Nacional

Decomisan discos con música y películas


Ernesto García

Más de 13 mil piezas con material discográfico y cinematográfico fueron decomisadas por la Dirección de Delitos Económicos de la Policía Nacional, a tres comerciantes que lo vendían en tramos ubicados en la parte suroeste del Mercado “Iván Montenegro”.
Lo decomisado asciende a 13 mil 499 piezas entre discos compactos (CD) con música y reproductores de discos para vídeos (conocidos por sus siglas en inglés como DVD), confirmó la relacionista pública de la Policía, capitana Geraldine González.
La vocera policial dijo que la mercadería ocupada a los comerciantes fue reproducida por éstos de manera ilegal y que por lo tanto se trata de una actividad ilícita.
Los tres comerciantes afectados por la ocupación de su mercadería tienen un tiempo prudencial 15 a 20 días para demostrar la legalidad de la misma, explicó la capitana González.
Si al cumplirse el plazo antes referido los dueños del material discográfico y cinematográfico no lo reclaman con documentos que demuestren su legalidad, se procederá a la destrucción de los mismos, sentenció la vocera policial.
Seguidamente, la capitana González advirtió que todos aquellos que se dediquen a la reproducción y comercialización de este tipo de material, corren el riesgo de perderlo por ser esa una actividad ilícita.
Héctor Moisés Estrada Flores, uno de los comerciantes afectados por el operativo policial, dijo que en su caso la Policía le decomisó 120 mil córdobas en mercadería, manifestando que aunque está de acuerdo con que se combata la piratería, es necesario que las autoridades les ayuden a buscar nueva alternativa laboral.
Todo es por el Cafta
Con la puesta en vigencia del Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, República Dominicana y Estados Unidos, conocido por sus siglas en inglés como Cafta, los países suscriptores del mismo están obligados a endurecer las leyes contra la piratería.
Entre las nuevas disposiciones que establecerá la Ley de Derecho de Autor, es que la Policía de oficio podrá requisar cualquier material con marca registrada, cuya reproducción o venta no esté legalizada.
Estas disposiciones afectan principalmente a miles de desempleados que venden este tipo de mercadería en mercados y de manera ambulante para poder llevar algo de dinero a sus hogares, y poder subsistir ante la falta de un empleo digno.