Nacional

Tragicomedia continúa en la Asamblea


Redacción Central
La semana concluyó, para la Asamblea Nacional, con la misma expectativa con que inició. Por quinta vez, los diputados postergaron la sesión en la que irían a elegir la Junta Directiva para el período legislativo 2006-2007, extendiendo el estancamiento parlamentario a niveles inéditos.
Sin embargo, contrario a las cuatro veces anteriores, el presidente de la directiva de edad, José Castillo Osejo, anunció que por esta vez postergaba la designación de los directivos, apenas porque todavía falta “cuadrar” los acuerdos, que aparentemente ya existen entre todas las bancadas.
“Como hay que cuadrar parte de lo que puede ser la conclusión de esta espera de una semana, los jefes de bancada se pusieron de acuerdo a hacer el traslado definitivo de la elección para el lunes, por lo que espero en Dios que ilumine a los negociadores y encontremos el camino de la tranquilidad”, argumentó Castillo.
La Asamblea Nacional mantiene paralizada desde el pasado nueve de enero la selección de los siete directivos, generando un estancamiento jamás visto en los últimos 15 años, y al mismo tiempo evocando momentos de difíciles negociaciones en años anteriores.
De hecho, no será la primera vez que la legislatura deje de instalarse un 10 de enero, según lo manda la Constitución Política. En 1990, año de la más complicada transición política reciente --fin de la época sandinista--, los diputados instalaron las sesiones un 25 de abril, debido al adelanto del calendario electoral.
Sin embargo, pese al complicado momento, los parlamentarios mantuvieron y concluyeron las negociaciones hasta la medianoche del mismo día.
Una situación similar se experimentó con la designación del directorio parlamentario en 1997, año en que asumió la administración de Arnoldo Alemán, cuando los diputados salientes enfrentaron tal conflicto, que sus últimos meses de gestión se decidieron en un fallo de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y generó inestabilidad para la legislatura siguiente. Sin embargo, la directiva se eligió en un mismo día.
En enero de 2004, la injerencia de la embajada de Estados Unidos en la selección generó una crisis similar, pero las negociaciones se llevaron hasta la madrugada del mismo 9 de enero, permitiendo, con todo, la elección en un mismo día.
Sustitución de candidatos
Paralelo al estancamiento legislativo, las distintas fórmulas de directivas para 2006, han sufrido en los últimos cuatro días, diversas transformaciones.
Después de proponer la presidencia a la bancada de ALN-PC, el secretario general del FSLN, Daniel Ortega, confirmó que ya habrían reunido los votos suficientes a favor del diputado, Eduardo Gómez, de la bancada Azul y Blanco.
Miguel López (presidente de APRE y de la misma bancada) había mantenido hasta este momento su postulación al mismo cargo con los votos liberales, sin embargo, ayer habría declinado (por segunda vez), a favor de Gómez López.
Edwin Castro, jefe de la bancada del FSLN, aseguró que los sandinistas no estuvieron de acuerdo con postergar la elección hasta el lunes, aunque admitió que la candidatura de Gómez aún enfrentaba algunos escollos.
“Teníamos problemas serios, porque fue llamado a consulta el candidato a presidente” (Eduardo Gómez). Según fuentes parlamentarias, Gómez habría sido convocado por la Presidencia de la República, al tiempo que se confirmaba que su candidatura podría no reunir los votos liberales.
La propuesta sandinista para superar el impasse ha sido la de otorgar la Presidencia del Parlamento a una de las tres bancadas minoritarias (de preferencia ALN-PC), repartiendo los otros dos cargos principales (Primera Secretaría y Primera Vicepresidencia) entre el PLC y el FSLN, de modo que los otros cuatro cargos se repartirían entre las otras dos pequeñas bancadas, y otro diputado liberal y sandinista.
En apariencia, tal composición reúne los suficientes votos, pero los diputados no tienen el consenso sobre cuál de las bancadas minoritarias asumiría la Presidencia legislativa.