Nacional

Estudiante denuncia “negocio” universitario

* ”Muchos con notas de 30 ó 40% son ubicados en la carrera de primera opción”, asegura * Les venden folleto a C$60 y un curso de preparación que no estaba ajustado al examen * Entre pre-matrícula y curso de preparación gastaron más de mil córdobas

Lucía Navas

Argus del Socorro Aguiluz Medica asegura ser evidencia del negocio que existe con los estudiantes de primer ingreso en las universidades públicas.
Basa su afirmación en que aun cuando es de los 204 bachilleres que aprobaron las tres pruebas de nuevo ingreso (matemática, español y test sicométrico) en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), se le negó la admisión a la Facultad de Medicina.
Obtuvo un promedio 63.25, pero en la hoja que le fue entregada en la UNAN-Managua, se indica como “no ubicada”. Argus Aguiluz asegura que ha tratado que las autoridades de la universidad le expliquen el porqué no se le permitió el ingreso a la carrera de Medicina.
“Reclamo el derecho que me gané, nadie me lo ha regalado. Es una estafa lo que hacen en la UNAN, ya que ingresar es una especie de rifa, porque muchos estudiantes que reprobaron con notas de 30 y 40 por ciento sí los ubicaron en la carrera de primera opción”, afirmó la joven, quien mostró hojas de registro de alumnos que efectivamente resultaron aplazados en el examen.
Aseguró que el negocio en la UNAN-Managua con los estudiantes de primer ingreso comienza desde la pre-matrícula.
“Nos vendieron un folleto a 60 córdobas, además de hacernos pagar un curso de preparación para el examen de admisión. Dijeron que el examen se ajustaría a los temarios que aparecen en el folleto, pero de los 25 problemas sólo cuatro estaban ajustados a los temarios”, explicó.
Agregó: “En el momento que hacíamos el examen de matemática, todos nos quedábamos viendo porque sabíamos que nada de lo que estudiamos aparecía, es por eso que hubo tantos estudiantes aplazados”.
Entre la pre-matrícula y el curso de preparación los estudiantes gastaron mil córdobas, dijo.
La mandan a pagar curso
“Soy una de las pocas que las mismas autoridades afirmaron que aprobamos, pero simplemente me dicen “no ubicaste”. Cuando llego a reclamar lo que me dieron fue un papel con los aranceles del curso de nivelación que tengo que pagar para poder tener derecho a competir con otros estudiantes para ingresar a la carrera”.
“¿Por qué necesito nivelación si yo pasé mis tres pruebas? ¿Por qué dejan a los aplazados en los cupos disponibles para este año?”, se cuestiona Argus Aguiluz.
Explicó que aun cuando el promedio de notas que obtuvo le da derecho a ser aceptada en Bioanálisis Clínico, que fue su carrera de segunda opción, “el Vice Rector de la UNAN me dijo que la carrera no abrió por falta de demanda. Entonces también me dejan fuera y no es justo”.
Insistió en que en la UNAN no hay justificación para rechazarla, puesto que asegura que su promedio académico ha sido considerado como “muy bueno” en universidades igualmente de prestigio, como la Unica, adonde quiso ingresar, pero no puede costear los aranceles.
“Nos recibió en la Unica el propio Cardenal (Miguel Obando), quien me ofreció media beca debido a que tengo buen promedio, pero mis padres no pueden pagarme el resto de los aranceles”, afirmó.
El padre de la joven, el señor Gustavo Aguiluz, dijo estar “indignado” por lo que está pasando su hija, y demandó al Rector de la UNAN-Managua, Francisco Guzmán, investigue el caso.
“Aquí la sociedad debe darse cuenta de la manera “oscura” y el manoseo de las universidades públicas. Debemos demandar controles efectivos, tanto en la forma en que se asignan los cupos a las carreras, como en qué se invierte el presupuesto que el Estado les da, que sale de nuestros impuestos”, dijo Aguiluz.
“Los legisladores deben establecer por medio de leyes esos controles, para que las universidades públicas no sigan enriqueciéndose a costa del pueblo, ni continúen estafando al estudiantado”, finalizó diciendo Aguiluz.