Nacional

CGR examinará denuncia de INSS de Chichigalpa


El contralor Guillermo Argüello Poessy expresó que el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) debe responder a las demandas de los afectados por Insuficiencia Renal Crónica (IRC) de Chinandega, los que a través de una misiva enviada a la directora ejecutiva de esa institución, Edda Callejas, denunciaron irregularidades en la sucursal Chichigalpa
La carta también llegó a la Contraloría la semana pasada. Fue remitida por la Asociación Nicaragüense de Afectados por Insuficiencia Renal Crónica (Anairc), y en ella se plantean una serie de anomalías: emisión de cheques falsos, discrepancia entre los montos establecidos en la resolución a favor de los asegurados y el pago que reciben, números de beneficiarios cambiados, y cheques de asegurados muertos que siguen siendo cambiados, entre otras.
Argüello Poessy expresó a EL NUEVO DIARIO que este jueves sugerirá a los colegiados que se solicite al INSS un informe de la denuncia.
“Creo que es un tema sensible y se debería tomar una decisión, que por lo menos doña Edda nos diga qué es lo que está pasando, sobre todo porque los casos vienen debidamente documentados”, dijo Argüello Poessy.
Más de mil resoluciones negativas
La presidenta de Anairc, Concepción del Carmen Ríos Urbina, afirmó que además de las irregularidades, sólo el año pasado el INSS emitió más de mil resoluciones negativas en Chichigalpa, la mayoría sustentadas en el artículo 81, inciso C de la Ley Orgánica del INSS y su reglamento, referido específicamente al capítulo de Riesgos Profesionales (IV).
La explicación oficial es que los solicitantes no tenían las semanas cotizadas o no tienen dos o más años de laborar en el campo; no calificaron, según Comisión de Invalidez; resultados de exámenes dentro de lo normal, y no trabajaban propiamente en labores de campo (corte de caña, siembra, riego, herbicida, etc.), entre otras.
“Cuando me senté con doña Edda Callejas a reformar el artículo uno (Ley 456, Ley de Adición de Riesgos y Enfermedades Profesionales, a la Ley 185, Código del Trabajo), quedamos de acuerdo en que quedaría ingenio agroindustriales, ingenios azucareros, ahí no identificamos en qué sector tenía que haber trabajado una persona para tener beneficio de una pensión. Quedamos claros de que era para todos los trabajadores de los ingenios”, refirió Urbina.
La reforma a la cual hace referencia la dirigente y que se logró aprobar el año pasado, permitió que la Insuficiencia Renal Crónica fuera elevada a la categoría de riesgo profesional.
El gerente general de pensiones del INSS, Ricardo Serrano, explicó que en el caso de los afectados por IRC, existe una calificación de derecho que está en función de las semanas cotizadas, y de que la comisión médica de invalidez determine si padece la enfermedad y en el grado requerido para optar a una pensión.
Según el plan emergente de casos IRC impulsado por esta institución a inicios de abril de 2005, las resoluciones emitidas hasta el 30 de diciembre son 472 y están clasificadas conforme al artículo 81, por falta de semanas cotizadas o no tienen dos o más años de laborar en el campo, no califican según comisión de invalidez, resultados de exámenes dentro de lo normal, no trabajaron propiamente en labores de campo (corte de caña, siembra, riego, herbicida, etc.).
Por su parte, los casos por viudez, orfandad o ascendencia negadas, están razonadas porque el causante falleció antes de la publicación en La Gaceta y la Ley No. 456, publicada el 08 de julio de 2004.
El informe resalta que a los afectados se les han realizado mil 760 exámenes de sangre (creatinina); mil 674 ultrasonidos de riñón y se han elaborado un total de mil 328 dictámenes médicos.