Nacional

Falsa alarma de bomba en Aeropuerto


Ernesto García

Un “bromista” o supuesto terrorista telefónico, hizo vivir momentos de mucha tensión a los pasajeros del vuelo 315 de la línea área TACA, al llamar al Aeropuerto Internacional de Managua la noche del sábado diciendo que dentro del avión estaba una bomba que explotaría.
La falsa alarma obligó a las autoridades policiales a desplegar hasta la terminal aérea a sus especialistas en explosivos y utilizar la técnica canina para buscar la supuesta bomba.
El vuelo 315 que venía con procedencia de Los Ángeles, California, luego de hacer escala en Ciudad México, Guatemala y El Salvador, tuvo que retrasar más de dos horas su partida de nuevo hacia la nación americana, pero teniendo como destino final la ciudad de Miami, dijo una fuente en la terminal aérea.
La llamada anónima que fue recibida a las 9:15 pm, también obligó al desplazamiento del personal de Ejército encargado de la seguridad del aeropuerto así como de miembros de la Cruz Roja y la Dirección General de Bomberos.
El operativo que inició a esos de las nueve y 40 minutos de la noche, concluyó a eso de las dos de la madrugada del domingo, tiempo durante el cual las autoridades revisaron el avión con el auxilio de la técnica canina y antiterrorista.
“El avión volará en pedazos”, habría dicho el terrorista que llamó al Aeropuerto, luego de confirmar la salida del vuelo 915 hacía Miami, dijo un trabajador de la terminal aérea.
Luego de recibir la llamada del supuesto terrorista telefónico, la Policía retiró la aeronave unos 700 metros de las mangas del aeropuerto y llevó a un lugar seguro a los pasajeros y a todo el personal.
En declaraciones a EL NUEVO DIARIO, el jefe de la Policía en Managua, comisionado mayor Carlos Bendaña, dijo que agentes de la Dirección de Auxilio Judicial se encuentran tras la pista del hombre de la voz anónima que provocó el temor entre los viajeros y el personal que a esa hora se encontraba en la estación aérea.
“En las próximas horas la Dirección de Investigaciones Criminales va a presentar al autor de esa llamada anónima para ponerlo a la orden del Ministerio Público”, prometió Bendaña.
Bromistas ya tienen historia
Cabe mencionar que ésta no es la primera vez que un “bromista” o terrorista telefónico hace de las suyas, porque en 2004 se registraron dos casos similares. El 15 de junio, Róger Alejandro Gutiérrez Pérez llamó a los bomberos diciendo que una bomba estallaría en el Aeropuerto Internacional, lo que no fue cierto, pero de todos modos fue enjuiciado y condenado por terrorismo en el Juzgado Segundo Local del Crimen.
Ese mismo año, pero el 12 de octubre, Jorge Adonis Bermúdez Moncada colocó dos tacos de madera en los baños del segundo piso de Metrocentro para simular que eran tacos de TNT (trinitrotolueno). La “alharaca” fue inmensa, al igual que el operativo policial que derivó de la “emergencia”. El bromista fue descubierto, detenido, enjuiciado y condenado por la Juez Tercero Local del Crimen, pero al igual que el primero goza de libertad condicional porque el delito amerita una pena que no excede los tres años, lo que les facilita salir de la cárcel.

(Con la colaboración de Moisés González Silva)