Nacional

“Ya perdieron el caso y es medida desesperada”

* Manifestó que defensores de reclamantes no quieren decirles la verdad sobre decisión de juez en EU * Sostiene que todos los fallos adversos obedecen a corrupción en el Poder Judicial

Valeria Imhof

El vocero de la empresa Dole Food Company, Humberto Hurtado, dijo que el embargo de la marca Shell Oil Company es un “movimiento desesperado” de los abogados de los demandantes, ya que hace unos meses perdieron el caso en Estados Unidos.
“Un juez de los Estados Unidos ya dictaminó que la Corte de Nicaragua no tiene jurisdicción sobre Shell, y han intentado ejecutar esta sentencia en otros países como Ecuador y Colombia sin resultados positivos”, dijo Hurtado.
Agregó que ha habido un “manejo intencionado” de parte de los abogados de los demandantes”, pues no han informado a sus defendidos “que han tenido ese revés en Estados Unidos”. “Por eso es una medida desesperada para hacerles creer a sus defendidos que pronto van a recibir dinero, es una pena que los abogados estén jugando con la información y creando falsas expectativas a sus demandados”, refirió Hurtado.
La juez Tercero Civil de Distrito, Vida Benavente, ordenó en diciembre pasado el embargo de las marcas Shell Oil Company, Dole Food Company y Dow Chemical Company, para que se ejecute una sentencia emitida por ella hace tres años.
Dicha sentencia condena a estas transnacionales a pagar 489 millones dólares de indemnización a 500 bananeros afectados por el pesticida Nemagón en la década de los 70. La empresa Shell fue la que fabricó el producto con el nombre de Nemagón, y la Dow con el nombre de Fumazone. Mientras que la Dole (antes Standard Fruit Company) fue la que aplicó el mortal veneno en las fincas bananeras de Chinandega.
“Yo no tengo ninguna información de que hayan embargado la marca Dole, esta empresa no tiene operaciones en Nicaragua desde diciembre del año 1999”, indicó el vocero de la Dole.
Lo atribuye a sistema judicial corrupto
Hurtado atribuyó todas las sentencias emitidas en el caso Nemagón al “sistema judicial corrupto de Nicaragua”.
“El caso del Nemagón ha sido prácticamente auspiciado por algunos elementos del Poder Judicial, y a mí no me sorprende que la juez Benavente haya emitido esa resolución y que pueda emitir otras más en ese sentido. Este caso en Nicaragua es un pleito de tigre con burro amarrado”, apuntó Hurtado.
Hurtado reiteró que la empresa Dole no reconoce que haya habido afección en la salud de los bananeros “porque no está comprobado”. “Todos los estudios que se han hecho demuestran evidencias de afección en las personas que trabajaron en el proceso de fabricación, además, en Nicaragua el producto se aplicaba como máximo dos veces al año por espacio de veinte minutos, y previo y posterior a la aplicación se irrigaba abundante agua para que el producto se infiltrara bien en la tierra”, argumentó Hurtado.