatro detenidos junto a embarcación
Los cuatro marinos que fueron aprehendidos junto con el barco, responden a los nombre de Fred Melvin Haylock, de 46 años, y capitán de la embarcación; Leonardo Huete, de 42 años y segundo capitán; Neran Wilson, de 31 años, maquinista, y el cocinero Ameth Bens Calderón, de 29 años.
Las leyes migratorias en Nicaragua establecen que cuando se encuentra a personas ilegales en el territorio nacional, éstas deben cumplir una encarcelación de tres meses más el pago de una multa de 900 córdobas.
En el caso de estos hondureños que fueron entregados a las autoridades migratorias en esta ciudad, lo que hicieron fue despacharlos el mismo jueves a las ocho de la noche, una vez que se canceló la multa.
Fuentes de Migración y Extranjería indicaron que en esta ciudad no es posible encarcelar a los indocumentados porque carecen de condiciones físicas para mantener a estas personas. Ni siquiera hay presupuesto para alimentarlos.