Nacional

Los impronunciables nombres ticos

* Algunos como “Galileinstein” son combinaciones entre Galileo y Einstein

San José (ACAN-EFE).-- Aunque parecen de un idioma extranjero y no del español, muchos costarricenses han recibido de sus padres nombres excéntricos y casi impronunciables, como Wgdennier José, Elifeled o Randykt, pero muchos están orgullosos de ellos.
La lista, publicada hoy, domingo, en un reportaje del diario costarricense La Nación, incluye inéditas combinaciones como Sharool Jazwinde, Elizabeth Amghjelf, Dawa Tsering, Yosgueth Antua, Juniel Stik, Vapsi Magdiel, Greshel Arnouk, Extornner y Dytshak Douzhuricka, entre otros.
Algunos de estos nombres tienen un significado simbólico, otros honran a los ídolos de sus padres, pero, en la mayoría de los casos, obedecen a un único objetivo: ser diferentes.
Uno de esos nombres es "Galileinstein", que surgió al mezclar los nombres de los científicos Albert Einstein (1879-1955) y Galileo Galilei (1564-1642).
Para no complicarse, sus amigos y familiares le llaman cariñosamente "Gali".
"Yo tengo un nombre muy creativo y eso me agrada. He buscado en libros y en Internet y nadie se llama como yo. Claro, muchas personas me preguntan de dónde salió mi nombre y yo se los explico. Al final, como les cuesta mucho pronunciarlo, me terminan diciendo sólo Gali", relató el joven de 15 años.
Su madre, Dooreen Gatgens, explicó a La Nación que el nombre lo inventó su esposo, pues "él es un profundo admirador de Albert Einstein y de Galileo, de la física y de las matemáticas, y por eso quiso hacer una fusión de esas dos mentes brillantes y ponerle un nombre muy original a su hijo".
Para seguir con los nombres particulares, la hermana de "Gali" se llama "Surisai", un nombre extraído de un texto bíblico que significa "Dios es mi roca".
Otro caso de nombres particulares es el de una familia formada por los artistas plásticos Enrique Ramírez y Yolanda Cordero, quienes son admiradores de la cultura de la India, por lo cual no sólo bautizaron a sus cuatro hijos con nombres hindúes, sino que ellos mismos modificaron los suyos.
Los nuevos nombres de los padres son Pradyumna y Satya, mientras que sus hijos se llaman Yogesvara (varón, 24 años), Radharany (mujer, 21), Nanda Kumara (varón, 18) y Pradyumna Dasa (varón, 17). Todos son apellidos Ramírez Cordero.
"La primera que objetó los nombres que pensábamos ponerles a los chiquitos fue mi abuela, quien decía que iba a ser un problema cuando entraran al kinder (jardín de infantes), porque los demás niños no iban a poder pronunciarlos bien", relató la madre.
Sin embargo, "viera qué curioso, si hay gente con capacidad de adaptación son los niños, porque rápido aprendieron a llamarlos correctamente", añadió.
Un caso similar al de los Ramírez Cordero es el de los hermanos Monge Valverde: Everest, Sun, Rain, Land y Tibet.
Everest, de 15 años, asegura que a ella le encanta marcar la diferencia, y dice que cuando conoce gente nueva todos se extrañan de su nombre.
"La primera vez que fui al colegio todos me decían que qué nombre tan raro, y todo el mundo me comenta que así se llama el monte más alto del mundo. En realidad es bonito que nadie se llame como uno", puntualizó.