Nacional

Abusos en serie con padres de familia

***No hay boletín para matricularse si no han pagado meses “de vacaciones” *** El infaltable aporte para la inscripción *** Además, compromiso de asear colegios una vez por semana cada jefe de familia

Lucía Navas

Abusos de todo tipo con los padres de familia se cometen en las escuelas públicas. Se condiciona la matrícula de los hijos a quienes no dan el aporte económico; se les presiona para que cancelen el arancel de los dos últimos meses y se les exige que lleguen a limpiar las aulas de clase al menos una vez a la semana, entre otros.
Todas estas irregularidades fueron denunciadas por madres y padres de familia de distintos colegios de Managua, en el primer día de las matrículas para el año lectivo 2006.
El mismo rotulito
En el recorrido hecho por un equipo de END por centros escolares como el “Fernando Gordillo”, “Benjamín Zeledón”, “Gabriela Mistral” y “Salomón Ibarra”, entre otros, se detectó que en todos se colocaron carteles con un mismo mensaje a los padres de familia: “La matrícula es gratis, pero es indispensable su aporte económico para el mantenimiento de la escuela”.
Por el temor a que se les niegue la inscripción a sus hijos, las madres llevan los 10, 20, 30 y 40 córdobas para “aportar”. También llegan listos para cancelar los aranceles del año pasado a fin de que se les entregue el boletín de las notas de sus estudiantes, y no sea excusa para no matricularles.
“Hasta que no esté solvente con los meses pasados no puedo matricular a mis dos hijas, una va para quinto grado de primaria, y la otra a segundo año de secundaria. Nos dicen que es una contribución para ayudar a los gastos del colegio, pero nos obligan a pagarlo”, afirmó doña Consuelo Álvarez en el Instituto “Gabriela Mistral”.
En otros centros, como el “Fernando Gordillo”, se adelantaban los profesores a decirles a las madres que se “acordaran de que deben estar al corriente” con los aranceles de los meses de diciembre (2005) y enero (2006).
“Si no cancelamos, a los niños no les darán el boletín y no les permitirán hacer los sistemáticos y exámenes, por eso pago todos los años”, afirmó doña Gloria Pichardo, quien no olvidó los 30 córdobas por la inscripción de sus tres hijos.
“Si dicen que la educación es gratuita, ¿por qué nos exigen pagar un arancel mensual? Cuando vine a tramitar las notas para poder matricular a mi nieta, me reclamaron por qué no he dado nada (dinero) mensual. Termino pagando por el temor a que tomen represalias con la niña en las clases”, externó en el mismo centro doña María González.
Piden porque transferencias no ajustan
La explicación de los directores de escuelas para pedir el aporte económico es que “lo necesitan” para solventar los gastos de los servicios básicos y el mantenimiento de la infraestructura escolar, que incluye pintado, reparación de los pupitres, compra de materiales didácticos a usar por los docentes, las pizarras, etc.
La directora del Instituto “Benjamín Zeledón”, María Auxiliadora Navas, afirmó que no se niega la matrícula al niño aunque sus padres no aportan económicamente. No obstante, explicó que esa ayuda la necesitan para cubrir parte de los gastos, ya que las transferencias del Ministerio de Educación no ajustan.
El colmo, deben llegar a limpiar el colegio
La explotación con las madres de familia en los colegios públicos no para ahí, puesto que se dan casos como en el “Fernando Gordillo”, donde se les obliga a llegar a limpiar las aulas al menos una vez a la semana, y en el caso de que no puedan, les exigen que paguen a otra persona para que lo haga.
“Le dicen a los alumnos que las mamás tenemos que dedicar un día a la semana para venir (al centro) a preparar la leche que les dan, y a limpiar el aula donde reciben clases, y si no podemos hacerlo entonces que paguemos a otra persona. Eso es explotación, porque lo poco que ganamos no nos ajusta”, dijo molesta doña María González.
PDDH inspecciona
Como se había anunciado, personal de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) realiza desde este martes inspecciones en las escuelas públicas en diversos departamentos, constatando que no cesan las recaudaciones.
“Lo que pasa es que los profesores y directores de escuelas han acostumbrado a los padres de familia a dar dinero para cubrir los gastos, por ejemplo, de la limpieza, pero no les dicen que la educación es un derecho que debe impartirse de manera gratuita. Es responsabilidad del Estado brindar todos los recursos”, dijo Dora López, del área de Defensa de la PDDH.
Tratamos de conocer la posición del titular del MECD, Miguel Ángel García, respecto de las denuncias que acompañan el proceso de la matrícula escolar, pero no pudo recibirnos.